Comunicación interna en empresas

Comunicación interna: ¿asignatura pendiente de las empresas?

Gestionar el flujo de información en las empresas es complicado, incluso en las pequeñas. ¿Quién no ha detectado alguna vez que la transmisión de conocimiento en su empresa no es la correcta, que la información no fluye, que las herramientas de comunicación interna se quedan obsoletas?

A esto se le une la rápida evolución de nuestros procesos mentales, de nuestras necesidades en las formas de comunicación que ahora demandamos tras el aterrizaje y total invasión de las redes sociales en nuestras vidas y nuestros hábitos (tanto personales como laborales).

Resultado de estos fenómenos fue, hace ya algunos años, que las grandes empresas se lanzaran a la implantación de intranets. El reto actual va más allá: es la introducción de nuevas herramientas -o incluso de nuevas plataformas- que hagan este contenido mucho más social, permitiendo el intercambio de información y, sobre todo, la interacción. Esto ayuda a la participación a diferentes niveles, no solo generando contenido, sino también compitiendo y mostrando interés por el mismo.

En este proceso, ha jugado en nuestra contra la rápida evolución de la tecnología, ya que muchas de estas plataformas, generalmente de costes muy elevados, se quedan obsoletas con rapidez o se convierten en entornos inflexibles para cubrir las cambiantes necesidades de las grandes corporaciones.

Entornos sociales

Esta realidad no es insalvable y cada día nacen nuevas opciones corporativas para hacer más sociales las estructuras de comunicación interna. De hecho, las grandes redes sociales como Facebook han lanzado sus herramientas de comunicación interna (Facebook at Work), que se unen a otras con más recorrido (con funcionalidades y filosofías variopintas) como Yammer de Microsoft, Slack, Zyncro o Discourse. De algunas de ellas y de sus ventajas escribimos tiempo atrás en este blog.

Pero, ¿cómo debería una compañía dar pasos firmes hacia la implantación de este tipo de herramientas?

  • Dimensionamiento: es obvio que la herramienta elegida debe tener capacidad para soportar el acceso al número total de empleados que tenga la compañía.
  • Flexibilidad: debería ser una herramienta modular que permita implantación por módulos para ajustarse a las necesidades actuales, pero también que tenga capacidad para crecer en funcionalidades a media que las vamos necesitando. Además, es interesante que tenga un punto visionario, para que tenga la capacidad de correr al ritmo de las necesidades de los usuarios actuales.
  • Privacidad y control: es importante que las conversaciones y los contendidos que aglutine nuestra red estén seguros y controlados por la propia organización, por la extrema criticidad de los mismos.
  • El estrés del timeline: es clave que la herramienta elegida tenga capacidad de mantener conversaciones en tiempo real, por la importante funcionalidad que aporta a la hora de comunicarse entre empleados o compartir ideas. También debe ofrecer la capacidad de repositorio, donde almacenar contenido de manera ordenada y etiquetada para poder profundizar en las temáticas que nos interese sin estar sujetos a la dictadura y el estrés del timeline, donde no podemos elegir qué contendidos nos interesan y cuáles no.

Teniendo en cuenta estos criterios, lanzarse a una inversión de recursos y esfuerzo como es la construcción de una plataforma de comunicación interna será más seguro y acertado.

The following two tabs change content below.
Begoña González

Begoña González

Client Relations Director at Best Relations
Malabarista de profesión y comunicadora por afición. Mi trabajo es que los clientes estén contentos… ¡ahí es nada! Y mi vida se convierte en una circo de 5 pistas si a eso le sumamos 2 jefes, 2 hijos, medio blog (porque lo actualizo poco) y un marido del Atleti.

Un pensamiento en “Comunicación interna: ¿asignatura pendiente de las empresas?

  1. Pingback: Las redes sociales internas y la curva de aprendizaje

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *