Social Dislocation: cuando las redes sociales acaban con espacio y tiempo

Social Dislocation: cuando las redes sociales acaban con espacio y tiempo

El origen de internet transformó el concepto de espacio: ya no importaba dónde estuvieras para poder acceder a un contenido, hacer una transacción económica o realizar un trámite. Ahora es algo muy asumido, pero intentad imaginad cómo sería gestionar cualquier cosa sin la red de redes: el día a día de un banco, de una empresa de mensajería, hasta de un hospital… ¡No sé cómo se las apañaban hace 20 años!

Pero la cosa no se quedaba sólo en el espacio. Hasta hace poco, podíamos intuir que los medios sociales estaban eliminando el concepto tiempo, destronando la cronología natural de los hechos en favor del contenido per se. De esta forma, ya no importa cuándo suceden las cosas, sino cuándo las consumimos. Un ejemplo claro son los memes, que ya nacieron atemporales; aquí, lo importante no es en qué momento se originan, sino en qué momento te sumas a la cadena. De esta forma, historias viejas se hacen actuales y los que no se vieron expuestos a esos contenidos en su momento (meses o años atrás) los comparten ahora con igual entusiasmo. ¿Quién no ha recibido en los últimos meses el famoso vídeo de los “bebés gemelos parlanchines”, que data de 2011, de un destinatario fascinado por la conversación de los pequeños? Sigue leyendo