Todo lo que tienes que saber para hacer la infografia perfecta

Cómo conseguir que una infografía “valga más que mil palabras”

La retención de un mensaje visual es un 75% más efectiva que uno escrito. Por eso, los profesionales de la comunicación digital hemos encontrado en las infografías un reclamo para crear expectación y llamar la atención de influencers (bloggers, youtubers..) y de periodistas, a la vez que les estamos facilitando información y datos de calidad. Con un solo vistazo, una infografía plasma una idea a través de una imagen tremendamente potente en la que se incluyen textos y datos que permiten hilvanar una historia.

Para impactar a los influencers y periodistas, hace 120 años (1906) Ivy Lee enviaba las notas de prensa a través de correo postal. Medio siglo más tarde se empezaron a distribuir por teletipo, fax o vía satélite. Mientras la elaboración de una nota de prensa conllevaba de promedio unas treinta horas entre documentar, escribir/reescribir, enviar y dar seguimiento, en la actualidad, para elaborar una infografía se amplía la dedicación hasta aproximadamente unas cincuenta horas. Sin embargo, su impacto se expande multiplicando los resultados por cuatro al compararlo con una nota de prensa tradicional.

El impacto de una infografía se expande multiplicando los resultados por cuatro al compararlo con una nota de prensa tradicional

En la elaboración de una infografía tenemos muy en cuenta 1) el proceso, 2) las tipologías y 3) el SEO (Search Engine Optimization).

Según Mark Smiciklas en The Power of Infographics, “En cuanto al proceso dedicamos bastante tiempo a la formulación de la idea y por ende, a la compilación de los datos a través de las fuentes”. A partir de ahí, se diseña una estética gráfica acorde con la temática/historia y, posteriormente, se publica y comparte en plataformas online. Al final se analizan los datos obtenidos y se reformula la idea.

Tipos de infografías

En función de la información existen dos tipologías generales de infografía pudiéndonos decantar por una de marca, que se usa habitualmente para presentar nuevos productos/servicios, o una de editorial, que se enfoca principalmente a temas relacionados con la historia de la organización. Otras tipologías que hay que tener en cuenta en la conceptualización son:

1) El artículo visual. Se trata de un texto largo que viene acompañado de una imagen.

2) La tabla. Responde a preguntas ofreciendo opciones de respuesta al lector.

3) La temporalidad. Alude a contar una historia a lo largo de la cronología temporal.

4) Enlistar. Viene a ser la relación de forma ordenada de pasos o procesos.

5) Números. Implica la inclusión de muchos datos numéricos a través de gráficas, tartas o diagramas.

6) Comparativa. Contrasta dos o más aspectos a través de criterios establecidos.

7) Datos. Significa la integración de gran cantidad de datos en una sola imagen.

8) Mapa. Se refiere al hecho de que la localización geográfica marca el diseño del contenido.

Para contribuir a mejorar los aspectos de SEO y obtener una correcta indexación en Google, se recomienda no utilizar una paleta de más de tres colores pero que sean complementarios entre ellos. Se seleccionarían tipografías similares para que no se diluyera el mensaje, así como se crearía una estructura secuencial y cronológica que condujera la idea de principio a fin, sin olvidar mencionar siempre la fuente de información. Algunas referencias que se deberían tener en cuenta serían, para tipografías Google Fonts; para color, Adobe Color CC; para plantillas, Piktochart, easel.ly o infogr.am; para iconos, Creative Market; y para realizar comparativas, SlideShare.

La metamorfosis de las Marcas

Aspectos clave en el diseño

Si se desea un máximo resultado en las infografías, debemos añadir algunas claves más para tener en cuenta:

  • Tamaño: Para evitar que el lector tenga que hacer demasiado scroll es mejor mantenerse en un máximo de unos 8.000 píxels de altura. Cuanta más longitud y tamaño, menos interés en la historia, así que lo mejor es mantenerse focalizado o, en caso contrario, dejar información para otra infografía en el futuro. No hay que rellenar el contenido con más textos de la cuenta, ya que son muy pocos los segundos para llamar la atención del usuario.

Cuanta más longitud y tamaño, menos interés en la historia, así que lo mejor es mantenerse focalizado

  • Dejar espacio en blanco sin diseño o sin texto es fundamental para que “respire” el contenido.
  • Facilidad y rapidez para compartir; ya sabemos que el éxito también tiene que ver con las veces que se haya compartido ese contenido en Facebook, Twitter, Pinterest, Tumblr…
  • Inventar diseños únicos e innovar en cada infografía conlleva grandes dosis de imaginación.
  • Las fuentes de información deben ser nombradas siempre. Una buena opción para hacerlo es utilizar un acortador de URL (Bitly).
  • Una terminología potente que emplee palabras contundentes aporta mayor impacto.
  • Para la usabilidad hay que tener en cuenta las barreras que frenan su visibilidad, como la tipografía o el color, afectando así el alcance. Además, recomendamos HTML y CSS para que los lectores desde el móvil tengan mayor facilidad de acceso.

¿Y si Ivy Lee levantara la cabeza?

The following two tabs change content below.
Ignasi Vendrell

Ignasi Vendrell

Presidente at Best Relations
Me gradué en la Universidad de Boston (USA) con un M. Sc. In Public Relations. Además, soy profesor de yoga y meditación kundalini.

Un pensamiento en “Cómo conseguir que una infografía “valga más que mil palabras”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*