Lecciones de The Singularity para medir en social media

Cómo medir mal en social media con el ejemplo de Singularity

18 / oct / 2013 | Escribir un comentario

Medir es un arma de doble filo. Tenemos ahora más instrumentos que nunca para determinar el éxito o el fracaso, lo acertado o lo inadecuado de las estrategias de comunicación que llevamos a cabo en medios sociales, pero cuantos más datos tenemos, más difícil es estar seguro de cuáles son los que necesitamos para que el gráfico resultante sea el que mejor refleje lo que de verdad está sucediendo. Va a ser muy difícil que seamos exactos, pero por lo menos, podemos acercarnos.

Pensaba en esto tras conocer un poco más de cerca de la Ley de Rendimientos Acelerados y la propuesta conceptual de la “singularidad tecnológica” o  “The Singularity”, elaborada por Ray Kurzweil. Dejadme que lo explique brevemente. La Ley de Rendimientos Acelerados viene a decir que cada vez que se alcanza un paso decisivo en la historia del desarrollo humano (mindsteps), se reduce el tiempo para alcanzar el siguiente. De esto ya habló Richard Dawkins en su momento. Kurzweil va más allá y toma como referencia los grandes momentos de la humanidad señalados por diferentes científicos para establecer una relación logarítmica que explicaría cuándo se producen dichos mindsteps (básicamente, se suceden siguiendo un patrón logarítmico), lo que daría lugar a un gráfico como el siguiente:

Gráfico de "the technology singularity" o "The Singularity"

Gráfico de la singularidad tecnológica o “The Singularity” – Fuente: Bi-Tech

Aquí vemos que de la aparición de la vida en la Tierra a la llegada del ordenador se podría trazar una línea diagonal casi perfecta que representa, en realidad, la aceleración brutal del desarrollo, hasta el punto de que estamos cada vez más cerca de que ese cambio sea constante y reduzca las líneas entre los humanos y las máquinas. Sería el momento “Singularity”. El truco, donde yo lo veo, está en tomar los momentos que más nos convienen para que esa línea sea así de bonita. Equiparar la aparición de las células o el surgimiento del homo erectus con la Revolución Industrial y el ordenador personal es ridículo, no sólo porque las fechas no son precisas, ni pueden serlo, sino porque no son magnitudes iguales. Mi teoría es que nos parece que el cambio se acelera porque: 1) si tenemos memoria, lo que sucedió antes siempre acelerará el futuro porque no precisaremos repetir pasos previos, y 2) carecemos de la perspectiva del tiempo; probablemente, lo que hoy nos parecen cambios trascendentales, como las tablets, serán pequeños momentos dentro de un hito mayor (por ejemplo, la informática).

Volviendo al tema del inicio, el ejemplo anterior me lleva a concluir que, si somos “cucos”, con los datos nos pueden quedar teorías, gráficos y conclusiones súper chulas, pero poco reales. Por eso, cuando vayamos a medir en social media, tengamos en cuenta lo siguiente:

1. Mide dimensiones iguales o muy similares: no me vayas a comparar followers en Twitter con followers en Facebook. Que no, que no son lo mismo.

2. Mide periodos de tiempo idénticos y descarta los que afectan a circunstancias diferentes: ese pico en el mes de diciembre no representa un incremento del 1.000% con respecto al mes anterior; es que la Navidad se compara con otra Navidad, y no con noviembre. Y lo sabes.

3. No descartes los datos más singulares: mola jugar a la campana de Gauss y descartar los extremos, pero a veces esos extremos explican comportamientos que te van a dar pistas buenas.

3. No trates de analizar las piezas: completa el puzzle con las diferentes redes sociales y mira a ver quién sale en la foto.

4. Revisa bien lo que haces: de hecho, éste es el punto 5 y el anterior el cuatro, ¿verdad?

Carlos Molina

@molinaguerrero

smmstandards

Consensuar criterios de medición en social media

19 / abr / 2013 | Escribir un comentario

La Digital Analytics Association, junto a la coalición SMMstardards, ha abierto un debate para redefinir algunos vocablos de la medición del social media. Además, a través del hashtag #SMMStandards podemos aportar y contrastar de forma co-creativa y co-participativa nuestra propia visión.

A continuación, detallo algunos de los términos en discusión y que necesitan opiniones de los profesionales españoles.

  • Artículo (Item en inglés). Como un artículo de contenido se entendería un post, micro-post, u otros impactos que por primera vez aparecen en cualquier medio digital. Esta definición reemplazaría la de los recortes (clips/clippings/cuttings), posts, tweets. Un artículo (ítem) es una única noticia o pieza que puede contener varias menciones, comentarios, likes y, por consiguiente, estos últimos nunca pueden ser considerados como un artículo.
  • Mención (Mention en inglés). Una mención es una palabra o contenido que hace referencia a una marca, organización, campaña o entidad. En social media, las búsquedas de las menciones habitualmente incluyen las conjunciones (y/o; and/or).
  • Alcance (Reach en inglés). Representa el número total de personas únicas que han tenido la oportunidad de ver/leer un artículo o una parte del mismo reproducida en cualquier otra plataforma online. El alcance se mide a través de las herramientas de monitoring o tablas gráficas comparativas. Hasta la fecha, cada herramienta, plataforma o solución establece una metodología propia para calcular el alcance.
  • Impacto (Impressions en inglés).  El impacto es el número de veces que un artículo ha sido mostrado. Entendemos por mostrado cuando aparece en todo tipo de canales, buscadores y dispositivos por los que se puede visualizar. También se incluye aquí el número de artículos que podrían haber sido vistos por los usuarios y por lo que deben incluirse las repeticiones del artículo.

¿Listos para añadir alguna opinión más a #SMMStandards?

Ignasi Vendrell

@ignasivendrellv

madrid social media

Madrid, capital mundial de las relaciones públicas y el social media en 2013-2014

30 / nov / 2012 | Escribir un comentario

Estamos de enhorabuena: en 2013 y 2014, Madrid será la capital mundial de las relaciones públicas y el social media por dos buenos motivos.

Por un lado, la Global Alliance of Public Relations ha concedido a la ciudad de Madrid y a la Asociación Dircom la organización del World Public Relations Forum 2014. Además, dará la coincidencia de que en 2014 tendrá lugar el 50 aniversario de la profesión de relaciones públicas en España. Quizás entonces habrá llegado, por fin, el momento de homenajear a los que fueron los padres españoles de la profesión, aprovechando que la mayoría de ellos todavía están vivos. Entre ellos tenemos muy presentes a Joaquín Maestre, al Dr. Antoni Noguero, a José L. Sanchís, a Teresa Dorn o a Carlos Paniagua.

Todos los que somos relaciones públicas estamos francamente contentos por esta decisión y deseamos tender la mano a Dircom para que el evento mundial lleve un sello tanto de Public Relations como de aquellos que crearon su base de conocimiento. Quizás en el mismo no deberíamos olvidarnos del abuelo de las relaciones públicas de la era moderna, como es Edward L Bernays, o de los padres estadounidenses de las relaciones públicas de la era contemporánea, como James Grunig, Dennis Wilcox y Otto Lerbinger, sin olvidar a la que quizás sea la madre de la medición de las relaciones públicas online, Katie D Paine.

Por otra parte, en junio de 2013 Madrid acogerá otro gran evento mundial: el AMEC Summit 2013, o dicho de otra forma, el principal encuentro internacional sobre medición de las relaciones públicas online. En sus 5 años de vida, la AMEC (International Association for the Measurement and Evaluation of Communication) ha congregado en estos eventos a los conceptualizadores, programadores y desarrolladores de herramientas de medición online de las relaciones públicas.

Después de cada encuentro, y a partir de la Declaración de Barcelona en el año 2009, la AMEC ha presentado, consensuado y difundido los estándares cualitativos y cuantitativos para medir la profesión.  Sería de gran ayuda tener con nosotros a pensadores como el profesor Tom Watson para que nos diera un repaso de la historia de la medición de las relaciones públicas o ponentes como el Dr. David Rockland.

Aprovecho para dar las gracias a la asociación Dircom por contribuir al asentamiento de la profesión de relaciones públicas en España.  ¡¡¡Contad con nosotros para colaborar!!!

Ignasi Vendrell

M. Sc. In Public Relations (Boston University)

@ignasivendrellv

medir lo intangible

Si mido mi relación con Dios… ¡puedo medir cualquier intangible!

09 / oct / 2012 | Escribir un comentario

¿Te imaginas cuantificar cuántas velas se ofrecen diariamente a Dios y el tiempo de consumo de esa cera? ¿O cómo la tipología de oraciones (padrenuestros, credos o letanías) pueden contribuir a conseguir una curación? ¿O la de veces que se llevan flores cuando un familiar querido deja su cuerpo, o hasta incluso valorar las donaciones caritativas (dinerarias, de tiempo o en especie) a una causa religiosa…?  Medir cualitativa y cuantitativamente la relación con Dios implica que cualquier relación intangible también es medible. Las herramientas de social media lo han acelerado.

Analizando los perfiles de Dios en los social media encontramos:

  • En Facebook, Dios es bueno y Dios cuentan ambos con aproximadamente  8,4 millones de seguidores y más de 1.085 “me gusta”. Algunos de estos perfiles tienen posts con más de 65.000 “me gusta” o casi 20.000 comentarios. Curiosamente, hay un perfil que se llama “Dios no es religión y sí es relación” que está sobre los 1,2 milones de usuarios… ¿A qué empresa o producto no le gustaría tener estos datos?
  • Los vídeos también tienen su parte medible. Solo hay que ver el efecto del conjunto pop-rock liderado por el cantante y compositor brasileño Marcos Brunet en  “Al que está sentado en el trono”  o “Atrae mi corazón“.  Sin olvidar a Juanes, Mercedes SosaThalia, que cuentan con canciones que mencionan a Dios y tienen entre 5 y 8 millones de suscriptores en YouTube.
  • Las imágenes con su estética más celestial y las infografías con un aspecto mucho más moderno, también indexan en Google y suman impactos de SEO y SEM.
  • Algunas apps como Mensajes de Dios Diario cuentan con 290.000 seguidores de frases bíblicas o enseñanzas de Buda.
  • Twitter parece que está menos concurrido con Dios y sus 218.000 followers y 8.000 tweets, o con Faith in God con 222.000 seguidores y 7.000tweets.

Si una relación tan intangible como la relación individual o colectiva con Dios es medible online… ¿todavía hay alguna empresa que crea que  la relación de sus usuarios con los productos/servicios de su marca no son medibles? Todas esas personas que mantienen online una relación con Dios y son seguidoras de sus perfiles creen con convicción en algo intangible. ¿Cuánto tiempo van a tardar las marcas en conseguir que sus usuarios se conviertan en believers? ¿Se acabarán vinculando en una relación de profundo sentimiento de amor bidireccional y simétrico con su “estimada” marca?

Cuando las empresas y  las religiones aprendan a perder el control de sus usuarios y feligreses en la relación con sus productos o con Dios, según sea el caso, y a aceptar la gestión co-participativa y colaborativa de esas relaciones, conseguirán que esos usuarios les quieran. A partir de ahí, serán believers incondicionales vinculados por amor a su causa.

¿Todavía eres de los que crees que las relaciones no se pueden medir?

Ignasi Vendrell

@ignasivendrellv

icaro

Ícaro Moyano: “En medios sociales, no me atrevo a tomar decisiones si no sé cómo voy a medir”

02 / abr / 2012 | 1 Comentario

Periodista de formación y profesión, Ícaro Moyano conoce todas las facetas de la comunicación. Se inició en el mundo de la radio (Cadena Ser), fue pionero en el terreno de los blogs como uno de los editores de La Tejedora, dirigió la comunicación de Tuenti durante más de tres años para luego asumir esa responsabilidad en BuyVIP, y ha vuelto recientemente al punto de partida como director de Redes Sociales en PRISA Noticias. Hace poco, estuvo en Best Relations para hablar con nosotros de periodismo, social media y relaciones públicas.

Medios digitales

Desde su actual puesto, cuenta con una vista privilegiada sobre la evolución de los medios digitales. “Hemos pasado dos fases de monoteísmo”, nos explica refiriéndose a que se ha transitado por el “todo abierto” y el “todo cerrado” en diferentes momentos. “Ya no hay maximalismos”, señala: “somos politeístas”. En PRISA han llegado a la conclusión de que es posible distribuir  contenidos y productos de pago sin que sea en perjuicio de los contenidos gratuitos.

