Medicion y monitorizacion de la atencion y engagement del publico a tu contenido digital

Cómo saber si tu contenido digital interesa menos que los bordes de las pizzas

Seré directo: voy a hablar de medición y monitorización del contenido.

¿Seguís ahí? Bien. En este blog hemos vivido apasionantes momentos relacionados con estos temas. Así, por ejemplo, podríamos recordar los que nos dejó “La medición del sentiment, Episodio VII: el despertar de la Fuerza”, donde un joven experto (que quede claro: yo soy tipo de incógnito) nos hablaba de la importancia y complicaciones a la hora de medir algo tan retorcidamente subjetivo como el sentiment.  Hoy es otro gran día, vamos a darte otra de las claves de la medición y monitorización de contenidos: ¿cómo cuantificamos la atención de los usuarios hacia nuestro contenido? ¿Que por qué hacemos esto? Porque somos generosos y porque, como dijo el sabio: “Somos sentimientos y tenemos seres humanos”.

Tendemos a volvernos locos tratando de conseguir atraer visitas a nuestros contenidos. Esto es completamente legítimo; al fin y al cabo, todos queremos llegar al máximo de gente posible y convertirnos en famosos gurús de nuestras áreas. Sin embargo, en nuestro afán indómito de alcance infinito, olvidamos que de nada sirve tener el doble de manzanas que el vecino si todas las nuestras llevan un gusano bailongo en su interior. Traducido a erudito: tener un altísimo número de impresiones por página o de páginas vistas no es un indicador positivo de por sí. Debemos fijarnos en otros factores como la tasa de rebote, el referral spam, mi amado sentiment, o todos aquellos que hagan referencia a la capacidad del contenido para captar la atención de quien lo visualiza. Es decir, la calidad del tráfico generado: cómo saber qué usuarios usuarios están de verdad interesados en nuestro contenido.

Descarga La metamorfosis de las Marcas

En este sentido, destacamos varios indicadores que debemos tener en cuenta para saber si nuestro contenido interesa o si, por el contrario, somos menos relevantes que las películas de la sobremesa de Antena 3:

  • Tiempo de permanencia

En Love Actually, Mark (que ahora se hace llamar Rick y caza zombis a destajo en los alrededores de Atlanta) le declaraba a Juliet su amor en una escena archiconocida del cine romántico. Juliet aguantaba la chapa hasta el final porque el tema le atraía y porque la forma de contarlo de Mark le resultaba interesante. Traducido a lo que nos atañe: algo estaremos haciendo mal si no conseguimos convencer al lector de que se quede en nuestra página para leer aquello que le ofrecemos. Está claro que si esto ocurre es porque el contenido no es de interés para él o no lo estamos contando bien.

Y aquí entra en escena el talón de Aquiles marketiniano: la tasa de rebote. 50.000 visitas a tu web no sirven de nada si el tiempo de permanencia en página es menor a 40 segundos. Ojo: hay truco técnico para modificar los resultados de la tasa de rebote.

  • El scroll

Es útil saber si, a pesar de haber permanecido 30 minutos en nuestra página, el lector ha pasado del primer párrafo o se ha quedado dormido cuando estaba a punto de comenzar el segundo. Pero tampoco hay que dramatizar: de este indicador también se pueden extraer otras conclusiones, como qué parte del texto resulta de mayor interés.

Además, conocer la altura de la página por la que se mueven (o salen huyendo) los consumidores no es lo único importante. También será esencial saber a qué velocidad lo hacen, ya que un scroll rápido indica una lectura superflua, ojeando el contenido en busca de algo de interés o que trata de alcanzar la conclusión de forma precipitada. Por el contrario, un scroll lento nos habla de una lectura pormenorizada de nuestro contenido, lo cual es señal de atención y atracción por el mismo. Scroll Box, de SumoMe, puede ayudarte a sacar jugosos datos al respecto.

  • Enlaces externos

¿Cuántas páginas externas apuntan a nuestro contenido? ¿Cuántas veces se comparte nuestro contenido en redes sociales? Son detalles imprescindibles que nos indican el nivel de interés que genera nuestro contenido. En cualquier caso, estos dos ejemplos requieren de una medición posterior de sentiment para saber si lo que dicen de nosotros es bueno o solamente nos odian.

Y hasta aquí el briconsejo de hoy. Ya sabéis: fácil, sencillo y para toda la familia; sí, pero también importantísimo para saber si lo estamos haciendo bien o si la estrategia de contenidos que estamos siguiendo es un desastre. Al fin y al cabo, es el lector el que elige el contenido, y es el contenido el que quiere que sean los lectores el contenido... O algo así.

The following two tabs change content below.
Guillermo Salas Martínez

Guillermo Salas Martínez

Account Assistant at Best Relations
Madrileño, deportista y afamado músico low-profile. He estudiado publicidad y relaciones públicas en la URJC de Fuenlabrada. Fan de la escritura e intento reiterado de autor. NeverSurrender como forma de vida.

2 pensamientos en “Cómo saber si tu contenido digital interesa menos que los bordes de las pizzas

  1. Pingback: Cómo saber si tu contenido digital inter...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *