shazam

Y entonces llegó Shazam

Casi siempre que uno va por la calle o se desplaza en transporte público, se encuentra con gente pegada a sus móviles, riéndose en conversaciones que mantiene en Whatsapp, haciendo fotos y compartiéndolas en Instagram, leyendo publicaciones en Twitter o comentando fotos y actualizaciones de sus amigos en Facebook. Pero hay un fenómeno que sucede cada vez con mayor frecuencia. Si alguna vez veis a una persona que levanta su móvil y lo dirige hacia algún aparato o lugar del que salga o se emita una melodía, que sepáis que lo más seguro es que esté usando Shazam.

Shazam es una aplicación que se encarga de recoger lo que se conoce como una huella digital acústica. Su tecnología es capaz de captar una parte de una canción, compararla con su amplia base de datos e identificarla para devolverte todos los detalles del autor, álbum y título de la composición. El proceso en la actualidad es totalmente automático, pero en sus inicios aquellos que querían usar Shazam debían de marcar el número 2580. La aplicación, después, se encargaba de extraer el audio durante 10 segundos y mostraba, mediante un mensaje SMS, el título de la canción, el artista y el álbum.

En la actualidad, Shazam es una app gratuita para usuarios de todo tipo de smartphones y tablets que sientan curiosidad por conocer más sobre el mundo de la música. Acaba de conseguir sobrepasar la barrera de los 250 millones de usuarios a nivel global (6 millones se encuentran en nuestro país) y sus creadores ya están pensando en nuevos mercados para dejar atrás a sus perseguidores: SoundHound y Google Ears.

Las aplicaciones como Shazam empiezan a trascender más allá del móvil y comienzan a ser un instrumento de experiencias transmedia. Poco a poco, la televisión se está convirtiendo en algo social. Plataformas como Twitter permiten que los usuarios comenten lo que se emite en directo mediante el uso de los hashtags como si de un foro inmenso se tratase, influyendo incluso en que un programa llegue a ser líder de audiencia o, por el contrario, conseguir su cancelación. Cada vez más, este uso social hace que se originen nuevos métodos de interacción con los usuarios que posibilitan la integración de los dispositivos móviles con el uso doméstico de la televisión. Es lo que ya se conoce como el uso de la segunda pantalla.

Según un estudio que realizó la agencia de publicidad Digital Clarity, el 80% de los menores de 25 años del Reino Unido utiliza la segunda pantalla para comunicarse con otros usuarios, comentar los contenidos que se emiten o compartir sus opiniones en las distintas redes sociales. Los creadores de Shazam lo vieron claro: para ellos, la televisión es el siguiente paso.

En la actualidad, Shazam ya cuenta con servicios para televisión, ofreciendo información sobre programas de televisión de unos 160 canales. La aplicación puede reconocer más de 20 millones de canciones, pero con su integración con el mundo de la televisión, ya proporciona otro tipo de información de valor añadido: datos sobre actores, presentadores, horarios, fotos del reparto e incluso cotilleos  de los programas de cada parrilla televisiva.

Para conseguir una mejor integración, Shazam tiene previsto mejorar sus funcionalidades sociales para iPhone, iPad y dispositivos Android. Cuando un usuario se descargue la aplicación en su dispositivo, se le ofrecerá la posibilidad de compartirla tanto en Twitter como en Facebook, para que sus amigos y seguidores puedan ver lo que está “taggeando” o marcando al “shazamear”.

Pero como era de esperar, todo esfuerzo tiene que tener un beneficio. Los desarrolladores de Shazam ya están comenzando a trabajar con grandes marcas para integrarse en sus spots. Mientras uno ve anuncios publicitarios de Renault, Reebok, Unilever, Microsoft, Pepsi o Red Bull, en la pantalla de su televisión, puede encontrarse con el logotipo de Shazam seguido de “Haz Shazam”, en ese momento, si un usuario captura el audio del televisor, en su dispositivo aparecerá contenido adicional, como poder ver el spot desde otra perspectiva, como ya ha hecho Red Bull, o descargar la canción. Hasta la fecha, su mayor éxito ha sido la integración con el anuncio de Pepsi que se emitió durante la Super Bowl 2012, consiguiendo que fuese usado por 50.000 personas en el transcurso del anuncio.

Se acerca la segunda explosión de Shazam dentro del mundo de las apps, pero esta vez va más encaminada a acercar el mundo del entretenimiento y del ocio al usuario, acompañándolo con la interacción de los spots publicitarios. Esto la colocará como una de las grandes plataformas sociales del panorama actual.

Y tú, ¿shazamearás?

Francisco Hernández
@FranHa85

The following two tabs change content below.

Un pensamiento en “Y entonces llegó Shazam

  1. Pingback: El blog de la consultora de comunicación Best Relations.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *