Social Business: should I stay or should I go!

Social Business: should I stay or should I go!

16 / abr / 2014 | Escribir un comentario

Digitalizar toda una empresa es un paso de gigante. No obstante, si antes se pasó por el proceso de digitalizar alguna de sus marcas o productos, puede que el camino resulte algo más sencillo. La situación es comparable a cuando una organización, tiempo atrás, pasaba a desdoblarse al mundo online desde sus canales tradicionalmente offline. Ahora, 15 años después, lo vemos como algo absolutamente superado. Por lo tanto, las empresas que tomen la valiente decisión de implantar, hoy, el Social Business o una estrategia digital para toda la organización, se adelantarán en el tiempo y, por ende, a sus competidores. Sigue leyendo

De la pizza interactiva a Zara: tecnología al servicio de las marcas

De la pizza interactiva a Zara: tecnología al servicio de las marcas

09 / abr / 2014 | Escribir un comentario

El otro día estaba yo tan feliz pasando una bonita tarde de sábado cuando me da por entrar en Zara para gastar un poco de ese dinero que con tanto sudor y esfuerzo me gano. Pues bien, estaba encaprichada de unos bonitos zapatos y tras dar cien vueltas a la tienda no los encontré. Saqué mi amado iPhone y me acerqué a una dependienta que tenía un Ipod Touch colgado al cuello y le enseñé una foto de mis queridos zapatos. La chica le hizo una foto… et voilà inmediatamente me dijo que no los había pero que en el Zara tres calles más abajo sí. ¡Me quedé con la boca abierta! Sigue leyendo

Thinking outside the box

Thinking outside the box en comunicación

16 / sep / 2013 | 3 Comentarios

El pensamiento lateral, disruptivo o lo que llamamos pensar “fuera de la caja” (thinking outside the box) caracteriza a cualquier persona que se haya planteado o propuesto hacer cosas de manera diferente.  No importa si es pintar un lienzo, rodar una película o arreglar la patilla de unas gafas. Los que trabajamos en comunicación, publicidad y relaciones públicas sabemos muy bien que afrontar los mismos retos de manera diferente es una línea de trabajo que da buenos resultados. De hecho, me atrevería a decir que es, hoy por hoy, la única manera de trabajar, sobre todo ahora, cuando la saturación de mensajes es tan grande que no se entiende nada entre tanto ruido.

El clásico juego consistente en unir 9 puntos con 4 líneas rectas sin levantar el lápiz refleja a la perfección por qué encontrar soluciones novedosas y creativas es la única vía para resolver ciertos retos. El secreto fundamental para resolver este reto es atreverse a salirse del cuadrado marcado implícitamente por los propios puntos. La mayoría de personas que se plantea resolverlo piensa que las líneas que conectan los puntos no pueden ir más allá de ellos. ¿Por qué? Nadie lo indica cuando se explica el ejercicio, pero solemos crear esa restricción porque sí. Cuando conoces las posibles soluciones, te das cuenta de que te has empeñado en hacer las cosas de una manera “limitada”, sin mirar más allá.

Cómo unir 9 puntos con 4 líneasAlgo parecido pasa cuando tenemos que utilizar herramientas “externas”, desarrolladas por terceros, en el ámbito de la comunicación. Este hecho se acentúa cuando hablamos de informática o programación, pues los que nos dedicamos a comunicación no solemos dominar la tecnología lo suficiente como para retarla. ¡ERROR! La tecnología, ya hablemos de Twitter, Facebook, un banner o una aplicación web, se crea, se transforma y, por supuesto, se puede poner a los pies de lo que nos pase por la cabeza. Para eso está.

Si, por ejemplo, concebimos Twitter sólo como una herramienta para lanzar tuits, publicar fotos o difundir vídeos, estamos pensando “dentro de la caja”. Asumiremos que con esa plataforma no podemos hacer nada más que eso. Pero, ¿qué pasa cuando un par de creativos, ejectuvos de cuentas y clientes locos se proponen desafiar la tecnología? Que aparecen acciones tan chulas como éstas:

  • Desafío #1: tiempo real, nivel “Máster del Universo”

¿Tuits que aparecen en tiempo real en un anuncio de tele? Challenge accepted. Coca-Cola Rumanía lanzó la campaña #LetsEatTogether a través de la cual emitieron una serie de anuncios en televisión con los que los usuarios podían interactuar ¡en directo! De esta manera, veían sus mensajes en la pantalla cuando incluían en sus tuits el hashtag de la campaña.

  • Desafío #2: Twitter como provocación publicitaria

La marca de coches Abarth realizó una acción en Twitter para la campaña de lanzamiento de su modelo Abarth 500 al que le acompañaba el claim “Too Fast to Follow” (Demasiado rápido para seguirlo). Para ello, creó una cuenta de Twitter que nadie podía seguir. ¿Imaginas por qué? ;-)

  • Desafío #3: ¿dónde está Wally? En Instagram

Llega el Open de EEUU y Heineken es patrocinador del evento tenístico más importante del verano. Para sacar partido, la marca de cerveza  creó un perfil  específico en la red social Instagram para transformarlo en un divertido juego de perscipacia y observación al más puro estilo “¿Dónde está Wally?”. Gracias a las diferentes pistas que la marca iba proporcionando, los usuarios debían encontrar a una persona entre la multitud en las gradas de las imágenes compartidas. Aquel que fuera el primero en localizarla y comentara la foto en cuestión, ganaba entradas para los partidos del torneo.

  • Acción de Heineken en el Open de EEUUDesafío #4: un banner para dominarlos a todos

Las campañas de fundraising, o recogida de donativos, necesitan generar impacto y atención en los usuarios. La asociación serbia White Cane, dedicada a trabajar con perros guía en pro de las personas invidentes, lanzó la campaña “Web Blackout” que tenía por objetivo concienciar a los usuarios de la realidad del día a día de estas personas. Para ello, desarrollaron un banner, expuesto en los principales medios online de Serbia, que literalmente apagaba la luz de la pantalla del ordenador del usuario y en el que se podía ver un bastón buscando el botón que permite volver al contenido del medio. El anuncio termina con la frase: “Para ti es muy fácil escapar de la oscurida;, para otros, es imposible”.

  • Desafío #5: bostezar tiene premio

La marca de café Douwe Egberts imaginó  un mundo donde todo lo que uno tiene que hacer para recibir una taza de café gratis es bostezar. Sí, sólo bostezar. Con su campaña “Bye Bye Red Eye”, la marca instaló en más de 210 aeropuertos máquinas expendedoras capaces de detectar si la persona que se acercaba a ella para aliviar su sueño con un café bostezaba. Si era así, la máquina le proporcionaba un vasito de café totalmente gratis. ¡Qué maravilla!

  • Desafío #6:  ¿anuncio? Que se lo haga el usuario

La filial australiana de Audi desarrolló una interesante acción web para el lanzamiento de su modelo Audi Quattro, en la que permitían a los usuarios “rodar” y montar su propio anuncio del modelo de coche. Gracias a la instalación de múltiples cámaras dentro y fuera del vehículo, junto con la aplicación web Land of Quattro, el usuario tenía la oportunidad de elegir ángulos, enfoques, transiciones y perspectivas para convertirse en el director de su propio anuncio. Todo un ejemplo de brick content marketing sobre cuatro ruedas.

  • Desafío #7: una nueva dimensión del parallax scrolling

¡¡¡Parallax, parallax, parallax!!! Estamos todos locos con esta nueva manera de navegar por las webs que nos permite hacer un scroll casi infinito y, en ocasiones, también en horizontal. Una experiencia contínua y diáfana de navegación muy visual que huye de los menús y las secciones de las subsecciones de las secciones (¿dónde habremos visto algo parecido?). Pues bien, para el lanzamiento de su línea de ropa para el hogar, Diesel lanzó una web donde transformar el parallax en toda una experiencia, muy divertida, donde el scroll se convierte en una forma de navegación a través de escenas “congeladas” con las que interactuar. Es mejor que lo probéis vosotros mismos.

Campaña interactiva de Diesel¿Son o no son soluciones de comunicación diferentes? Recuerda: Piensa fuera, y más allá, de la caja ;-)

Sara Martín

@_SaraMP_

Estudio-Kantar-Media1

La métrica inaudita

23 / may / 2013 | 2 Comentarios

Zero Dark Thirty, la película que trata de cómo fue localizado y eliminado Osama Bin Laden… ¿te suena? Te preguntarás qué tiene que ver con métricas. Vamos paso a paso.

