meme

Memes: ¿una moda irracional o una sana diversión?

22 / feb / 2013 | Internet, Medios sociales, Redes Sociales

A estas alturas, creo que todos sabemos qué es un meme, o al menos, tenemos una clara noción de lo que entendemos por esta palabra. Como concepto, se trata de la transmisión de cualquier referencia cultural, ya sea un vídeo, una imagen, un gesto o una frase. Pero ha sido internet la que ha hecho de esto todo un fenómeno dando un nuevo significado al término. Éste hizo su debut en 1976 en el libro The Selfish Gene  (El gen egoísta), del divulgador Richard Dawkins. Aquí, usa por primera vez esta terminología describiéndola como una “unidad de transmisión cultural, o unidad de imitación”. En realidad, él se refería al ADN, pero la palabra se ha llevado al mundo de la Red y hoy meme es una palabra mundialmente conocida como sinónimo de repetición viral de una broma en plataformas sociales.

El último meme que ha golpeado nuestras retinas es el ya famosísimo Harlem Shake. Las reglas para crear tu propia versión son simples: vídeos de 30 segundos en los que, en los primeros momentos, se ve a una persona con la cara cubierta bailando al estilo Harlem al ritmo de la música de Dj Baauer, rodeado de gente que actúa como si nada; con el “subidón” de la música, todos entran en un estado de histeria. Hay decenas de miles de versiones que, seguramente, no dejarán de aparecer.

Hay multitud de tipos de memes. Si tuviéramos que clasificarlos, podríamos agruparlos de la siguiente manera:

1. Basados en canciones y versiones musicales de  éxito. Es lo que ha sucedido con “Gangnam Style” de PSY o “Call me Maybe”, de Carly Rae Jepsen, que han tenido cientos de imitadores de sus vídeos musicales por  todo el  mundo.  Algunas canciones antiguas de estética especialmente chocante entrarían en este apartado, como el ya conocidísimo “Trololololo” de Eduard Khil, más conocido en España por Mr. Trololo.

2. Doblaje o subtitulado de vídeos. Miles de versiones circulan por la Red con la famosa escena del bunker de Hitler en “El Hundimiento”, protagonizada por Bruno Ganz. Pero no sólo el cine alimenta el mundo meme. ¿Acaso hay alguien que no le haya preguntado la duda más compleja a Dimitri?

3. Modificación de vídeos. No todo es ponerle voces o palabras al trabajo de otros. A veces, lo más divertido es alterar su contexto. Pionera fue la “ardilla dramática” y sus giros de cabeza, pero tampoco hay que olvidar al Niyan Cat y sus innumerables versiones, con personajes de ficción o reales.

 4. Fotografías o dibujos. Uno de los casos más paradigmáticos es el del planking: instantáneas fotos de gente tumbada inmóvil boca abajo sobre todo tipo de superficies. Más recientemente nos llegó el fenómeno del Thibauting, simulando una de las paradas del portero belga del Atlético de Madrid Thibaut Courtois. Más solera tienen los famosos dibujos de “Forever alone”, “Good Guy Greg  o “Trollface” .

5. Frases. El ejemplo más reciente lo tenemos en la expresión “Ola k ase” y su famosa llama, pero no podemos olvidar el juego que han dado términos como LOL o WTF. Todo ello muy popular en el mundo 2.0.

Pero, ¿hay alguna clave para crear un meme? Debido a su éxito, hay webs donde podemos probar a subir nuestra foto o vídeo e intentar generar nuestro propio meme, como memecreator.org o quickmeme.com, aunque nunca llegará a tal hasta que no se expanda de forma masiva.  Podemos aprender de Kevin Allocca, responsable de Tendencias de YouTube, que nos dio algunas claves en una charla TED, “Why videos go viral?”,  donde repasa algunos de los vídeos más populares de YouTube y el por qué de su éxito:

En resumen,  ¿qué tienen todos los memes en común?:

- La mayoría han tenido su origen en Estados Unidos (¿lograremos alguna vez cambiar la dirección de estas tendencias?).

- Todos son humorísticos.

- Hasta que alguien famoso no lo parodia o versiona, no triunfa.

-Alcanzan un pico de popularidad y luego, poco a poco, van quedando en el olvido. Son, en definitva, una moda.

Nadie sabe explicar por qué una broma de este tipo termina triunfando y convirtiéndose en un meme. ¿Ganas de diversión? ¿Efecto sorpresa? ¿Deseo de desinhibirnos? Lo que sí es seguro es que seguirán apareciendo. Hoy le toca al Harlem Shake, ¿y mañana?

Rebeca López

@Rbkarol