Los usuarios como responsables de recursos humanos

Los consumidores como gestores digitales de los recursos humanos

Las redes sociales pueden darte tu próximo empleo. También pueden quitártelo. No me refiero sólo a que puedas encontrar una oferta de trabajo en LinkedIn o a que esa foto de borrachera en Facebook perjudique tu reputación. Quiero decir que será el público, asumiendo cierta gestión de los recursos humanos, el que juzgue si eres válido o no para ocupar una determinada posición dentro de una compañía. Pregúntale a Zozulya, el futbolista del Betis traspasado al Rayo Vallecano al que parte de la grada local no quiere ver, o a Xavi Martínez, de la marca de gafas Hawkers, criticado duramente por el uso que hace de las plazas de aparcamiento para minusválidos.

A los usuarios no les basta con que el producto o servicio sea bueno; no les basta con que los valores de la empresa sean claros y coincidan con los suyos. Necesitan que el equipo de la organización esté a la altura de esos valores. Sigue leyendo

Como las marcas presumen de sus influencers

Consumidores, marcas e influencers: ¿quién presume de quién?

La relación de los consumidores con las marcas es un fenómeno cada vez más temprano. Los seres humanos somos conscientes de su existencia desde pequeños. Las asociamos no sólo a valores, sino también a consecuencias (calidad del producto, por ejemplo) y, sobre todo, a posición social. De hecho, lucir una determinada marca puede ser sinónimo de prestigio. Pero algo ha cambiado con los medios sociales. Hace un par de décadas, asumíamos el sobrecoste de un producto asociado a la marca porque ésta nos proporcionaba por sí misma una imagen que deseábamos. Estábamos dispuestos a pagar más por mostrarla. Hoy, vamos camino de la situación opuesta: que las empresas tras las marcas paguen por mostrar a los consumidores. ¿O no es esto lo que se pretende con las estrategias con influencers?

Sigue leyendo

Growth hacking

Growth hacking: aprende a crecer como una startup

Los que trabajamos en el sector estamos hartos de ver que, tras la crisis económica, los presupuestos que las empresas destinan a su acciones de marketing, comunicación y publicidad decrecen más y más. Si tienes la suerte de trabajar en una gran empresa, tu presupuesto aún será lo suficientemente holgado como para hacer alguna de las (a veces carísimas) acciones tradicionales de promoción que nos han enseñado en las escuelas. Sin embargo, y cada vez más, el mundo empresarial se está llenando de pequeñas compañías con pequeños presupuestos pero con una gran dosis de creatividad, enfocada a optimizar al máximo sus escasos recursos. Muchas de estas organizaciones son las conocidas startups.

Es en estas pequeñas empresas donde surge el perfil del growth hacker, es decir, la persona encargada del crecimiento de la comunidad de usuarios. Pero, ¿cuántos más mejor? No. No vale todo el mundo sino la gente adecuada. Hay que buscar a esos usuarios idóneos que merece la pena encontrar y fidelizar. Sigue leyendo