consejos

Consejos sobre cómo gestionar comentarios en tu blog sin llevarte sorpresas

Mientras algunos estiman que el principal parámetro que determina el éxito de una campaña en Social Media es el volumen de población obtenido (en resumen, cuánta gente me sigue), otros estiman que lo importante es qué relación establece esa gente con tu marca. Ambos aspectos son importantes, pero este último resulta más determinante porque es el que refleja las consecuencias de la acción que llevas a cabo. ¿Influyes? ¿En qué sentido? ¿Redistribuyen los contenidos aquellas personas a las que llegas? ¿Con qué tono?

La medición y valoración de esas interacciones con las audiencias es uno de los aspectos más importantes que debemos tener en cuenta. Existen numerosas formas de que los usuarios interactúen con nosotros, y una de las más complejas de lograr es el comentario, especialmente en los blogs.

Se venden caros los comentarios. Representan el mayor esfuerzo que se puede pedir a un lector, porque van más allá de limitarse a pulsar un botón para calificar o compartir. Exigen la lectura completa del texto, una reflexión pausada y, por supuesto, el ejercicio de escribir unas líneas compartiendo ideas con el autor y el resto de usuarios.

Los comentarios son un estímulo para el editor de un post y un indicador de las posibilidades de difusión que puede tener el texto. Lo son tanto en caso de ser positivos como negativos, porque unos y otros permiten evaluar lo acertado o no del contenido, así como su capacidad para generar debate y el alcance que puede tener su lectura. De hecho, un post con un elevado número de comentarios incrementará nuestro interés hacia él por el mero hecho de que consideraremos que algo que ha sido capaz de provocar tanta interacción, por fuerza debe tener algo de interesante.

En cualquier caso, es importante que tengas en consideración algunos detalles si quieres hacer una gestión correcta de los comentarios:

1. Trata la zona de comentarios como si fuera la entrada a tu casa. De la misma manera en que pones un felpudo en la puerta de tu domicilio para animar a los invitados a que se limpien los zapatos antes de pasar, piensa que el que deja su opinión en tu blog también está entrando en tu terreno, y a veces llega con barro en las suelas. Define claramente qué tipo de comentarios están permitidos y cuáles no, y no te cortes en eliminar aquellos que no respeten tus condiciones. Es tu casa y las normas las pones tú. Pero ponlas.

2. Modera, modera, modera. Por si no lo sabías, de la misma manera que tu blog es tu casa, también es tu responsabilidad lo que pase dentro. Si permites la publicación automática de comentarios o no prestas mucha atención a lo que se publica, puedes encontrarte con la desagradable sorpresa de que alguien te pida explicaciones, incluso legales, por lo que sucede en esa zona. ¿Sabes qué es la injuria y la calumnia? ¿Sabes qué son los datos de carácter personal? Un comentario que incluya insultos o falsas acusaciones, así como datos personales (una dirección o un teléfono, por ejemplo), no será legalmente responsabilidad de quien lo escribe, sino del que gestiona el espacio en el que se publica. Y ése es el bloguero. Si desactivas la publicación automática para revisarlos antes de autorizarlos, evitarás muchos problemas.

3. Los filtros antispam están para algo. Si usas WordPress, Akismet será uno de tus mejores amigos, pero hay múltiples alternativas. Incluso encontrarás filtros para bloquear el lenguaje ortográficamente insufrible, como Mata HOYGAN. Con estas medidas evitarás perder el tiempo leyendo comentarios de más.

4. Comenta y serás correspondido. El ejercicio de comentar también es, a menudo, un acto de reciprocidad. El esfuerzo de escribir una opinión merece también el de contestar a la misma, y agradecerla siempre que se pueda (y que la ocasión lo merezca), pero dicho esfuerzo no debe quedarse en tu bitácora. Lee otras afines al contenido de tu blog y deja en ellas tu reflexión siempre que tengas algo que aportar. No es sólo una cuestión de visibilidad, sino de cohesión de comunidad.

5. Los comentarios no siempre se producen en tu blog. Sí, has dejado una casilla para la publicación de comentarios al pie de cada entrada de tu web, pero el que nadie escriba en ella no significa que no haya comentarios relacionados con el texto. A menudo, los encontrarás en otras plataformas en los que tu post se ha compartido, como puedan ser Bitacoras.com o Meneame.net. En ellas a veces es tan importante el contenido como los comentarios que se generan alrededor de los mismos. De hecho, la opinión y valoración de los usuarios es lo que atrae su interés. Vigila ese detalle, sobre todo si te toca contestar opiniones ajenas lejos de tu terreno.

6. Siempre nos quedarán los botones sociales. Decíamos al principio que el comentario es el acto de interacción supremo, y como tal, es difícil de estimular. Recuerda que la gente no siempre tiene tiempo para ello; de hecho, ni siquiera suele tener tiempo para leer toda una entrada. Así que pónselo fácil y déjale otras opciones para valorar y compartir: Facebook Like Button, Google +1, compartir en Twitter, compartir en Pinterest… Abre puertas para la difusión de tu contenido.

¿Algún comentario?

Carlos Molina

@molinaguerrero

5 pensamientos en “Consejos sobre cómo gestionar comentarios en tu blog sin llevarte sorpresas

  1. Dicen que los comentarios en los blogs están de capa caída, que cada vez se comenta menos… Por eso hay algunos que se hacen trolls de sí mismos y añaden comentarios anónimos en sus propios blogs 🙂 mientras que otros se arrepienten de tener la posibilidad de que los demás hagan comentarios porque les lleva demasiado trabajo moderarlos para no incurrir en lo que explicas en el punto dos

  2. Al final, la cuestión es no comentar o impedir hacerlo 🙂

    Tal vez el problema no sea si se comenta mucho o poco, sino cómo entendemos el significado de que lo uno o lo otro suceda. Lo importante es abrir puertas a la interacción, y dejar que la gente escoja cómo relacionarse con el contenido y compartirlo… si quiere.

  3. Pingback: Consejos para gestionar comentarios en tu blog ...

  4. Pingback: Cómo redactar comentarios en blogs para ganar tráfico | Marketing en Internet para Principiantes

  5. Pingback: 9+1 consejos a la hora de crear un blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *