Mi declaración de rechazo a las Google Glass

Mi declaración de rechazo a las Google Glass

Para los patrones de barco, navegar sin timón es tan impensable como ponerle puertas al viento para evitar que arrecie una tormenta. De la misma forma, hasta hace unos años era inimaginable que la navegación tuviese otra acepción diferente a la referente al trabajoso mundo de la faena en alta o baja mar. Y ahora que las redes físicas ya no son imprescindibles para poder surcar los océanos de la información, todos somos, en mayor o menor medida, marineros en nuestro propio charco.

La irrupción de los smartphones en nuestro día a día ha trastocado los procesos de comunicación como los conocíamos hasta la fecha. Y aunque es sólo el principio, el advenimiento de una nueva era de accesorios móviles conectados es tan cercano como la compleja sencillez del método binario. Así, ¿qué nos deparará la irrupción de las archiconocidas Google Glass? Yo, que me ahogo en un vaso de agua, no veo cuán indispensable puede ser su aparición para el usuario en el presente. Y sí, serán muchas las voces que me contradigan y vaticinen: “Tendrás que tragarte tus palabras”. De acuerdo, posiblemente también tenga que tragarme las Google Glass, pero con razones de peso que me argumenten qué las diferencia de un dispositivo móvil o de una Game Boy. Sigue leyendo

Buscando desconexión en una sociedad hiperconectada

Buscando desconexión en una sociedad hiperconectada

Después de tanto tiempo investigando para tener internet sin cables, para que el WiFi vaya más rápido, para poder navegar desde del móvil, resulta que ahora lo revolucionario es instalarse una aplicación que permita silenciar de una maldita vez todas las notificaciones.

Se deja notar una cierta saturación de grupos de WhatsApp, fotos en Instagram, tuits favoritos, emails sin leer y todo aquello que genera un aviso en la pantalla del móvil, que se quedará allí, observando en silencio, hasta que le hagamos caso.

El botón de la productividad y las apps del silencio

Hay aplicaciones para todo, incluso algunas pensadas para librarte del peso de las otras aplicaciones. Hace poco descubrí que existe una solución llamada MyFocus diseñada para hacer enmudecer a tu ordenador mientras trabajas: aprietas el llamado botón de la productividad y, por arte de magia, se acabaron los emails y las notificaciones. Y ésta no es la única aplicación que existe para hacer callar a nuestro smartphone, tablet u ordenador.

La pregunta que me surge es: ¿por qué ahora que tenemos las mejores herramientas en materia de comunicación necesitamos silenciarlas para poder trabajar un rato y ser productivos? Más que probablemente la conclusión sea que las estamos utilizando mal. Exceso de emails, exceso de Whatsapp… y poco criterio de relevancia.

Todas las plataformas de comunicación han tenido su ciclo de vida de producto, más o menos extendido en el tiempo. Los early-adopters de Facebook se están pasando a Instagram, así como los pioneros de Whatsapp se están aficionando a los stickers de Line. Es ley de vida, y nos conviene que así sea para no olvidar que son simples herramientas.

Ya lo decía Hobbes: el hombre es un lobo para el hombre. En este siglo acabaremos los unos con los otros a base de toneladas de correos y mensajes instantáneos sin leer. Mientras el ciclo avanza hacia estadios menos exigentes, aquí os dejo unas apps que harán desaparecer las notificaciones y nos harán la vida agradable ;)

Ana López

@anafwwm

Flipboard

Claves para que los agregadores de noticias eviten la “limpieza de primavera”

El cierre del agregador de noticias Google Reader, previsto para el próximo 1 de julio, se incluye dentro de la denominada por la compañía como “limpieza de primavera” (spring cleaning). En estas acciones, la empresa se deshace de aquellos servicios que no son rentables o que no tienen muchos usuarios.

El spring cleaning se lleva a cabo en Google desde 2011 y Google Reader no es más que otra víctima de una lista, cada vez mayor, de plataformas que el gigante tecnológico ha decidido clausurar. En total han sido ya 70, y destacan otras que no han sobrevivido o están a punto de perecer, como Google Wave, Google Cloud Connect o Google Building Maker, que cierra el 1 de junio.

La importancia que han cobrado los smartphones y las tablets ha ocasionado que se abra la caja de Pandora de las apps. Y aunque últimamente haya overbooking  de empresas que crean apps, parece evidente que hay factores en los agregadores de noticias actuales que han desequilibrado la balanza entre unas y otras.

La pregunta que subyace es si Google Reader o Netvibes no han conseguido adaptarse a la actual coyuntura tecnológica, como parece que así ha ocurrido. A Netvibes, en concreto, le está costando dar con la clave para que su uso en los móviles sea más cómodo.

Entonces, ¿hacia dónde están virando los agregadores de noticias?

Apps como Flipboard, Pulse, Feedly, MerLink o Zite, se están imponiendo y algunas de las razones que están apuntalando su pujanza son:

  • Ofrecen un estilo de navegación similar a una revista. El usuario navega por los contenidos que le interesan y lee los artículos que cuentan con imágenes en grandes dimensiones.
  • Utilizan una interfaz realmente vistosa, cómoda y atractiva. La usabilidad es importante, y en muchas de estas apps el efecto de pasar página está muy conseguido.
  • Permiten al usuario crear su propia publicación personalizada. De este modo, los editores, las marcas y los usuarios tienen más libertad para crear su propia revista digital.
  • Es posible agregar y categorizar distintas fuentes. De esta forma, los usuarios pueden leer el contenido seleccionado dándole un sentido y permitiéndoles identificar la información que más les interesa en cada momento.
  • Permiten conectarse a Facebook y Twitter. Esto conlleva un mayor acercamiento al contenido en la Red de una forma agregada y, sobre todo, funcional.
  • Y por supuesto, facilitan a los usuarios la migración desde otros sistemas. Es algo que está aprovechando muy bien Feedly, que se está convirtiendo en la alternativa para quedarse con los usuarios de Google Reader ayudándoles directamente a importar sus feeds desde este servicio.

En definitiva, hablamos de comodidad, estilo, diseño e interacción sencilla con otras apps.  Lo que queda claro es que, en el frenético mundo de cambios en el que estamos instaurados, quien se quede atrás corre el peligro de protagonizar, como si de una temporada de ropa se tratara, la próxima limpieza de primavera 2014.

¿Tienes ya alguna app en mente para leer tus feeds? :-)

 

Vicente Balbastre

@VicenteBT