Felicitar un cumpleaños: todo un arte "social media"

Felicitar un cumpleaños: todo un arte “social media”

13 / feb / 2013 | Comunicación y RRPP, Medios sociales, Opinión, Redes Sociales

Hoy es mi cumpleaños. Es una buena noticia. De hecho, ni siquiera estoy en la oficina, porque si trabajas en Best Relations, el día de tu cumpleaños ¡es fiesta! Pero a lo que íbamos.

Reconócelo: alguna vez te ha invadido el desánimo cuando alguien que esperabas que te llamase para tu cumpleaños tuvo el cuajo de conformarse con un escueto tuit o post en tu muro de Facebook diciéndote: “¡Felicidades, que lo pases super-bien!”

Quizá la forma en que las personas nos felicitan sea una buena sonda para medir lo que le importamos a la gente (o no; jamás te tomes mis posts demasiado en serio). Lo importante es que a uno le hagan sentir especial y que uno sepa hacer sentir especial a las personas que a uno le interesan de verdad (el famoso “sólo porque eres tú”). Una vez más, al igual que en el mundo de la comunicación y el marketing, la diferenciación resulta fundamental. ¿Y qué es la clave de la diferenciación? Sencillo: el subtexto que podemos extraer. Veamos algunas posibles lecturas entre líneas que podrían darse ante determinados tipos de felicitaciones, desde lo más lamentable a lo más glorioso:

  • Alguien que a te da lo mismo no se acuerda de felicitarte el cumpleaños.
  • Tú tampoco te acuerdas de esa persona, así que no pasa nada.
  • Alguien especial para ti no se acuerda de felicitarte el cumpleaños.
  • En caso de que te acordases de que esa persona no te ha felicitado (que ya es de rencorosos) piensas: “Pues con el lío que tendrá, no me extraña que no se haya acordado. A mí me ha pasado lo mismo muchas veces”. Si le das más importancia, puedes comenzar a pensar que algo insano está ocurriendo en tu organismo ;)
  • Te llega un mensaje en Facebook: Pericco de los Palottes te invitó a probar “Deseo agregar tu cumpleaños”.
  • “¿Pero cómo es posible que esta persona a la que he visto UNA o NINGUNA vez en mi vida quiera saber cuándo es mi cumpleaños? ¡Qué más le dará saberlo! ¡Bah! Eso es que le ha enviado la petición a cholón a todo el mundo. Paso ¡Hay que ver cómo le gusta a la gente hacerme perder el tiempo”.
  • Te llega un mensaje en Facebook: un amigo (esta vez de verdad) te invitó a probar “Deseo agregar tu cumpleaños”.
  • “Qué majo, se interesa por mi cumpleaños”. En ese momento aparece la sombra de la duda: “¿No será que mi colega ha hecho lo mismo que Pericco de los Palottes y lo ha enviado a cholón? ¿Debería seguirle el juego?”. Pero en el instante en el que decides que tu amigo se merece que aceptes su invitación, recapacitas: “¿Compartir mis datos con una presunta aplicación de cumpleaños que vete tú a saber quién la ha desarrollado? ¡Anda y que le den! Que me sonsaquen sutilmente cuándo cumplo años, como hago yo con los demás”.
  • Te cuelgan un “Felicidades!!!” o un “Feliz cumpleaños, que lo pases muy bien!!!” en el muro de Facebook o en Twitter.
  • “¡Qué majo! …pero anda que se ha roto los cuernos intentando ser original”. Si es vía Twitter, le atribuyes un pelín más de mérito, porque esta plataforma no va chivándose por aquí y por allá de las conmemoraciones.
  • Te cuelgan un “Muchísimas felicidades wappo/a!! Ya veo que empezaste a celebrarlo anoche :)” en el muro de Facebook o en Twitter.
  • ”¡Qué majo! Y hay que ver qué pendiente está de mis cosas. ¡Qué importante soy como prescriptor!”. #ifeelgood
  • Te cuelgan un “Feliz cumpleaños, que lo pases muy bien!!!” en el muro de Facebook o en Twitter acompañado de una foto como ésta o un vídeo de este estilo.
  • “¡Hay que ver qué detallista! La de minutos de su vida que habrá dedicado a buscar esta cosita tan divertida sólo para que yo me riese”. #friendsforever
  • La misma situación anterior, pero resulta que quien te envía el vídeo sabe que te encanta bailar: “Querido Stephan, no dejes de saltar y bailar en tu cumpleaños. Me imagino que lo celebrarás más o menos así
  • “¡¡¡Qué puntazo, se lo ha currado a tope!!!! Estoy pensando en invitarle a probar Deseo agregar tu cumpleaños para que jamás se me olvide el suyo”.
  • Recibes un mensaje privado de felicitación personalizado a través de cualquier red social: Whatsapp, Line, email o un DM vía Twitter (por cierto, Disney incluye esta práctica en su community management).
  • “Esto ya es amor. Hay que ver la complicidad que tiene esta persona conmigo”. #estoyempezandoaponermetierno
  • Te llega un mensaje de felicitación vía SMS.
  • “¡¡¡Qué vintage!!! Se ha gastado la pasta por felicitarme. ¡Qué cielito! Pero… ¿está tonto o es que no sabe que existen Whatsapp o Line? Ah, claro, es que tiene un Nokia 5110 y con eso poco se puede hacer”. #lequiero
  • Te llaman por teléfono para felicitarte utilizando la voz humana.
  • Después de la conversación haces el pino de tanta felicidad que te ha invadido.
  • Te llega una postal de felicitación vía correo tradicional escrita a mano.
  • Obviamente, lloras de felicidad
  • Alguien te despierta llamando a tu puerta a las 7:15 de la mañana. Es un botones que te trae tu desayuno de cumpleaños, encargado por un súper-amigo (a mi me pasó y te aseguro que no se olvida ;P).
  • Piensas que cuando debas elegir una residencia de la tercera edad para tu retiro, debería ser aquella en la que esté ese amigo.

Podría extenderme al infinito hablando de fiestas y regalos de cumpleaños, pero lo que quería decir es que si una persona te resulta especial, hazle ver que es así diferenciando y personalizando tu mensaje, invirtiendo una pequeña o gran porción de tiempo en ello. Da igual que sea a través de Facebook, Twitter, Whatsapp o mediante una nota en un post-it. Y sobre todo, no te obsesiones con que has olvidado un cumpleaños o que han olvidado el tuyo . ¡A todos nos pasa!

Mi conclusión: te deseo un cumpleaños que te deje así ;)

Por cierto, hoy también es el Día Mundial de la Radio.

Stephan Fuetterer

@sfuetterer

 

  • http://www.entenderlabelleza.com Virginia Lanena

    Gracias, me he reido un rato y además estoy de acuerdo contigo.
    Muy bueno! :)
    Saluditos

  • http://www.mariainfante.com Maria

    ¡plas,plas,plas!
    ¡Sublime!
    Me he echado unas risas, sobre todo imaginándote poner caras a la vez que pensabas en esa gente que te ha felicitado de menos a más el cumpleaños XD
    Crack!

    Besos!