En un momento del film, cuando el líder de Al-Qaeda ya está a punto de caramelo para ser eliminado, se deja la decisión de un posible ataque en manos de un comité de crisis. Un asesor de seguridad nacional que forma parte de dicho comité pone en entredicho la viabilidad del ataque basándose en la falta de pruebas y de indicadores fiables que demostrasen con absoluta certeza la localización de Bin Laden. La argumentación para no realizar el ataque resulta perfectamente razonable, a la par que exasperante para el espectador y está argumentada de forma excelente.

El director de la división de la CIA que se había encargado de la localización de Bin Laden, también miembro del comité de crisis y que arde en deseos de poner en marcha la operación, desarma al asesor con algo mucho más real que cualquier prueba de certeza absoluta. Su respuesta:

“Eso es verdad y estoy de acuerdo con todo lo que ha dicho. Me refería a que un hombre en su puesto… ¿cómo evalúa el riesgo de no hacer algo? ¿Umm? El riesgo de permitir que Bin Laden se le escape de las manos. Esa es una pregunta fascinante.”

Esa es la métrica inaudita, de la que nada se oye porque nadie habla de ella: ¿cuál es el riesgo de no hacer algo?

La implantación de un programa de social media o de social business requiere una serie de indicadores iniciales que aseguren la viabilidad y rentabilidad del proyecto. Eso es obvio. Pero hay personas que exigen indicadores que demuestren con certeza absoluta el éxito de la iniciativa. Lo quieren con pelos y señales. Y cuando tengan todos esos datos, pedirán más. Y cuando los tengan, pedirán entrar más en detalle en cada una de las áreas. Y cuando se hayan desglosado todos esos detalles, entrarán en juego nuevos directivos con sus opiniones y sus exigencias de información adicional para fundamentar una decisión que posiblemente nunca se producirá.

El resultado, en estos casos, lo constituye la parálisis por análisis. No es ni más ni menos que un presunto perfeccionismo que finalmente resulta absurdo y que no lleva a ninguna parte. Se analizan tanto las cosas que nunca se pone en marcha nada. Ese es el momento de aplicar la métrica inaudita: puede que no pase nada si no pones en marcha un programa de transformación empresarial basado en social media, pero también puede que en 10 años la empresa ya no exista… ¿Qué riesgo es mayor?

Es la lucha de la ejecución frente a la obsesión. Un líder de verdad no cae en la parálisis por análisis.

Y hablando un poco de todo… yo sólo sé una cosa con certeza absoluta. ¿Y tú?

Stephan Fuetterer

@sfuetterer

smmstandards

Consensuar criterios de medición en social media

19 / abr / 2013 | Escribir un comentario

La Digital Analytics Association, junto a la coalición SMMstardards, ha abierto un debate para redefinir algunos vocablos de la medición del social media. Además, a través del hashtag #SMMStandards podemos aportar y contrastar de forma co-creativa y co-participativa nuestra propia visión.

A continuación, detallo algunos de los términos en discusión y que necesitan opiniones de los profesionales españoles.

  • Artículo (Item en inglés). Como un artículo de contenido se entendería un post, micro-post, u otros impactos que por primera vez aparecen en cualquier medio digital. Esta definición reemplazaría la de los recortes (clips/clippings/cuttings), posts, tweets. Un artículo (ítem) es una única noticia o pieza que puede contener varias menciones, comentarios, likes y, por consiguiente, estos últimos nunca pueden ser considerados como un artículo.
  • Mención (Mention en inglés). Una mención es una palabra o contenido que hace referencia a una marca, organización, campaña o entidad. En social media, las búsquedas de las menciones habitualmente incluyen las conjunciones (y/o; and/or).
  • Alcance (Reach en inglés). Representa el número total de personas únicas que han tenido la oportunidad de ver/leer un artículo o una parte del mismo reproducida en cualquier otra plataforma online. El alcance se mide a través de las herramientas de monitoring o tablas gráficas comparativas. Hasta la fecha, cada herramienta, plataforma o solución establece una metodología propia para calcular el alcance.
  • Impacto (Impressions en inglés).  El impacto es el número de veces que un artículo ha sido mostrado. Entendemos por mostrado cuando aparece en todo tipo de canales, buscadores y dispositivos por los que se puede visualizar. También se incluye aquí el número de artículos que podrían haber sido vistos por los usuarios y por lo que deben incluirse las repeticiones del artículo.

¿Listos para añadir alguna opinión más a #SMMStandards?

