Crowdsourcing

Crowdsourcing: no es oro todo lo que reluce

Definir el término Crowdsourcing depende del cristal con el que se mire. En Internet hay tantas opiniones como pantones: desde “inteligencia colectiva” en el sentido  positivo de la palabra, hasta definirlo como un eufemismo de aprovechamiento de las ideas de los públicos (“solicitar a tus usuarios que trabajen para ti”, “las multitudes al servicio de tu empresa”, “materia prima a bajo coste”, etc.). El concepto nació en 2006 acuñado por Jeff Howe de la revista tecnológica Wired y desde entonces ha mutado en mil vestidos.

Siguiendo ya una costumbre 2.0, no podía faltar en un post la definición que la Wikipedia da sobre la técnica del Crowdsourcing. Pero sobre todo, en este caso, se hace necesario redirigir a ella porque la Wikipedia es en sí un ejemplo emblemático de dicha técnica. ¿Nunca os habéis preguntado cómo se define a sí misma la Wikipedia dentro de la Wikipedia? Aquí lo tenéis, se autodefine como un esfuerzo colaborativo por crear una enciclopedia gratis, libre y accesible por todos. Permite revisar, escribir y solicitar artículos…

Esto es, la Wikipedia lleva intrínseca la filosofía del Crowdsourcing de construir, crear, desarrollar, imaginar, resolver, mejorar, aprovechar, maximizar… gracias al aporte y feedback de los usuarios voluntarios (externos o internos). Lo colaborativo, lo participativo y la escucha 2.0 está de moda, de acuerdo el Crowdsourcing es una táctica it de los medios sociales. Pero no es oro todo lo que reluce, su virtud no solo está en ella misma si no en el uso que hagan los demás

EJEMPLOS DE CROWDSOURCING:

A continuación, exponemos algunos ejemplos de Crowdsourcing dependiendo del tipo de actividad y sectores:

– EMPRESARIAL: El caso BBVA Open Talent consiste en un sistema de ideación colaborativa en el que los emprendedores interesados presentan sus proyectos empresariales a la comunidad online para ser votados y luego ratificados por un comité de expertos en cuanto a innovación y viabilidad. Sectores empresariales como el I+D, Marketing digital y comercial, atención al cliente, etc. cada día ponen en práctica tácticas de Crowdsourcing con el objetivo de externalizar una serie de tareas que habitualmente se desarrollan dentro de la compañía y así maximizarlas y rentabilizarlas gracias al aporte de los voluntarios.

– WIKIS: Google, istockphoto, Wikipedia, foursquare, etc. Son algunas de las grandes “enciclopedias” del siglo XXI. Plataformas que han nacido con la Web 2.0 y que se alimentan de la interacción del usuario para generar sus contenidos. Por ejemplo, el propio Dios Google construye el índice de sus buscadores y page rank recurriendo a la popularidad de los enlaces que crean los propios usuarios. O también, resulta interesante pensar en Foursquare que aunque en nuestro país aún está arrancando, se auspicia una gran proyección colaborativa como guía del ocio, servicios o actividades gracias a las recomendaciones de los usuarios, la geolocalización, las puntuaciones y votaciones, etc.

– BANCOS DE IDEAS: El archiconocido caso de InnoCentive, se trata de una empresa modelo de Banco de ideas, una plataforma web en la que se premian las mejores respuestas a las consultas que hacen numerosas multinacionales, como Boeing, Procter&Gamble o Nestlé.

– CONCURSOS PARA EL EGO: Uno de los ejemplos es la empresa italiana bestcreativity, una plataforma web en la que el objetivo es concentrar a los clientes y los diseñadores web en el mismo espacio creando una sinergia eficaz que muchas veces puede acabar en trabajos mal pagados. Formato de Crowdsourcing muy habitual por ejemplo en el mundo del diseño gráfico en el que se abren concursos de proyectos a diseñadores y se elige un ganador entre los aspirantes. Habitualmente la gratificación no compensa el trabajo y sólo cubre una supuesta garantía de reconocimiento público y EGO a través de la asociación a una buena marca.

– INVESTIGACIÓN: El Fan Page de Mercadona es un ejemplo de Crowdsourcing bien aplicado. Utiliza la red social para conocer la opinión de sus públicos y mejorar en su modelo empresarial. En el muro se pregunta sobre nuevas ciudades donde a los ciudadanos les gustaría contar con un supermercado de la cadena o se investiga en nuevos productos que interesen. Otro ejemplo sería la plataforma Dell IdeaStorm, en palabras de Enrique Dans “un sitio en el que los usuarios pueden enviar sus ideas acerca de cómo mejorar los productos y servicios de la compañía”. Básicamente sería como aplicar los clásicos focus group, investigación de mercados, braingstorming online, tendencias crowdbrain, etc. en un entorno 2.0. Un campo sin fin por ejemplo para los coolhunters y trendsetters.

– PATCHWORK: El caso del proyecto audiovisual Life in a Day de manos de Ridley Scott y Kevin Macdonald puesto en marcha en YouTube. Se ha bautizado como el primer documental social de la historia. Una película colaborativa en la que se animó a los usuarios a subir un video de un minuto de un momento cualquiera del día 24 de julio de 2010. La recompensa una vez más está en el ego de los participantes, ya que los usuarios de los videos elegidos para la película final, van a aparecer en los créditos como co-directores y veinte de ellos van a ir al Festival Sundance 2011 invitados por YouTube. Este tipo de Crowdsourcing es muy habitual en el mundo del arte, la fotografía o cinematográfico.

– POLÍTICA: Mención especial al caso que nos comentó en una de nuestras charlas de los viernes José Antonio Gallego sobre BlueServo que consiste en una iniciativa de los sheriff de Texas que controlan la frontera de Méjico e involucran a los ciudadanos en la lucha contra la inmigración ilegal, o contra “el  tráfico de drogas” como ellos afirman. Estos pueden avisar a los patrulleros si ven cruzar la frontera a grupos de mejicanos, gracias  a la red de cámaras distribuidas en los “puntos calientes” y que retransmiten las imágenes de la zona en directo. Desolador.

¿Qué pueden hacer tus usuarios por ti?

El Crowdsourcing ayuda a reflexionar sobre el hecho de que los medios sociales no son únicamente nuevos canales de transmisión de información y lanzamiento de contenidos unidireccionales de las empresas y marcas. La web 2.0 se convierte en una gran herramienta de conocimiento y escucha sobre los hábitos de conducta y consumo de los consumidores.

Aunque como colofón, y más en tiempos de crisis, cabe decir que el Crowdsourcing se convierte en ocasiones en una solución empresarial o salida a la desesperada. La delgada línea entre Crowdsourcing altruista o maximización de los recursos empresariales saltan a la vista. Hay que estar atentos para no caer en los sistemas de trabajo donde se vende a las marcas o se explota el trabajo y creatividad de los usuarios. Da igual el cómo y el dónde pero el tiempo y el esfuerzo de un buen trabajo debe siempre contar con el incentivo o la recompensa que se merece.

Luz Núñez

www.lachicabombilla.com

2 pensamientos en “Crowdsourcing: no es oro todo lo que reluce

  1. Pingback: El blog de la consultora de comunicación Best Relations.

  2. Pingback: Del negocio de los gimnasios a la economía colaborativa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *