5 plataformas donde compartir tus fotos en internet

5 plataformas donde compartir tus fotos en internet

13 / nov / 2012 | 4 Comentarios

Muchos de nosotros conocemos y usamos Instagram. Compartimos nuestras fotos a través de esta red social, que permite capturar instantes con la cámara de tu smartphone usando diferentes filtros para animar la fotografía. Por si fuera poco, los usuarios ya pueden contar con un perfil web, aunque la carga de imágenes tiene que seguir haciéndose desde la aplicación móvil. Sin embargo, desde Best Relations queremos mostraros otras formas de compartir vuestras mejores imágenes y formar parte, de una manera diferente, de la  gran comunidad de apasionados de la fotografía en internet.

1. PicYourLife.- Es una red social española de reciente creación. PicYourLifeEsta plataforma te permite publicar tus fotos en un álbum virtual para compartirlas en internet y tener acceso a ellas al estilo Dropbox. Además, se pueden crear grupos y elegir quién puede visualizar tus imágenes. Un plus que incorpora es la posibilidad de solicitar el revelado de tus fotos y recibirlas en casa. Por otro lado, al tratarse también de una plataforma de almacenamiento de imágenes, posibilita acceder a ellas a través de tu smartphone, ya sea Android o iOS, contando con 1 Gb de almacenamiento. Si te das prisa y te registras antes de que finalice el año, obtendrás un revelado gratuito de 75 de tus fotografías. Sí, porque PicYourLife respeta la autoría de dichas imágenes, al contrario que Facebook.

2. Flickr.- Muy popular en la Red, esta comunidad es una de las más veteranas en el mundo digital. FlickrLleva funcionando desde 2004, pero no solemos sacarle todo el partido que ofrece. Al igual que otras plataformas similares, permite crear galerías fotográficas accesibles a todo el mundo. Las fotos se pueden etiquetar, por lo que si se hace una buena galería y marcas en las imágenes la autoría de tus fotos, puede convertirse en una gran plataforma para dar a conocer tu obra fotográfica. Además, se puede participar en una gran variedad de grupos de diferentes temáticas, donde los usuarios pueden añadir sus fotos, así como intercambiar opiniones y comentarios en foros dentro de la propia red.

3. Pinterest.- A estas alturas, ya sabréis lo que es “pinear”, pero es que Pinterest, además de darte esta opción para marcar y conservar las imágenes que te gustan organizadasPinterest en tableros temáticos, permite crear pines de tus propias fotos mediante la opción “subir un pin”. De esta forma, puedes generar álbumes virtuales a modo de portfolio con tus obras fotográficas. Por si fuera poco, ahora tienes la opción de crear hasta tres tableros secretos, e incluso invitar a otras personas a publicar en dichos espacios. No olvides seguir a otros usuarios que, a su vez, podrán servirte de inspiración. Con Pinterest compartirás tus mejores imágenes y podrán ser vistas y difundidas por tus seguidores.

4. 500px.- Esta red social lleva en funcionamiento desde 2009, pero ha sido en este último año cuando más popularidad ha alcanzado.500px 500px nos da la posibilidad de compartir nuestras fotos y crear portfolios con un tono más profesional que Flickr. Eso sí, a diferencia de esta última, limita el número de fotos que puedes subir por semana, aunque encontraremos imágenes de mayor calidad fotográfica. En 500px se pueden etiquetar las fotos, comentarlas y marcarlas como favoritas. También podemos crear historias partiendo de las imágenes que hemos subido, accediendo así a una forma diferente de bloguear. Un plus de esta red es la posibilidad de vender las fotos a través de su Market, ya sean a alta resolución o incluso impresas.

5. Lomography.- Se trata de una comunidad que cada vez cuenta con más participación. LomographyEn ella se pueden compartir nuestras fotografías, pero han de tener una característica común: deben ser analógicas. Todas las fotos tienen que haberse capturado en carrete con una cámara lomográfica y sin haber sido manipuladas digitalmente con programas informáticos. En Lomography puedes crear álbumes y murales, e intercambiar mensajes, tanto públicos como privados, con otros “lomógrafos”. Además, la comunidad lomográfica ofrece una gran actividad a sus usuarios con concursos y talleres por todo el mundo.

Ahora ya sólo de ti depende elegir en qué comunidad fotográfica quieres estar, o por qué no, ¿qué tal probar en todas?

Bárbara Sanjuán

@Mrs_Bbb

leer antes de compartir

Leer antes de compartir

27 / ago / 2012 | 41 Comentarios

“En internet, nadie sabe que eres un perro”, dice una famosa cita de la Red que procede de una viñeta de la revista The New Yorker. Hace seis años, cuando se publicó la ilustración, el tema de moda era la identidad de aquellas personas con las que establecías contacto en chats y redes sociales. En la actualidad, hemos evolucionado y madurado en nuestro uso de las plataformas online, y la cuestión es bien distinta. Podríamos resumirla con otra frase: “en internet, nadie sabe si sabes o si parece que sabes“.