Ignasi Vendrell

@ignasivendrellv

brick-content

Ha llegado el momento del brick content marketing

19 / mar / 2013 | 3 Comentarios

En el complejo del Rockefeller Center, en Nueva York, Lego tiene una de sus tiendas más emblemáticas. Además de la localización, llama la atención su Pick a Brick Wall, donde es posible comprar sueltos sus populares ladrillos, de cualquier forma o color. El producto a la venta no es una determinada figura, sino las piezas que permitirán construirlas y que existen en la imaginación del consumidor. Lego, por lo tanto, no vende creaciones, sino la posibilidad de hacer realidad las figuras que cada uno desee.

“El cliente tiene que estar en el centro de la organización.” Hace no años, sino décadas, que las empresas afirman esto y lo tienen como un mantra bordado en hilo de colores enmarcado en la Dirección General. Y no termina de ser realidad, excepto en casos como el de Lego. El cliente, en realidad, orbita por los alrededores de la organización, y sólo aquellas compañías que están atentas a sus movimientos y trayectoria son capaces de incorporarlo a su campo de influencia y aprender de sus movimientos. Pero no es fácil porque ¿hasta qué punto estarías dispuesto a dejar que sea él el que, por ejemplo, decida cómo debe ser tu estrategia de marketing de contenidos?

El consumidor cambió hace mucho tiempo. Alvin Toffler nos trajo el concepto del “prosumidor”, es decir, consumidores-productores o personas capaces de crear y consumir sus propios contenidos al margen de las mismas empresas. Éstas, en muchos casos de forma inconsciente, se fijan en su comportamiento y copian sus acciones, especialmente desde que internet les permite seguir en tiempo real las tendencias del momento. No hay más que fijarse en el creciente volumen de anuncios y campañas de marketing que se basan en memes o en vídeos populares en YouTube.

El reto al que ahora deben enfrentarse las empresas es decidir si están dispuestas a ir un paso más allá para ceder el control de las acciones a los consumidores. No se trata de apoyarse en el crowdsourcing para plantear un reto y esperar la reacción de las masas. Se trata de crear los “ladrillos de Lego” o las piezas con las que cada uno pueda decidir no sólo la forma que tiene una campaña de marketing, sino también la manera en que quiere disfrutarla. Eso es brick content marketing.

No busquéis ejemplos porque aún no los hay. El brick content marketing consiste, o mejor dicho, consistirá, en el desarrollo de contenidos digitales que podrán combinarse entre sí o con otros ajenos para dar lugar a nuevas creaciones en las que la marca esté presente en la materia prima utilizada, pero no en la forma de emplearla.

Indicios de brick content vimos en la acción del Metro de Melbourne “Dumb Ways to Die”, en la que la compañía desmenuzó los elementos de la campaña (canción, GIFs animados) en diferentes plataformas (SoundCloud, blog en Tumblr) para facilitar a los internautas que utilizaran esos contenidos como quisieran y donde quisieran. También es brick content desarrollar widgets que puedan insertarse en blogs, facilitar imágenes libres de derechos para incentivar nuevas creaciones en torno a ellas, e incluso proporcionar espacios donde dejar que sean otros los que suban su contenido. ¿Qué otra cosa, si no, permiten los tableros compartidos en Pinterest?

El reto de esta estrategia es poner la marca en manos del público y dejar que sea éste el que interactúe con aquella, ponga los límites y defina la imagen que tiene de la compañía. En vez de crear acciones cerradas, podemos dejar espacios y productos abiertos en la Red. Es algo parecido a lo que le sucede a Lego en el mundo offline, pero para ello debemos perder el miedo a ceder control sobre lo que generamos. Si nuestros consumidores son prosumidores, incentivemos su creatividad en vez de ponerle límites y normas.

¿Quién se apunta a practicar brick content marketing?

Carlos Molina

@molinaguerrero

google-bombing

Google bombing y link baiting: la parte divertida del posicionamiento web

21 / feb / 2013 | 1 Comentario

Últimamente estoy tomándome demasiado en serio aquéllos temas relacionados con el marketing en buscadores. He tenido la indecencia de matar al SEO para hablar de Search Engine Friendly en redes sociales, me he atrevido a vaticinar cómo haremos SEM en el Knowledge Graph de Google y hasta he augurado tendencias sobre el futuro de Google. ¡Así que he decidido relajarme y tomármelo con más humor! Hoy hablaré de la parte divertida del posicionamiento SEO: Google bombing ;)

El bombing es una estrategia que permite colocar ciertos sites entre los primeros puestos de las páginas de resultados de los buscadores y que ha dado lugar a situaciones insospechadas. Fue lo que sucedió con la combinación de los términos de búsqueda “mentiroso” y “miserable”, que durante un tiempo devolvieron como primer resultado la página de Ángel Acebes en el Congreso de los Diputados, o casuísticas por las que la búsqueda “ladrones” devolvía como primer resultado la página web de la SGAE.

