Que medir y con que de tu app

Analítica móvil: qué medir en una app y con qué

Pasamos más tiempo navegando por internet desde el móvil que desde un ordenador. Eso dicen algunos estudios, y no parece que vayan desencaminados. Seamos más precisos. Dedicamos 26 horas al mes conectados a aplicaciones móviles, y en el 80% de los casos sólo nos fijamos en 3. Casi 1.000 millones de personas abrimos Facebook desde el móvil todos los días (prueba a contar cuántas sesiones inicias diariamente en ésta o en otras apps, y asómbrate). Pero el éxito de las grandes plataformas, como WhatsApp, Twitter, YouTube o Chrome, no se repite siempre, o al menos en el resto de aplicaciones. De hecho, la gran mayoría de las que nos descargamos no las usamos nunca y el porcentaje que sigue en nuestro dispositivo al cabo de un año de instalarlas es ridículo. Por eso, medir lo que sucede en nuestra app es fundamental para entender por qué suceden las cosas. ¿Cómo hacerlo?

Medir lo que sucede en nuestra app es fundamental para entender por qué suceden las cosas

En primer lugar, debemos tener en cuenta qué debemos medir del rendimiento de una app:

  • Comportamiento: Necesitamos conocer qué hace el usuario una vez que se instala una aplicación: ¿Se registra? ¿Configura el servicio? ¿Nunca lo vuelve a usar? ¿Cuántas sesiones abre, con qué frecuencia y a qué horas? Y, por supuesto, no podemos olvidar la importancia de saber por dónde se mueve. Recordemos que en este terreno siempre es útil recordar dos cosas. Primera: las apps de éxito suelen servir o bien para resolver una necesidad, o bien para entretenernos. Raro es que hagan ambas a la vez. Segunda: es mejor que una aplicación haga una cosa bien a que intente abarcar mucho.
  • Fidelización: La clave del éxito está no sólo en la utilidad de la app, sino en la capacidad que tengamos para retener al usuario. Nos interesará conocer métricas que midan esa habilidad. Por ejemplo, cuántas acciones dentro de nuestra aplicación se producen tras el envío de una notificación, o cuál es la evolución de las acciones que un usuario realiza: dejar comentarios, realizar consultas, saltar entre secciones… Si dichas acciones van en retroceso, será una mala señal.
  • Conversión: Detrás de una app debe haber un modelo de negocio o un objetivo definido. Si lo que queremos es generar ingresos, necesitamos datos vinculados al recorrido que hace el usuario desde que se le ofrece la posibilidad de adquirir algo hasta que cierra la compra. Cuando el sistema de ingresos es mediante el conocido como in-app purchase (compras dentro de la app, como por ejemplo acceso a niveles nuevos o a vidas extra en un juego freemium), tendremos que evaluar qué es lo que hace que se genere una adquisición de ese tipo. ¿Responden a perfiles concretos de usuario, a una buena ubicación de las ofertas o a una acertada política de precios en relación con los productos disponibles?
  • Segmentación: Es una de las cuestiones clave en la analítica de apps. Necesitamos conocer el comportamiento de los diferentes grupos de usuarios para generar llamadas a la acción eficaces mediante notificaciones, o para cambiar elementos del diseño de la aplicación. Una herramienta de medición nos deberá decir si nuestros usuarios son hombres o mujeres, de qué edad, dónde se ubican (algo que las tiendas ya nos deben proporcionar) o qué sistema operativo están utilizando. Esto es fundamental para trabajar las futuras actualizaciones. ¿Debes tener antes la nueva versión para iOS si la mayor parte de tu público descarga versiones para Android?

Una herramienta de medición nos deberá decir si nuestros usuarios son hombres o mujeres, de qué edad o dónde se ubican

  • Pruebas A/B: Un buen diseño puede marcar la diferencia entre que una app sea usable o sea olvidada hasta su desinstalación final. Pero para comprobar lo que funciona y lo que no, es conveniente realizar pruebas. Si nuestra herramienta de monitorización y analítica móvil nos lo permite, es muy útil comparar la diferencia de resultados entre situar un botón en un lugar o en otro, o entre ubicar una llamada a la acción en la ventana de inicio o en una sección interior.

Herramientas de analítica móvil

Vale, ya sabemos qué tenemos que medir de nuestra app, pero ¿cómo? ¿con qué herramientas? Son numerosas las soluciones de analítica que podemos instalar y a las que tendremos que dar permiso de acceso a nuestra aplicación. Aquí van algunas:

  • Google Analytics for Mobile Apps: Si Google es el rey de la analítica web, por contar con la solución gratuita más completa y con la visión más amplia del comportamiento de los usuarios, es lógico que tenga también una buena plataforma para entorno móvil. Tiene una gran similitud con Analytics para web, lo que reduce la curva de aprendizaje, y, además, se integra con Firebase, la plataforma de Google para el desarrollo de aplicaciones. Y no sólo eso: Google nos ofrece continuidad en el análisis al darnos una visión completa de lo que sucede en el ámbito digital con nuestro servicio.

Google Analytics for Mobile Apps tiene una gran similitud con Analytics para web, lo que reduce la curva de aprendizaje

  • Flurry Analytics: El punto fuerte de esta solución es su solidez. Flurry lleva años analizando el mercado móvil y extrayendo todo tipo de métricas procedentes del análisis del rendimiento de millones de aplicaciones. La plataforma abarca todos los ámbitos de medición imprescindibles para móviles, y más allá. Donde resulta imbatible es en la capacidad para segmentar y trabajar con datos de comportamiento extrapolados de otros usuarios. Y además, gratis. Aunque ya sabemos que no hay nada gratis.
  • Mixpanel: Solución freemium pensada para el análisis, sobre todo, de apps con un gran volumen de usuarios y en las que sea necesario cuantificar miles o millones de datos. Frente a otras alternativas, Mixpanel pone el acento en dos cosas: la capacidad de analizar grupos de aplicaciones y su facilidad de configuración. Está pensada para usuarios sin conocimientos técnicos; tan sólo arrastrando y soltando elementos de medición es posible personalizar el funcionamiento de la plataforma.
  • Amplitude: Como Mixpanel, es una herramienta freemium, aunque lo que abarca de forma gratuita es muy amplio. A los aspectos que es capaz de analizar, hay que añadir la posibilidad de medir en tiempo real, su foco en el comportamiento del usuario y, especialmente, la disponibilidad de los datos en crudo, lo que resultará muy interesante para aquellos que necesiten “jugar” con la información para realizar nuevos desarrollos de programación.

Ahora toca decidir. Pero recuerda: analiza para anticipar el futuro y no tanto para comprender lo que pasó.

The following two tabs change content below.
Carlos Molina

Carlos Molina

Director general at Best Relations
Periodista de formación y espíritu entregado a las estrategias de comunicación desde hace años. Para no aburrirme, doy clases en universidades y escuelas de negocio. He co-organizado los eventos RRPP & Tweets y #CarnavalRRPP. Colecciono figuras de Saint Seiya.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*