Como hemos simplificado nuestra comunicacion digital mediante gifs y emojis

Cómo hemos simplificado la comunicación digital mediante GIFs y emojis

Ya lo decía el refranero popular, ¡una imagen vale más que mil palabras! Y cuánta razón. A quién no le han dicho cinto de miles de veces, que un tweet con imagen duplica el engagement. Hace mucho que los GIFS y emojis vinieron para quedarse y hacernos la comunicación digital mucho más sencilla. Y es que en la época del aquí y el ahora, donde prima la cultura de la inmediatez de la Generación Hit, la economía del lenguaje es  nuestro día a día.

Sigue leyendo

emojis-ikea

Furor emoji

Aunque no lo parezca, los ideogramas llevan a nuestro lado desde el siglo XIX, ni más ni menos. Desde entonces, nos han servido para darle un toque más cercano a nuestros mensajes, llegar donde las palabras no bastan, resumir canciones y películas… Incluso son capaces de contar historias por sí mismos. Su ascenso en forma de emojis es imparable. Sus últimas conquistas: WordPress, que ahora los soporta hasta en las URLs, y los hashtags de Instagram.Se han emancipado como forma de expresión, tienen personalidad propia y están viviendo su época de mayor esplendor. Y las marcas no quieren perderse esta oportunidad. Incluso las malvadas tropas imperiales de Star Wars empiezan a tener sus propios iconos en Twitter. Sigue leyendo

Emojis y sentiment

¿Ayudan los emoji a mejorar la medición de las emociones en social media?

Uno de los retos actuales de la medición en el ámbito del social media es la medición de las emociones. ¿Cómo se pueden cuantificar los sentimientos que provoca una determinada campaña, acción o publicación de nuestra marca en el público?

Eso mismo se preguntaban hace poco desde Puro Marketing, destacando el problema de extrapolar datos de las redes sociales si no se cuenta con una muestra representativa de individuos. El asunto, en cualquier caso, es muy complejo porque, por su naturaleza, los sentimientos no son algo medible, o que se ajusten a una escala estándar y universalmente aceptada por todos.

Ahora bien, ¿podríamos acercarnos a una medición más certera de lo que experimenta cierta persona ante alguna de nuestras acciones?

Sigue leyendo