Las redes sociales han acabado con la linealidad del tiempo

El #efectoMiliki o cómo las redes sociales rompieron el tiempo lineal

Una de las certezas que nos deja 2016 es el auge de la Generación Hit. Pertenecemos a un grupo que se segmenta no por factores sociodemográficos, sino por la manera en la que consumimos el contenido digital. Lo hacemos de forma fragmentada, impulsiva, rápida, sin prestar atención más que a detalles que nos saltan a la vista. Y eso es lo que lleva a fenómenos como el #efectoMiliki, del que tuve ocasión de hablar en la pasada edición de EBE en Sevilla. Emilio Aragón “Miliki”, el genial payaso, muere cada mes de noviembre para miles de personas desde hace varios años porque muchos siguen sin saber que falleció en 2012. No es el único ejemplo que muestra que el tiempo no es lineal en las redes sociales, y que a veces entra en bucle en forma de hechos, rumores o comentarios que vuelven una y otra vez.

¿Falta de atención, ignorancia de la actualidad o el exceso de emotividad en torno a la noticia que describía Delia Rodríguez cuando hablaba de las noticias afectadas por el “efecto Lázaro”? Creo que la cosa es más simple y abarca más aspectos de los que somos conscientes.

El comportamiento de la Generación Hit explica que un hecho como el mencionado antes se propague de forma repetida en periodos de tiempo similares. Y tiene que ver con los motivos por los que compartimos el contenido. Sin tiempo para indagar en la información, reaccionamos a lo que no sabemos pensando que podemos ser los primeros en dar la noticia a nuestro círculo más próximo. Prima no el conocimiento, sino la anticipación. Si dicho círculo vive en la misma situación que nosotros, contribuirá a la dispersión de la noticia hasta que ésta deje de ser una novedad. Por eso el #efectoMiliki es breve cuando se produce, pero reiterativo porque siempre vuelve.

Reaccionamos a lo que no sabemos pensando que podemos ser los primeros en dar la noticia a nuestro círculo más próximo

Adiós al orden cronológico

Hay algo que ha contribuido a que estos procesos se den con frecuencia: las redes y plataformas sociales han roto la linealidad del tiempo. No hay secuencias cronológicas basadas en la sucesión de los hechos, sino hechos que despiertan mayor o menor interés en función de la novedad o sorpresa que provocan. Facebook o Twitter lo saben, y por eso han potenciado que los timelines o newsfeeds no se ordenen por la actualidad de las publicaciones, sino por su importancia de acuerdo a la combinación de diversos factores, como quién dice qué y a quién se lo dice. Para estos entornos, como ya dije una vez, el tiempo no es una dimensión, sino un KPI.

Esa ruptura de la linealidad afecta a otros ámbitos, Uno de ellos es el de los comentarios. A menudo, opiniones registradas en webs como Tripadvisor o Yelp pueden influir decisivamente en el devenir de un negocio, aunque sean antiguas. Si son las más votadas, seguirán siendo las más vistas gracias a su popularidad y, por lo tanto, se convertirán en las más influyentes. Lo mismo suele suceder con hilos de debate abiertos en blogs o medios digitales; noticias viejas que ya han sido actualizadas siguen generando opiniones que no tienen en cuenta las novedades, pero que posicionan bien al cumplir los requisitos de Google. No me extraña que haya quien haya decidido prescindir de los comentarios, aparte de los problemas que da moderarlos.

El llamado “derecho al olvido” trata de actuar sobre esa ausencia de linealidad, dando a los ciudadanos, en algunos países, la posibilidad de solicitar que Google no indexe noticias pasadas que afectan a su presente.

La sorpresa es un indicador de que nos hemos anticipado al sorprendido, y eso nos da prestigio social

Seguiremos enganchados al #efectoMiliki durante mucho tiempo, porque ha dejado de importarnos cuándo se cuentan las noticias, sino lo que se cuenta y lo que genera. La sorpresa es un indicador de que nos hemos anticipado al sorprendido, y eso es una ventaja que nos da prestigio social. La serie “Black Mirror” tiene aquí material para un nuevo capítulo.

The following two tabs change content below.
Carlos Molina

Carlos Molina

Content Director at Best Relations
Periodista de formación y espíritu entregado a las estrategias de comunicación desde hace años. Para no aburrirme, doy clases en universidades y escuelas de negocio, y co-organizo los eventos RRPP & Tweets y #CarnavalRRPP. Colecciono figuras de Saint Seiya.

Un pensamiento en “El #efectoMiliki o cómo las redes sociales rompieron el tiempo lineal

  1. Pingback: La transparencia, el imprescindible de las empresas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *