Los youtubers de Dragon Ball

Blogueros de Narnia, youtubers de Dragon Ball

La exuberancia de canales de la televisión digital nos ha proporcionado más de lo mismo donde elegir, pero a veces se tropieza uno con cosas que le hacen pensar. Me sucedió este fin de semana con “Las Crónicas de Narnia: el príncipe Caspian”. En una película tan estimulante como ésta -espero que se note la ironía, por favor-, los niños protagonistas regresan al mundo mágico de Narnia, donde el tiempo va a su bola. De hecho, han pasado 1.300 años entre la aventura precedente y la que constituye la segunda historia de la saga literaria. Y atención: en 1.300 años ¡la sociedad no ha evolucionado! ¡Nada en absoluto! ¿Imaginas que sucediera igual con influencers, youtubers o blogueros en el mundo de los medios sociales?

La solución es permanecer en movimiento, no dejar de transformarse y reconvertirse

A este lado de la puerta a Narnia, las cosas van mucho más deprisa. De hecho, podríamos decir que tienen más que ver con Dragon Ball. Cuando se te pone por delante un enemigo de gran calibre que se resiste a tus poderes y te devuelve los ataques con el doble de potencia con el que los lanzas, no te queda más remedio que evolucionar. Ésa es la clave. ¿Cómo derrotó Goku al supervillano Freezer? Evolucionando a súper saiyan, que te permite repartir sopapos a cuatro manos pero te obliga a comprarte ropa nueva porque la vieja ya no te cabe. Y sin esteroides.

La solución es permanecer en movimiento, no dejar de transformarse y reconvertirse. Ahora bien, si ésa es la solución, ¿cuál es el problema de las figuras de las redes sociales? Que tanto sus públicos como ellas mismas están en continuo cambio. Y eso, por desgracia, no son capaces de verlo todos con claridad.

Cambiar con los públicos

Hace dos años, en Best Relations presentábamos con Madresfera un white paper sobre la blogosfera maternal para el que convocamos un evento en el que contamos con importantes voces de este sector. Una de las que más admiro, Melisa Tuya, planteó la necesidad del cambio como algo natural en la evolución de una bitácora maternal. Si la maternidad y la crianza del bebé o de los hijos es la base temática en los contenidos de un blog, ¿qué pasa cuando la autora o el autor superan esa fase y su bebé se transforma en un adolescente? ¿Deben escribir de otras cosas? Ni está tan claro ni parece tan fácil.

En el mundo de los youtubers, sin embargo, podemos ver algunos ejemplos interesantes de cambios de enfoque. Rush Smith pertenece a la categoría de aquellos que se han hecho populares compartiendo sus vivencias e inquietudes juveniles con públicos muy adolescentes. Pero hace cosa de un año, decidió dar un salto profesional y creó el canal Little Rush, especializado en realizar unboxing de productos para niños. El foco y el público son muy diferentes, pero ha sido capaz de trasladarse a otro terreno con igual éxito.

En el mundo de los medios sociales, la evolución va acompañada de la profesionalización

En el mundo gaming, Rubén Doblas, conocido como El Rubius, hace tiempo que dejó atrás su faceta de videogamer puro. Otros clásicos, como Isasaweis o Alma Obregón, también han dado una vuelta de tuerca que evita que se estanquen y profundiza en ámbitos que concentran el interés de los usuarios. La primera combina sus tutoriales de maquillaje con trucos y recetas de cocina, mientras que la segunda mezcla del mundo de los pasteles y las tartas con el running, especialmente en su perfil de Instagram.

La profesionalización del youtuber

En el mundo de los medios sociales, la evolución va acompañada de la profesionalización. Queda muy lejos la etapa en que el amateurismo le daba una capa de ingenuidad a los vídeos de YouTube. La producción está más cuidada que nunca y la colaboración con las marcas es algo corriente. Las redes de contenido o networks, como Maker Studios, Viewin o Endemol Beyond (Tuiwok Studios), concentran a las figuras más destacadas para darles recursos, propiciar que colaboren entre ellas y optimizar la capitalización de los acuerdos de colaboración con campañas de marketing y comunicación.

Pero ni siquiera este segmento se detiene. La semana pasada, PewDiePie, el youtuber con más suscriptores del mundo, anunciaba el lanzamiento de Revelmode, su propia red de creadores en alianza con Maker (propiedad de Disney, por cierto). ¿Por qué? Posiblemente porque su posición de dominio se lo permite, y porque Disney prefiere ser aliado a rival.


(Podrían ser El Rubius y Mangel, pero no: son Gohan y Trunks)

En el mundo de Dragon Ball ganan los que no se detienen, los que se unen o fusionan para ser más fuertes (que se lo digan a Son Gohan y Trunks, que además lo hacían de una manera muy peculiar) y, siempre, los que evolucionan. Los youtubers e influencers más veteranos son capaces de hacer lo mismo. En vez de ponerse la coraza y colgarse a la espalda un arco como si fueran un narniano más, han entendido que el valor diferencial son ellos mismos, y que su continuidad depende de liderar y no de ir a rebufo de los demás.

The following two tabs change content below.
Carlos Molina

Carlos Molina

Content Director at Best Relations
Periodista de formación y espíritu entregado a las estrategias de comunicación desde hace años. Para no aburrirme, doy clases en universidades y escuelas de negocio, y co-organizo los eventos RRPP & Tweets y #CarnavalRRPP. Colecciono figuras de Saint Seiya.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *