construccion-marcas

¿Marcas con valores o valores en busca de marcas?

En Best Relations, somos muy fans del profesor Joan Costa. Una de las cosas que suele recordar es que, si bien la propiedad intelectual de las marcas pertenece a las empresas, la propiedad emocional pertenece a los consumidores. Esto es lo que explica que, cuando establecemos un vínculo profundo con una marca, la consideremos parte de nosotros y de nuestros valores. ¿Estamos equivocados? ¿Tenemos derecho a exigir a un tercero que asuma como propia nuestra posición por el hecho de ser cliente? ¿Qué pasa cuando descubrimos que eso no es así? ¿Debería la marca modificar sus valores o defender los suyos, si los tiene? La reciente crisis reputacional sufrida en medios sociales por la firma de alimentación vegetal Sojasun nos permite reflexionar sobre ello.

Sigue leyendo

rebajas

Llegan las rebajas a las redes sociales

Con el periodo de rebajas a la vuelta de la esquina, ha llegado el momento de pensar en la estrategia que deberemos seguir en redes sociales para impulsar desde ellas el consumo. Para diferenciarte de la competencia, el precio no lo es todo. Es importante promocionar e informar continuamente de las ofertas y descuentos que lanza la marca, y más aún hacerlo de manera personalizada a tus clientes y seguidores más fieles. Para ello, los medios digitales nos ofrecen numerosas oportunidades y ventajas. Sigue leyendo

emojis-ikea

Furor emoji

Aunque no lo parezca, los ideogramas llevan a nuestro lado desde el siglo XIX, ni más ni menos. Desde entonces, nos han servido para darle un toque más cercano a nuestros mensajes, llegar donde las palabras no bastan, resumir canciones y películas… Incluso son capaces de contar historias por sí mismos. Su ascenso en forma de emojis es imparable. Sus últimas conquistas: WordPress, que ahora los soporta hasta en las URLs, y los hashtags de Instagram.Se han emancipado como forma de expresión, tienen personalidad propia y están viviendo su época de mayor esplendor. Y las marcas no quieren perderse esta oportunidad. Incluso las malvadas tropas imperiales de Star Wars empiezan a tener sus propios iconos en Twitter. Sigue leyendo

Los millennials: cosas de las RRPP que sí han cambiado en 20 años

Los millennials: cosas de las RRPP que sí han cambiado en 20 años

Previously on… mi post anterior, hablaba de que pocas cosas habían cambiado en las relaciones públicas (RRPP) en los últimos 20 años y, la verdad, es que exageraba bastante. Sinceramente, trabajamos en una profesión nueva, con miles de conceptos nuevos, nuestro target ya no es target y ahora hablamos de personas con hábitos de consumo radicalmente distintos a los de hace pocos años.

Pero bien es verdad que hay cosas que no han cambiado y no deberían cambiar, como es conocer a nuestro interlocutor (ya sea un periodista, un influencer o nuestro público final) y, por ello, es interesante repasar algunos conceptos sobre un público muy codiciado y amplio como son los denominados millennials.

millenials Sigue leyendo

De la pizza interactiva a Zara: tecnología al servicio de las marcas

De la pizza interactiva a Zara: tecnología al servicio de las marcas

El otro día estaba yo tan feliz pasando una bonita tarde de sábado cuando me da por entrar en Zara para gastar un poco de ese dinero que con tanto sudor y esfuerzo me gano. Pues bien, estaba encaprichada de unos bonitos zapatos y tras dar cien vueltas a la tienda no los encontré. Saqué mi amado iPhone y me acerqué a una dependienta que tenía un Ipod Touch colgado al cuello y le enseñé una foto de mis queridos zapatos. La chica le hizo una foto… et voilà inmediatamente me dijo que no los había pero que en el Zara tres calles más abajo sí. ¡Me quedé con la boca abierta! Sigue leyendo

¿Por qué las marcas españolas con más seguidores no son las mejores?

¿Por qué las marcas españolas con más seguidores no son las mejores?

Una catalana, una madrileña y un gallega. Parece un chiste, pero no es así. Ésta es la procedencia de tres de las marcas ‘Made in Spain’ más seguidas a nivel mundial en Facebook y Twitter. Según el Twitterscopio de apple tree communication, el F.C. Barcelona, el Real Madrid, Zara, Mango y Bershka son las 5 marcas españolas con más comunidad en las redes sociales al cierre del año 2013. Todas ellas estarían entre las 15 marcas más seguidas del mundo, compitiendo y superando, en ocasiones, a otras como Coca-Cola, Apple, Google o Microsoft.

Por otra parte, si miramos el informe de Interbrand sobre las Mejores Marcas Españolas de 2013, nos encontraremos con un top 5 bastante diferente, dominado por una empresa de telecomunicaciones (Movistar), una de moda (Zara, la única coincidencia con el estudio anterior) y varias entidades bancarias (Santander, BBVA y La Caixa). Esto nos demostraría o bien que no siempre las empresas con más seguidores son las más valoradas, o bien que no siempre las marcas con mayor valor económico se sustentan sobre el apoyo de los consumidores. Sigue leyendo

El youtuber ha muerto; bienvenidos, protubers

El youtuber ha muerto; larga vida a los protubers

Con el cierre del año, llega el momento de hacer balance, sacar las hojas de resultados para ver si se cumplieron los objetivos y descubrir datos curiosos. Las principales redes sociales, como Facebook o Spotify, ya han empezado a mostrarnos el análisis de 2013 a través de nuestro comportamiento, y se pueden sacar conclusiones más que interesantes. En el caso de YouTube, podemos afirmar que la etapa del youtuber como lo conocíamos ha terminado. Es el momento de los protubers.

Sigue leyendo

relacion-blogueros

La relación con blogueros: asignatura pendiente de la comunicación

Mucho se ha escrito ya sobre la relación de las marcas con los y las blogueros/as. Incluso en este  mismo blog ya hemos reflexionado en alguna ocasión sobre el tema pero, sinceramente, parece que no aprendemos, a tenor de los muchos posts que he leído estos días sobre lo mal que lo seguimos haciendo. Como apunte, que conste que el uso del plural mayestático en este primer párrafo es simple cortesía.

Creo que nunca hemos pecado de errores tan garrafales como los descritos en estas publicaciones a las que me refiero, y por muchos motivos. El primero de ellos es que casi todos los que trabajamos en Best Relations somos blogueros y también hemos “sufrido” lo nuestro con algunas propuestas de agencias de comunicación y marcas no muy bien orientadas.

Los propios blogueros se han animado a hacer listados de consejos para que estas relaciones sean fructíferas y, en su mayoría, se basan en 3 puntos:

¡Conóceme! y, por favor, no empieces con frases como “Nos gusta mucho tu blog y hemos pensado que pruebes una taladradora eléctrica… “.

Hola, ¿hay alguien ahí? Soy una persona que habla con personas, tengo nombre, apellidos, no me llamo “webmaster” ni “querido/a amigo/a”. En mi caso, escribo sobre maternidad y no hago bricolaje.

Un periodista, ¿dónde? Por favor, no me mandes notas de prensa. ¿Me ves cara de periodista? Sin ánimo de faltar a los periodistas, ojo J. No, no me interesa tu nuevo modelo de taladradora.

No dispongas de mi blog, ¡éste es mi reino! Y ¡NO ME GUSTÁN LAS TALADRADORAS!

Como bloguera, me atrevo añadir alguna cosa más que, a mí personalmente, me pone los pelos de punta:

– Por añadir “je, je, je… “ al final de cada párrafo no me vas a convencer. No voy  a publicar lo que me pides, ni aunque me lo pidas como favor “personal”.

– Si me has mandado cinco emails y no te contesto, no es un problema del servidor.  ¿Será que no me van las taladradoras?

Cuando leo algunos emails que recibo de agencias de comunicación reputadas o incluso de grandes marcas, me cuesta creer que se tenga tan poco sentido común. Da la sensación de que la relación con blogueros es el último eslabón en la estrategia de comunicación y que se hace a la ligera, sin valorar el daño que puede hacerse a una marca si un día alguien más enfadado de la cuenta hace público los mensajes que se llegan a recibir.

Leyendo entradas como ésta de Enrique Dans, siento que flaco favor se nos hace a las agencias de comunicación con este tipo de prácticas. No quiero ponerme tremendista, pero a veces me da vergüenza que se haga tan mal el trabajo.

Y desde luego, no será porque no hay información en la Red sobre el tema, porque se han escrito ya ríos de tinta sobre la cuestión desde tiempos inmemoriales, allá por 2007, cuando Eva Sanagustín escribió Blogmarketing: Manual de buenas prácticas. ¿Va a ser desidia? ¿Falta de profesionalidad? En los tiempos que corren, no creo que nos lo podamos permitir.

Begoña González

@Begoglez

premium y lujo

5 diferencias entre marcas Premium y marcas de lujo: No es cuestión de precio

En tiempos de crisis, la búsqueda de nuevos posicionamientos en la mente de los consumidores trae de cabeza a casi todas las empresas. Esto, y la reducción de costes fijos y variables, claro está. Se dice que las únicas marcas que aún son capaces de presentar datos en positivo son las marcas de lujo, y se afirma categóricamente que la crisis sólo les está rozando. Dinero llama a dinero, pero ¿por qué ocurre así en este sector? ¿Qué diferencia a una marca de lujo?

5 diferencias sutiles entre una marca Premium y una marca de lujo

  1. Una marca Premium se posiciona dentro de un sector, mirando a la competencia. La marca de lujo crea su propio universo, a su medida y a su gusto, y es capaz de inspirar a las personas que les siguen.
  2. El público: una marca Premium tiene clientes; podríamos ser cualquiera de nosotros en un momento dado. La marca de lujo tiene consumidores fieles; más que una cuestión de precio es una cuestión de estatus, que va más allá del producto en sí.
  3. El objetivo de una marca Premium es vender, y cuanto más, mejor. La marca de lujo busca ventas selectas; crecer en número de ventas supondría sacrificar el deseo de los consumidores por poseer los productos. En este caso, sin exclusividad, el elevado precio de los productos hace que entre en el juego el coste de oportunidad: las variables económicas acaban con el sueño.
  4. El lujo significa excelencia en el acabado, utilización de las mejores materias primas y atemporalidad: son todos los ingredientes de algo icónico. Son marcas que no tienen que escuchar al consumidor si no quieren, porque su público las escucha de todas maneras. Las marcas Premium tienen que escuchar y dialogar con sus clientes, son flexibles y evolucionan con su tiempo: tienen que crear productos de alta calidad, pero funcionales y contemporáneos.
  5. Las marcas de lujo hacen soñar con otros mundos; las marcas Premium tienen los productos necesarios para crear un futuro mejor.

Ana López
@anafwwm

exlusividad

La exclusividad en los tiempos del 2.0

Se ha dicho que el entorno creado por las plataformas sociales ha supuesto una democratización del espacio online. Relaciones horizontales, bidireccionalidad, diálogo entre marcas y clientes o el famoso Efecto Groundswell son conceptos con los que nos hemos ido familiarizando estos últimos años. Pero en este punto en el que toda empresa quiere tener su página en Facebook, hay marcas de élite que no las tienen todas consigo y tienen parte de razón:

¿Y si mis clientes no están en Facebook? ¿Y si la exclusividad es mi ventaja competitiva? ¿Y si no quiero dialogar con todos los usuarios? ¿Y si mis clientes actuales no quieren dialogar conmigo en redes sociales masivas?

Tomemos como ejemplo una marca de lujo como Hermès: su público objetivo es de nivel adquisitivo alto y no excesivamente joven. Es una marca que vende prendas elegantes, con buen acabado y con cifras bajas de producción: en una palabra, vende exclusividad. En consecuencia, no hay logos visibles de redes sociales en la página web de Hermès. ¿Qué imagen daría eso a los clientes actuales? Otra opción es la de Chanel, que combina plataformas populares como Facebook y Twitter con comunidades más elitistas, cubriendo así un espectro más amplio de público y extendiendo el conocimiento sobre la marca. Aún así, los links a los perfiles sociales están escondidos tras un scroll.

Sin embargo, este tipo de estrategias basadas en cubrir absolutamente todas las plataformas porque “algo caerá” suenan a matar mosquitos a cañonazos. Existen comunidades más pequeñas que pueden ser una opción mucho más rentable en términos de imagen y de impacto sobre el target de una marca de lujo. Estos son algunos ejemplos:

  • A small world: acceso sólo a través de invitación.
  • Eleqt: acceso a través de invitación o abonando 5.000 dólares.
  • Angels’ Circle: también funciona por invitación.

Otra forma de segmentar  y vender exclusividad y elegancia es la vía escogida por Grey Poupon, una marca gourmet de mostaza. Grey Poupon ha decidido seleccionar a sus fans, en lugar de que sus fans les escojan a ellos: mediante una aplicación en su página en Facebook, los usuarios tienen que enviar una solicitud para pertenecer a la comunidad y la marca investiga si tienen el buen gusto necesario para entrar.

En cuanto a impacto en redes sociales (como en la vida), más vale ser cabeza de ratón que cola de león. Sobre si hay crisis, el ratón tiene poder adquisitivo y es de natural elitista.

Ana López

@anafwwm