reconversion

Sin cambio no hay éxito

Madonna es quien es porque es la reina del cambio, de la transformación en lo opuesto a sí misma y en estrenar una cara nueva cada vez que publica un disco. Y como ella, muchos más. Incluidos los medios. La fórmula de la metamorfosis procede de la naturaleza y funciona. Puede desembocar en un incremento de los éxitos o en un súbito fracaso. Pero si es fracaso, siempre se puede recurrir a ella otra vez y volver a probar algo nuevo.

Sigue leyendo

privacidad-rrss

El duro trabajo de preservar la privacidad en redes sociales

En pleno siglo XXI, en una era casi completamente digitalizada, todos tenemos claros los usos que podemos hacer de las redes sociales y las funcionalidades que éstas nos ofrecen. Porque, reconozcámoslo, nos encanta compartir con nuestros contactos las imágenes de nuestro fin de semana en Laponia, crear grupos con los que cotillear con nuestros amig@s sobre las fotos que ha subido un antiguo compañero de universidad o simplemente mantener el contacto con un ser querido al que tenemos lejos, sin necesidad de gastarnos una fortuna en la factura del móvil.

Sigue leyendo

construccion-marcas

¿Marcas con valores o valores en busca de marcas?

En Best Relations, somos muy fans del profesor Joan Costa. Una de las cosas que suele recordar es que, si bien la propiedad intelectual de las marcas pertenece a las empresas, la propiedad emocional pertenece a los consumidores. Esto es lo que explica que, cuando establecemos un vínculo profundo con una marca, la consideremos parte de nosotros y de nuestros valores. ¿Estamos equivocados? ¿Tenemos derecho a exigir a un tercero que asuma como propia nuestra posición por el hecho de ser cliente? ¿Qué pasa cuando descubrimos que eso no es así? ¿Debería la marca modificar sus valores o defender los suyos, si los tiene? La reciente crisis reputacional sufrida en medios sociales por la firma de alimentación vegetal Sojasun nos permite reflexionar sobre ello.

Sigue leyendo

Cómo atraer comentarios a tus posts

Lo difícil de dejar un comentario en un post

A la hora de evaluar el interés que generan nuestros contenidos en medios sociales, solemos centrarnos en contabilizar métricas relacionadas con la frecuencia con que el enlace se comparte en otras plataformas. Eso, ya lo sabemos, no garantiza su lectura, pero al menos es una forma de evaluar la participación de aquellos que visitan nuestra página. Compartir, en definitiva, es una forma de intervenir. Lo difícil, sin embargo, es conseguir un comentario.

Los comentarios son, probablemente, el formato de intervención más exigente. No obedece a una reacción espontánea, como pueda ser valorar un texto o clicar el botón de “me gusta”. Requiere mucho más: exige meditar, contrastar y tomarse el tiempo de plasmar por escrito una opinión propia que se expondrá de forma pública. Y justo el tiempo es algo de lo que no solemos disponer. Sigue leyendo

contenido-liquido

#4 Tendencias en comunicación y marketing 2015: contenido líquido

La cuarta de nuestras tendencias en comunicación y marketing 2015 aborda algo tan importante como el papel del contenido en las estrategias de comunicación de las empresas. A lo largo de los últimos dos años, aquel se ha convertido en el ingrediente fundamental de todo plan que se precie, aunque a menudo bajo el paraguas del marketing y sus derivados: branded content, periodismo de marca, real-time marketing

Sigue leyendo

Tendencias en comunicación y marketing 2015: experiencias de proximidad

#3 Tendencias en comunicación y marketing 2015: experiencias de proximidad

La tercera de nuestras tendencias en comunicación y marketing 2015 mira a los objetos conectados. Pero no tiene que ver directamente con el Internet of Things, sino con lo que llamamos “experiencias de proximidad”.

Sigue leyendo

tendencias-en-comunicacion-y-marketing-2015-marcas-conscientes

#1 Tendencias en comunicación y marketing 2015: el paradigma de las marcas imperfectas

Hoy comenzamos una serie de publicaciones con la que repasaremos nuestras tendencias en comunicación y marketing 2015. La primera tiene que ver con la forma en que ha evolucionado el engagement en social media y el tipo de presencia pública de las empresas en el ámbito digital.

La gran obsesión de las marcas en los últimos dos años ha sido conectar con sus públicos, establecer un nivel de afinidad y empatía que les permitiera generar una comunidad de fans a su alrededor a los que poder hacer llegar sus mensajes de una forma más cercana y eficaz. Sigue leyendo

El community manager se ha vuelto loco: el retorno

El community manager se ha vuelto loco (II): el retorno

Resulta muy duro sustraerse a la fama, al éxito, a los aplausos del público. ¿Quién no se vendría arriba cuando un tuit suyo se replica cientos de veces? ¿A quién no se le pasaría por la cabeza buscar formas de rentabilizar su blog cuando supera los varios miles de visitas diarias? ¿Acaso hay alguien capaz de olvidar el peso de los premios recibidos o el reconocimiento de los rankings por su estilo gestionando redes sociales? Lo dudo. La popularidad puede superar al community manager más pintado. Yo mismo voy a cometer el error con este post oportunista. No sé quién me habré creído que soy.

La semana pasada asistimos a un duelo en la cumbre en Twitter. Dos de los perfiles más famosos y controvertidos, @policia y @MediaMarkt_es, se enfrentaban en un atípico enganche digital como no se recordaba en el mundo social media. A un consejo de la Policía Nacional sobre la obligación ética y legal de los cazadores de tratar bien a sus perros, contestaba Media Markt con un alegato contra el mismo ejercicio de la caza redactado en forma de reproche. El hecho no habría extrañado de tratarse de un perfil personal, pero sí cuando se hace con uno corporativo. Ahora bien, si atendemos a que la cuenta de Media Markt se gestiona como lo haría una “tuit-star” adolescente, usando su lenguaje, guiños y referencias a la cultura de la verdadera generación nativa digital, la capacidad de sorpresa es lo que está fuera de lugar.

Sigue leyendo

Famosos y redes sociales

Famosos, publicidad y redes sociales

Últimamente me encuentro a mucha gente indignada por la práctica, cada vez más habitual, de contratar a personajes famosos para publicar mensajes comerciales en redes sociales. Pagar a una celebrity para que promocione un producto es algo que se viene haciendo desde la noche de los tiempos, así que imagino que la indignación viene porque los usuarios entienden que las marcas se inmiscuyen en el último bastión de los consumidores libres.

En realidad, ni Twitter ni Facebook son espacios libres de marcas, y eso es algo que todos hemos aceptado, pero parece que la polémica viene motivada por la no identificación de estos mensajes, como en la última campaña de Danone. Probablemente, lo más ético por parte de la celebrity que emite el mensaje pagado por una marca sería indicar que se trata de publicidad, pero, ¿a alguien le cuesta realmente distinguir cuándo se trata de un tuit “inocente” y cuándo el emisor ha recibido dinero a cambio del mensaje?

Creo que, a estas alturas del partido, todos sabemos que Anna Simon no hace todas sus compras en las rebajas de El Corte Inglés o que puede que Matías Prats no tenga su coche asegurado en Línea Directa. ¿Por qué es distinto en el caso de los tuits pagados? Porque es más nuevo, quiero pensar. Pero no pienso que haya que rasgarse las vestiduras y clamar contra un engaño masivo a los consumidores. Los portavoces, en la mayoría de las ocasiones, ni siquiera son líderes de opinión en el sector en cuestión, sino simplemente usuarios con mucha visibilidad y una amplia comunidad de seguidores. No me parece preocupante que Nuria Roca me recomiende un yogur helado; me parecería preocupante que un reputado doctor recomendara un medicamento en Twitter porque un laboratorio le ha pagado para ello, y no lo identificara como publicidad. Todo tiene un valor relativo: lo peor que puede pasar es que el yogur helado no me guste; el medicamento puede tener efectos secundarios.

Dentro de que opino que los tuits pagados deberían ir identificados y que no hay que hacer un drama de ello porque el daño es mínimo, hay publicidad con celebrities en redes sociales que roza el mal gusto. Y lo peor es que se vuelve contra la marca, cuya única falta es no haber previsto lo imprevisto y detallado hasta el último detalle de la acción.

El último ejemplo que recuerdo es un evento de la presentadora Raquel Sánchez-Silva para la promoción del móvil Sony Xperia Z. Se trataba de su primera aparición pública tras la repentina y trágica muerte de su marido; según cuentan, la marca le dio todas las facilidades para rescindir el contrato, pero ella no quiso hacerlo. ¿Qué ocurrió? Que acabó agradeciendo las condolencias recibidas en su Sony Xperia Z, en un momento raro-raro que pasará a posteridad. Me imagino la cara que debieron poner los responsables de Marketing, pensando en lo beneficioso que iba a ser para el lanzamiento de su nuevo modelo… Los famosos son imprevisibles, ¡qué les vamos a hacer!

Ana López

@anafwwm

egocentricos-narcisistas

¡Egocéntricos! ¡Narcisistas! Eso es lo que sois

Según la revista Time, hay una generación nueva de jóvenes (egocéntricos), a quienes llama Milenistas, conocida como “The Me Me Me Generation”. Lo que define a esta generación es su narcisismo exacerbado.  Por cierto, antes de que se me olvide, la semana pasada descubrí otra definición del término “milenista” mucho más amplia en este post donde se habla “de mileuristas a milenistas, del capitalismo al talentismo”. Muy recomendable.

Me pregunto: ¿el narcisismo define sólo a una generación o es característico de una era?

The Me Me Me generation

La chica de la portada de Time tiene un móvil. Fijo que la foto que se está haciendo termina en Instagram, Twitter, Facebook, Tuenti y en algún Whatsapp. ¿Son las redes sociales las culpables de este narcisismo general (no sólo juvenil)? Es más, ¿para qué sirven las redes sociales?

Es una pregunta con muchas respuestas. Las personas las utilizan para estar en contacto. Las marcas para vender más. Y en general, todos las empleamos para el personal branding. Desde los tiempos del Fotolog, vulgarmente conocido como Egolog, si hay algo que alimentan las redes sociales es el narcisismo. Exigimos nuestra cuota de protagonismo, incluso cuando formamos parte de iniciativas tan brillantes como la co-creación.

¿Qué opináis? ¿Qué os parece la portada de Time? ¿Te identificas con “The Me Me Me Generation”? ¿Es una era o es una generación? ¿Tienen la culpa únicamente las redes sociales?

Diego Rivera

@riveradiego