ministerio-tiempo-transmedia

El Ministerio del Transmedia

Hay un Ministerio que tiene casi el doble de followers en Twitter que el de Justicia o el de Economía. A diferencia de estos, tiene un perfil más mediático y lidera la audiencia televisiva en diferido a través de su web oficial y tiene una legión de fieles seguidores gracias a un engagement sin precedentes en nuestro país. Sí, hablo de la serie de TVE El Ministerio del Tiempo, aunque quizá deberíamos llamarlo El Ministerio Transmedia por su envidiable estrategia de comunicación digital.Estrenada el pasado 24 de febrero, el capítulo piloto obtuvo una buena acogida y, pese al descenso de audiencia provocado por los cambios de horario, la serie mantiene unos niveles bastante aceptables. Sin embargo, esto no es lo que la convierte en un caso digno de estudio, sino el fenómeno transmedia en que la ha convertido internet y las redes sociales. En el poco más de mes y medio que lleva en antena, El Ministerio del Tiempo ha logrado unos niveles de interacción nunca antes vistos en una serie española.

Las claves de un éxito social

No es el primer ejemplo transmedia que vemos (ni será el último), pero la serie ha demostrado tener una estrategia muy bien trabajada que va desde una gran actividad en redes sociales hasta una web oficial muy completa donde se puede encontrar prácticamente todo lo relacionado con la producción. Pero vayamos por partes.

En redes sociales, sus perfiles siempre han mostrado un tono muy desenfadado y cercano, tanto en Facebook como en Twitter. Además de su intensa actividad, destaca un feedback continuo con sus seguidores (autodenominados ministéricos, al más puro estilo trekkie) que hace que se sientan escuchados y recompensados con un retuit, un “me gusta” o incluso la distribución de su contenido en los canales oficiales de la serie. Todo esto se hace en sintonía con la web, donde no sólo podemos ver los capítulos de la serie bajo demanda, sino que también se puede ver el making of de todos los capítulos, clips de vídeo complementarios y una amplia variedad de miscelánea relacionada con la serie.

Por otra parte, de este feedback surge el rasgo más característico de su expansión transmedia: los contenidos generados por los usuarios. Fanfics (relatos de ficción creados por los seguidores basados en los personajes y tramas de la historia original), perfiles de Tumblr repletos de fanart (creaciones artísticas de los fans), blogs de historia que dedican entradas a analizar los capítulos, GIFS, memes clásicos y las listas que tanto éxito cosechan en la Red en versión ministérica. Incluso podemos encontrar un juego de rol basado en la serie. A partir del planteamiento de ésta, los fans de El Ministerio han creado todo un universo que no entiende de formatos ni plataformas y que ha conquistado internet.

Un equipo implicado

¿Cómo han conseguido un engagement tan fuerte con la audiencia que ésta ha sido capaz de presionar a TVE para que renueve la ficción por otra temporada? Buena parte de la culpa la ha tenido el despliegue de contenido y la posibilidad de los aficionados de sumergirse en la trama a diferentes niveles. Pero también ha influido la implicación de todo el equipo de El Ministerio. Desde su co-creador, Javier Olivares, hasta los actores protagonistas y otros miembros del equipo, como Darío Valderrama, compositor de la banda sonora, contribuyen a popularizar la serie desde las redes sociales y participan en el diálogo con los aficionados. Olivares, de hecho, no tardó en pedir disculpas, durante la emisión en directo del capítulo 7, por un error histórico al mostrarse edificios que no existían en Madrid en los años 60:

La cultura de las emociones

Pero también encontramos respuestas en otros intangibles que se han utilizado a la perfección: los guiños y referencias a iconos culturales de los últimos 30 años y a la cultura de internet son constantes, tanto en la serie como en sus perfiles. Se consigue, de esta forma, llegar por igual a audiencias de distintas generaciones apelando a sus emociones.

Descarga aquí las Tendencias en Comunicación y Marketing de 2017

Sin ir más lejos, en el octavo capítulo aparecerá Jordi Hurtado, un icono “inmortal” dentro y fuera de las redes sociales. Porque también reside ahí la fortaleza de El Ministerio: en convertir al espectador en cómplice y no en mero receptor. Hasta tal punto es así que TVE ha habilitado un grupo de WhatsApp donde los ministéricos seleccionados pueden participar activamente y disfrutar de contenidos exclusivos.

El éxito se resume en dos conceptos fundamentales. Primero, la escucha activa de las redes sociales, no solo sabiendo qué busca el público, sino también incluirlo en el proceso creativo, como generador de contenido tomando buena nota de lo que dice y hace. Segundo, se ha manejado con gran precisión algo que me enseñó hace tiempo el profesor de la Universidad Carlos III Juan Pedro Molina: en comunicación tienes que saber generar expectativa, pero también satisfacerla en su momento justo. Y recompensarla, incluso entregando certificados virtuales que acreditan como fan:

certificado-mdt-bestrelations

De este modo, se logra un engagement de calibres ministéricos.

Pablo Renovell

@PabloRenovell

The following two tabs change content below.
El Blog de Best Relations

El Blog de Best Relations

Somos una consultora de comunicación enfocada a objetivos de negocio y transformación digital: #SocialBusiness. En este blog compartimos nuestra experiencia y visión sobre el mundo de la comunicación, los medios, los negocios online y la cultura social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*