Qué hacer ante el referral spam

La plaga del referral spam en las páginas webs

El mantenimiento de una página web exige algo más que actualizarlo con regularidad y cuidar que el contenido y la forma de presentarlo lo hagan más visible para los motores de búsqueda. A menudo, las visitas que nos llegan no son de carne y hueso, es decir, no hay un ser humano detrás que accede de forma voluntaria. En muchos casos, el tráfico que recibimos es producto de un bot y de lo que se conoce como referral spam, algo de lo que debemos protegernos si no queremos que nuestras analíticas nos hagan tomar decisiones equivocadas. Lo siento, pero Semalt.com no es una web muy maja que está contribuyendo a que las cifras de tu blog crezcan como la espuma.

Llamamos tráfico de referencia al que procede de la web de un tercero, tanto otras webs como redes sociales. Ese tipo de enlaces es lo que contribuye a que mejore el posicionamiento de un sitio, puesto que Google interpreta que, si existen URLs externas que apuntan a nuestro contenido igual que una cita en un libro alude al trabajo de otro autor, es que es de calidad. Pero cuidado, porque el referral spam es un tipo de tráfico de referencia que simula una presencia en nuestras páginas que, en realidad, nunca se produjo.

El referral spam es un tipo de tráfico web que simula una presencia que nunca se produjo

El responsable de esto, o referrer spam, suele buscar dos objetivos. El primero es construir una estrategia de link building, es decir, de distribución de enlaces que apunten a un sitio, pero de manera ilegítima. Puesto que algunas páginas o servicios de analítica comparten en público los enlaces a las páginas de referencia a una web, los referrer spam aprovechan esta circunstancia para sembrar la Red de enlaces a un sitio, mejorando su posicionamiento SEO.

El segundo objetivo es provocar la visita de vuelta: si en nuestras analíticas encontramos una web desconocida que nos lleva tráfico, ¿no buscaremos de quién se trata? En el momento en que lo hagamos, le estaremos proporcionando tráfico gratuito. Y no olvidemos que puede tratarse de un sitio malicioso que aprovechará esa circunstancia para instalar algún tipo de troyano que comprometa nuestra seguridad.

¿Cómo reconocer un referrer spam?

Descubrir este tipo de fuentes en nuestra página es sencillo. Sólo necesitamos entrar en el panel de control de Google Analytics, acceder a la sección “Audiencia”, clicar en “Todo el tráfico” y luego en “Referencias”. Si encontramos fuentes como qualitimarketzone, success-seo o get-free-social-traffic, habremos dado con parte del problema. Una simple búsqueda en Google nos confirmará si estamos en lo cierto.

La plaga en los blogs del referral spam

Ejemplo de referral spam

Estas páginas, que suelen enmascarar una misma IP que a menudo nos lleva a Rusia, Ucrania, Holanda, China o Estados Unidos. La mayoría tiene una característica en común: al ser falsas, el tiempo en página es de cero segundos, y la tasa de rebote, del cien por cien.

Si no atajamos el problema, veremos dispararse las sesiones en nuestra web al tiempo que lo hace la tasa de rebote

Si no atajamos este problema, la consecuencia principal será que, al cabo de un tiempo, veremos dispararse las sesiones en nuestra web al mismo tiempo que lo hace nuestra tasa de rebote. ¿Más visitas y peor calidad de las mismas? Exacto.

Llegados a este punto, podemos tomar varias medidas:

  • Crear filtros en Analytics que depuren este tráfico falso para que no contamine nuestros resultados. A corto plazo, las sesiones caerán, pero estaremos seguros de que los resultados serán mucho más ajustados a la realidad.
  • Editar el fichero .htaccess para controlar el acceso a la página principal de nuestra web de estas direcciones. Así, ni siquiera llegarán a dejar el más mínimo rastro y no se beneficiarán del mismo. Existen numerosas páginas donde encontraremos tutoriales para aprender a hacerlo. Tanto en este caso como en el anterior, te tocará revisar con regularidad las referencias para añadir las que aparecen cada semana. No te asustes: son decenas todos los meses.
  • Instalar un plugin que bloquee el referral spam. WordPress cuenta con algunos que trabajan con un listado actualizable de referencias, como Block Referral Spam o SpamReferrerBlock.

Adelante: ha llegado el momento de hacer limpieza.

The following two tabs change content below.
Carlos Molina

Carlos Molina

Director general at Best Relations
Periodista de formación y espíritu entregado a las estrategias de comunicación desde hace años. Para no aburrirme, doy clases en universidades y escuelas de negocio. He co-organizado los eventos RRPP & Tweets y #CarnavalRRPP. Colecciono figuras de Saint Seiya.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*