A lo largo de los últimos meses, han sido varios los experimentos que se han hecho para demostrar que, en general, no leemos lo que compartimos en el entorno online. Los resultados obtenidos hacen pensar que un elevado porcentaje de usuarios se limita a republicar aquello que podría parecer interesante a terceros. Eduardo Prádanos lo comprobó en marzo pasado con un tweet a un artículo suyo en Genbeta Social Media: el hipervínculo estaba roto, pero aún así, recibió más de 30 retweets, algunos de ellos valorados y matizados.

Txema Valenzuela, director de Comunicación en Redes Sociales de BBVA, quiso probar lo que la situación descubierta por Prádanos parecía indicar, es decir, que nos guiamos por los titulares, pero que no vamos más allá de los mismos. Así que publicó un tweet con el siguiente texto: “El 60% de las empresas no ve un retorno directo a su inversión en social media” con enlace a su blog “Afinar es de Cobardes”. Allí, el lector que se atreviera a clicar se tropezaría con el estribillo de “La Zarzamora”, que poco tenía que ver con lo que prometía el mensaje anterior. El tweet, a través de otros retweets, tuvo un alcance de 23.000 potenciales impactos a través de 71 personas que difundieron el titular, pero de ellas sólo 11 llegaron a leer el post.

Parte de la explicación la dio hace poco David Martínez Pradales, experto en comunicación corporativa y gerente de Comunicación Externa de Orange. En su artículo “Gurús de la nada”, hablaba de un perfil cada vez más frecuente en las redes: el de aquellos que gustan del conocimiento compartido para, “entre tuit y retuit, consolidar la marca personal aséptica”. Podríamos añadir que la presión por actualizar perfiles y la necesidad que muchos sienten de hacerlo de forma coherente a la imagen profesional que quieren dar lleva a que, a veces, caigamos en la tentación de compartir lo que no lleva a ningún lado, o aún más grave, lo que ni siquiera coincide con nuestro punto de vista.

Los usuarios de las redes sociales hemos madurado, pero necesitamos seguir cubriendo etapas. No éramos iguales hace tres o cuatro años a como somos ahora, y en cada ocasión mostramos necesidades diferentes. Ahora hemos superado la fase de compartir conocimiento para llegar a la de demandar criterio. ¿Cómo podríamos conseguirlo? Vamos a imaginar el futuro cercano con una propuesta que a buen seguro nadie implementará, pero que ayudaría a acabar con los problemas anteriores. Yo lo llamo “sharetcha”.

Imagina que lees en Facebook, en LinkedIn, en Google+ o en Twitter un enlace que llama tu atención y lo quieres compartir. Pulsas el botón correspondiente para esa acción, pero en vez de saltar la tradicional ventana de edición, aparece una especie de “captcha” que, en lugar de pedirte que escribas un texto para filtrar bots de humanos, te plantea una pregunta tipo test sobre el texto que deberías haber leído antes de compartirlo. Sólo si eliges la opción acertada, podrás seguir adelante con tu objetivo. Al autor lo obligaría a escribir la pregunta cada vez que publique un texto y active el plugin, y al lector lo motivaría a serlo, es decir, a leer.

Sea como sea, nos hace falta más sentido común y menos obsesión por conservar un supuesto estatus o imagen pública. Vamos a olvidarnos un poco de mantener el Klout alto publicando y compartiendo sin descanso, y tengamos presente lo que verdaderamente significa el conocimiento: “entendimiento, inteligencia, razón natural”.

Carlos Molina

@molinaguerrero

Instagram ya no mola; bienvenido, Social Video Sharing

16 / may / 2012 | Escribir un comentario

La socialización de la imagen está a punto de abrir una nueva etapa digital. Es verdad que Pinterest, con su sencilla estructura visual y su propuesta técnica similar a Tumblr, ha logrado llevarse de calle a millones de usuarios en todo el mundo, concentrando más tráfico que redes veteranas y consolidadas. Es verdad que Instagram, con su apertura al mundo Android (más de 50 millones de usuarios nuevos a razón de 5 millones por semana), se ha convertido en la red social móvil favorita de los fotógrafos amateurs. Pero ambas están a punto de dejar paso a otra nueva tendencia. Tomad nota del concepto: Social Video Sharing.

Social Video Sharing es la suma perfecta de móvil, vídeo y microblogging. Es compartir con tus amigos contenido multimedia autoeditado desde tu teléfono y llevarlo más allá de la plataforma con la que lo capturas. Es integrar en todos tus perfiles sociales tus propias reproducciones. Es marcar como favorito contenido ajeno y disfrutarlo con el resto de tus contactos en la Red. Es, en definitiva, pasar de la imagen estática a la imagen en movimiento como contenido rey.

El líder-que no pionero- es Socialcam, una aplicación para el móvil que funciona como red social de vídeo y cuya aplicación para Facebook se ha convertido, en tan solo un mes, en la de mayor crecimiento en número de usuarios en todo el mundo. Cerca de 42 millones de perfiles han descargado la app para que sus contenidos en Socialcam se vean en su muro de Facebook gracias al nuevo sistema de integración Open Graph.

Socialcam viene a ser al vídeo lo que Twitter a los microposts o Blaving o al audio. Su app, disponible para los principales sistemas operativos móviles, facilita grabar contenido y compartirlo inmediatamente con otros amigos dentro de la plataforma o fuera de ella. Los usuarios, además, pueden marcar como favoritos vídeos de Youtube y distribuirlos a su vez desde sus perfiles, incluso desde un PC.

Sin embargo, Socialcam no está sola. De hecho, tiene cierta competencia. Su más fiero rival es Viddy, una app para dispositivos móviles que le sigue los pasos muy de cerca en su integración con Facebook. De hecho, su aplicación para esta red está entre las cinco más descargadas con un crecimiento de más de 2 millones de usuarios en Facebook en la última semana. A diferencia de Socialcam, los vídeos tienen una limitación de 15 segundos, pero eso no ha impedido que muchos personajes famosos, como el propio Mark Zuckerberg se fijaran en ella. Un vídeo de su perrito no solo se ha convertido en uno de los más populares distribuidos en Viddy, sino que también ha hecho sospechar que Facebook podría estar planeando una nueva adquisición, como sucedió recientemente con Instagram.

Todas estas aplicaciones, incluida la más novedosa Klip, presentan importantes similitudes con plataformas que ya conocemos. Por ejemplo, disponen de ingeniosos filtros “instagrameros” para dar un aire original o más profesional a las grabaciones. También asimilan la sencillez de Tumblr al dar la posibilidad de marcar favoritos, comentar o republicar los vídeos distribuidos por otros usuarios. En el caso de Klip, su interfaz para PC recuerda, curiosamente, a Pinterest. Y no parece que sea algo casual.

Pero lo que está disparando su difusión, al menos en el caso de Socialcam y Viddy, es su uso de Open Graph para integrarse con Facebook, llevando así los contenidos a un público potencial mucho más amplio y generando interés entre nuevos usuarios. Viddy, de hecho, es una de las aplicaciones de mayor éxito en iTunes.

La gratuidad y sociabilidad de las anteriores aplicaciones ha hecho, sin embargo, que olvidemos quién comenzó a abrir camino: Qik. Mediante esta app, era -y es- posible realizar retransmisiones en streaming desde un teléfono móvil, mantener vídeo conferencias y también grabar y compartir el contenido, incluyendo otros blogs. No es de extrañar que Skype se hiciera con Qik tiempo atrás. El problema es que su versión gratuita limita la carga de vídeos a un máximo de 25, pero la opción de realizar retransmisiones en directo es un aliciente que sus rivales no son capaces de ofrecer.

Recordad: si la fiebre de Pinterest e Instagram ya os había vuelto locos, esperad a lo que puede provocar el Social Video Sharing… para lo bueno y para lo malo.

Carlos Molina

@molinaguerrero

Rockmelt: un nuevo paso hacia la navegación social

30 / mar / 2011 | 2 Comentarios

Tweetdeck, Hootsuite, complementos de Firefox/Chrome… ¡Qué falta nos hace tener un lugar donde aglutinar el contenido o las funcionalidades! Una de las iniciativas recientes es RockMelt, un navegador web como cualquier otro, pero que incluye distintas opciones para compartir contenido en las plataformas de social media, especialmente Facebook y Twitter. Está respaldado por Marc Andreessen, el fundador de Netscape, y si hasta hace poco era exclusivo a través de invitación ahora ya está disponible para descargar desde su web oficial.

Rockmelt funciona como un programa independiente, es decir, reemplazaría a tu actual Chrome, Firefox o Explorer. Su principal particularidad es que desde el propio programa puedes gestionar tu cuenta de Twitter, de Facebook, incorporar apps, suscribirte a RSS, y por supuesto, navegar. Es decir, una herramienta centralizadora para la actividad social que va mucho más allá y es más completa que la mayoría de add-ons para algunos navegadores.

Una vez completada la instalación y la conexión con tu cuenta Facebook, la estructura de RockMelt es similar a la del navegador Chrome pero con los laterales plagados de opciones sociales. A la izquierda, con 85.000 millones de dólares de peso, los perfiles contactos de Facebook. A la derecha, con algunos millones menos, el timeline de Twitter, apps (por ejemplo, Youtube) y la suscripción a feeds. Todas estas opciones, así como el buscador, están integradas a modo de pop-up, por lo que no es necesario ni cambiar de pestaña ni minimizar el programa.

Sin embargo, ¿puede ser RockMelt una herramienta útil desde el punto de vista profesional? ¿Puede ayudar a la labor de gestión de comunidades online o está más enfocado al uso personal? Pruébalo y si quieres… ¡deja tu opinión!

Javier López

@javilv