¿Gamberrada de una pandilla de profesionales del SEO aburridos? ¿Estrategia de la competencia para dañar nuestra reputación? ¿Defensa de una causa más o menos ética? Los motivos pueden ser múltiples, pero la mecánica para el estallido de la “bomba” es la misma: el algoritmo de indexación de Google determina la relevancia y posicionamiento de un site:

1º) identificando las palabras clave que definen cada página

2º) teniendo en cuenta los enlaces que apuntan a ella desde otras páginas web.

Pues bien, esta práctica se aprovecha de este linkbuilding para otorgar relevancia, posicionamiento web y visibilidad a contenidos que no están estrictamente relacionados con la intención de búsqueda del usuario. ¿O sí lo estaban…?

Desde hace años, las arañas de Google penalizan con ahínco este “contenido impertinente” e imponen mano dura en el Page Rank de aquéllos sites que intentan corromper la naturaleza pulcra del buscador preponderante. Si Google dejase que los resultados verdaderamente vinculantes se alejasen de las primeras posiciones de búsqueda para que “otros” cobrasen mayor protagonismo, el sistema se desvirtuaría. Pero… ¿y si al desactivar sus bombas hizo estallar su propia credibilidad?  ¿Y si al usuario le gusta su propia democratización de resultados?  ¿Y si, a los ojos del usuario, los “otros” contenidos son los relevantes?

Hoy en día, Google lo pone más difícil para llevar a cabo prácticas de “bombing”, pero aflora con fuerza otro concepto: el link baiting, que consiste en crear contenido especialmente atractivo con el objetivo de mejorar el SEO, obteniendo gran número de enlaces entrantes a la página web. Y este tipo de SEO enfocado a la viralidad es el google bombing de hace unos años, que devuelve el protagonismo y la decisión del criterio relevante al usuario. ¿Por qué, si no, se premia con más esmero que nunca la frescura del contenido, la originalidad y el factor social del compartir en redes sociales? De algún modo, el usuario, especializado por temáticas y sectores, sigue siendo el decisor que determina qué tipo de contenidos deben copar las primeras páginas de los resultados de búsqueda.

Y ahora sí: ¿queréis saber cuál era mi “bomba” favorita? El “agujero del culo” de Sarkozy.

Laura María Vázquez
@lauramaria_vaz

dark-social

La importancia del lado oculto del social media

19 / feb / 2013 | 2 Comentarios

Las estrategias en las redes sociales son como la vida misma, y su éxito es tan sencillo, o tan complicado, como la gestión de nuestras relaciones sociales en la vida “real”.

A raíz de esta primera frase, creo que podríamos escribir un tratado completo, de muchas, muchas páginas, en el que teorizar sobre cómo relacionarnos con el entorno, qué parámetros juegan su papel, la influencia del carácter personal, de la educación, incluso de la pura química que domina nuestro cuerpo (endorfinas, oxitocina…) y  cómo medirlo.

Esa reflexión me parece apasionante, y lo bueno del social media es que estas relaciones quedan al descubierto, repercuten en la comunicación de una organizacion y se pueden medir.

Y continuando con el símil, al igual que con las personas, existen las que van de frente -como se suele decir, se las ve venir- y otras que se “esconden”.  Pues sobre estas últimas es sobre las que me gustaría reflexionar para poner de manifiesto dos fenómenos que se están produciendo en las estrategias 2.0, que quizás no se están midiendo bien. Provienen de la tecnología digital más 1.0 y pueden tener más influencia de la que pensábamos en el 2.0: el email.

  • Social media en la sombra. Recientemente se publicaba un estudio en el que se ponía de manifiesto el hecho de que las empresas empiezan a gestionar más y con mayor rapidez la preguntas de sus usuarios en las redes sociales. Ésta, que es una excelente práctica, tiene en muchas ocasiones un componente de privacidad (porque se manejan datos personales, por ejemplo) que hace imprescindible el uso del email. A esto podríamos llamarlo el “social media en la sombra” (concepto que pido prestado a mi compi @molinaguerrero, el mago de la conceptualización del 2.0, y lo que se tercie). Es decir: eso que se produce y que no es visible, algo que en el estudio citado, por ejemplo, no se ha tenido en cuenta. En la cercanía del email es donde se consiguen muchos conversos. Desde nuestra experiencia, observamos que tan importante es lo que se ve (la respuesta pública) como lo que no se ve (la privada).

Otra práctica habitual que al final redunda en la dinamización de una plataforma de social media son las listas de mensajes privados con los seguidores de una página de Facebook, por ejemplo. Son acciones que no son visibles para el público en general, pero que se producen y ofrecen muy buenos resultados.

  • Dark social. Otro fenómeno más que interesante es el tráfico que llega a un blog o una web a través del más puro estilo 1.0, es decir: el tráfico que recibe un site cuando alguien copia y pega una URL en un email o un chat, por ejemplo. Las consecuencias del darck social están muy bien analizadas en este post de Tristán Elosegui, y que viene a decir que si tenemos en cuenta el dark social, los índices de tráfico directo bajan enormemente porque parte de dicho tráfico hay que atribuirlo ahora a  esta práctica (se estima que entorno al 65%). De esta forma y por comparación, el tráfico proveniente del social media se convierte en la segunda fuente de tráfico.

Mi conclusión es que es importante no olvidarnos de los orígenes, de dónde venimos, de cómo nos comportamos y de nuestros hábitos, que efectivamente se transforman, pero quizás no tanto como suponíamos.

Begoña González

@begoglez

diseno-web-adaptabilidad

Diseño web: adaptabilidad, usabilidad y originalidad

06 / feb / 2013 | 5 Comentarios

Las modas están naturalmente ligadas al concepto de actualización o renovación. Sin embargo, en el actual momento de la era digital, la proliferación de los smartphones, redes sociales y campañas virales hace que esta actualización sea constante. La permanencia pierde todo su valor y la información se vuelve fugaz, instantánea y simultánea, pero no olvidemos que también efímera. Llega un momento en el que resulta verdaderamente difícil estar al tanto de lo que se lleva, ya que lo que un día es vanguardia al poco tiempo queda descatalogado. El diseño web no es ajeno a esto.

En el terreno visual la cosa se complica, y esta continua generación de tendencias es, si cabe, mayor. Sin embargo, si nos fijamos atentamente, podemos observar una serie de pautas que guían el diseño web actual y que yo agruparía en tres vías diferenciadas:

- Adaptación a los soportes, también conocida como responsive web design.Un buen ejemplo de ello es la web de Pierrick Calvez. Las tecnologías avanzan y los dispositivos móviles cobran cada vez más importancia. Lógicamente el diseño web avanza en paralelo y la tendencia evoluciona más allá de crear distintas versiones de una misma web; lo que se busca ahora es crear un diseño único que funcione bien en todos los dispositivos disponibles. Guiado por esta tendencia móvil, el diseño busca botones cada vez más grandes y los desplazamientos se vuelven infinitos vertical u horizontalmente.

- Menos es más. Formas puras y limpias, colores neutros y desaturados; el minimalismo y los espacios blancos cobran cada vez mayor protagonismo en el diseño online. La búsqueda de una mayor usabilidad lleva a crear menús fijos facilitando al usuario el scroll infinito. Las transparencias son cada vez más frecuentes y la influencia de redes sociales como Pinterest ha creado una ola de diseños en forma de azulejo o ladrillo.

- Originalidad ante todo. No nos podemos olvidar de uno de los principios del diseño, y es que lo llamativo y original, gusta. Por ello, las ilustraciones y fotografías atractivas son un recurso frecuente. Las primeras ocupan cada vez más páginas a modo de infografía, mientras que las fotos se agrandan llegando a ocupar toda la pantalla. La tipografía gana protagonismo y tamaño, disponiéndose como si de una imagen se tratara. Cada vez vemos más el uso del skeumorfismo, estilo de diseño que imita un artefacto o material que existe en la realidad. Aunque no sea muy conocida, es una tendencia que vemos continuamente en aplicaciones de iOS como la calculadora o el bloc de notas y, cada vez más, en los diseños web.

Y hasta aquí un breve repaso de lo que podemos ver en estos momentos en diseño web aunque, como he mencionado antes, en la actualidad la mayor tendencia es el cambio constante.

Mercedes García

@Mercegarten