La musica en las campañas de publicidad

El poder de la música en las campañas de marketing y publicidad

Reconócelo, a ti también te ha pasado: ¡Spotify te sugiere canciones que ya habías oído en algún anuncio de televisión! La música tiene un papel esencial en la publicidad y en la comunicación y no es extraño que las melodías que aparecen en una campaña acaben siendo un éxito por sí solas, como ha ocurrido con el rompedor anuncio de El Corte Ingles y su “Quiéreteme”.

El poder del marketing también pasa por el sentido del oído: el 90% de los anuncios tienen banda sonora y, en la mayoría de ellos, el papel de ésta es fundamental. La música en los anuncios puede ser un elemento complementario (aunque no por ello menos pensado) o puede ser el eje del spot. De este segundo caso es del que vamos a hablar hoy.

El 90% de los anuncios tienen banda sonora y, en la mayoría de ellos, el papel de ésta es fundamental

Hace tan solo unos meses fuimos testigos del éxito cosechado por la campaña que lanzó la aplicación de compra-venta online Chicfy “Chic para mi”. La canción se ha convertido en un hit que no sólo ha llevado a la aplicación a despuntar, sino que además arrasa en las discotecas. Los compositores tienen muy claro cuál es el target al que se dirigen y utilizan su mismo lenguaje: juvenil y cercano. Y esto, junto con el tono agudo y repetitivo, ha supuesto la clave de un triunfo que hace que sea suficiente escucharlo una sola vez para empezarlo a tararear.

Sin embargo, el hecho de utilizar una canción pegadiza en la publicidad también puede ser un arma de doble filo que se puede volver en contra de la marca, como en el caso de la campaña “Imagina dar una Oreo”. La canción genera sentimientos encontrados en el consumidor: aunque en términos generales la letra infantil no termina de convencer, el ritmo se mete en los oídos y resulta inevitable tararearla de manera inconsciente. ¿Cuántas veces has empezado una frase diciendo “Imagina…” y alguien ha continuado con el resto de la canción? Esto ha provocado una ola de tweets contrarios a la campaña y que ponen de manifiesto el cansancio hacia el vampiro protagonista del spot.

También hay ocasiones en las que no sólo se busca la respuesta del público ante una canción, sino también su participación activa en torno a ella. Y un ejemplo es la campaña “Tu historia, tu canción” de Renfe, diseñada por Muwom. La compañía abraza la idea de que la música siempre ha estado ligada a los viajes y apuesta por ella como punto de encuentro entre viajeros: invitó a los usuarios a que contaran anécdotas que les hubieran ocurrido a bordo de un tren para que sirvieran de inspiración a los artistas Bebe y Juan Zelada y que pudieran componer e interpretar una canción. Los viajeros y sus historias se convierten en los protagonistas de la banda sonora de su propio viaje.

Audi, también junto a Muwom, puso la música en el centro con su campaña The sound of emotions, con la que compone la primera canción a partir de las emociones de personas repartidas por distintas ciudades de España. Gracias a la tecnología, monitorizaron sus reacciones al escuchar canciones de Carlos Jean y Juan Zelada. La canción final está formada por aquellas partes de las canciones que despertaron una sonrisa en los participantes.

La música ha sido y seguirá siendo un elemento básico en las campañas de comunicación y publicidad. Aunque unas veces con más acierto que otras, no dejemos de ponerle música a nuestra creatividad.

The following two tabs change content below.
Paula Nicolás

Paula Nicolás

Account Executive at Best Relations
Me llamo Paula y me preguntan si Nicolás es mi apellido más veces de lo que me gustaría. En el colegio hacía hablar al más callado y ahora he convertido la comunicación en mi medio de vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*