Uno de los problemas actuales, sin embargo, es la inversión publicitaria. Aunque aumente en el mundo digital, Ícaro recuerda que el hecho de que haya cada vez más soportes supone que los medios sólo tengan acceso a un porcentaje muy pequeño. “No hay un trasvase de inversión”, concluye.

¿Por dónde pasa el futuro de los medios? En buena medida, por el “rich media”. Aquí, “los medios de comunicación vamos muy por detrás; hay que cambiar los KPIs. Por ejemplo, no hay que medir usuarios, sino minutos de exposición“, explica. También es importante el papel de las redes sociales, que es donde ahora se produce el debate en torno a los contenidos de los medios. Por eso, la clave es que “cuando alguien mastica contenido en redes, sepa que está masticando contenido nuestro”.

La renovación del periodismo

Ícaro Moyano con parte del equipo de Best Relations

Este contexto de cambio, sin embargo, llega en un mal momento para la profesión periodística. “La carne de periodista nunca ha estado más barata”, afirma. Por eso, nos cuenta, el profesional tiene que adaptarse a las nuevas herramientas y plataformas para diferenciarse, de forma que “cuando llegue el señor de la pistola no te mate a ti, sino al que se limita  a rellenar papeles”.

Pero no hay que pensar que los veteranos no lo están consiguiendo. “Tenemos que quitarnos de la cabeza que son dinosaurios”, dice, y pone como ejemplo al periodista deportivo Tomás Roncero: el 29 de febrero creó su perfil en Twitter y, sin decir palabra, ya tenía más de 20.000 seguidores (actualmente se encuentra en torno 100.000).

No sólo son importantes los contenidos, sino la medición. “En medios sociales, no me atrevo a tomar decisiones si no sé cómo voy a medir”, nos cuenta. Por eso hay que incorporar a los medios analistas y expertos en SEO.

Innovar en comunicación

De su experiencia como profesional de la comunicación y las relaciones públicas, Ícaro recuerda las diferencias entre el trabajo en Tuenti y BuyVIP/Amazon, donde asegura que también aprendió mucho. “Tienes un protocolo de actuación que te dice qué está bien y qué está mal”, señala.

En Tuenti, sin embargo, partió de cero. “Zaryn Dentzel tiene muy claro que no trabaja para las marcas, sino para los usuarios“, explica. Bajo esa premisa, Ícaro enfocó las relaciones públicas de la empresa de forma diferente a como lo hacen otras empresas. “Zaryn me dejó hacer lo que quise: sin una sola nota de prensa“. Eso sí, se dio especial importancia a la presencia en eventos y conferencias, así como a la prensa regional.

El futuro

En cuanto al futuro, Ícaro no ve a las empresas como competidoras de los medios en la generación de información, “salvo en influencia. Generar una respetabilidad como emisor de información es algo muy largo”.

“Le tengo mucha fe a las aplicaciones móviles en HTML5, más que a las aplicaciones nativas”, y añade: “y aplicaciones freemium o directamente de pago“. Y avisa sobre el crecimiento de la venta por plataformas digitales, como Kiosko y Más.

Antes de marcharse, nos explica una curiosidad: por qué comenzó a tuitear tras meses y meses sin hacerlo desde su perfil. La culpa fue de una apuesta. “No tenía intención de tuitear. Aposté que si llegaba a tener 500 seguidores sin decir una palabra, me comprometería a participar… y perdí.” En cuanto a su blog, La Tejedora, lo define como “la consagración de un fracaso, porque lo dejamos cuando habíamos triunfado”.

Nos deja un consejo para blogueros: “WordPress posiciona increíblemente bien, porque si me buscas en Google lo primero que sale es mi página de perfil, y eso que no lo actualizamos”. ¿Algún usuario de Blogger en la sala?

Carlos Molina

@molinaguerrero

las-fases-del-engagement

Las 6 fases del engagement

28 / mar / 2012 | 1 Comentario

¡Medir el compromiso (engagement) en Social Media es posible! Pero para ello debemos analizar antes los niveles en los que se halla una relación y utilizar diferentes métricas en función de la intensidad de ese compromiso. Recorramos pues los estadios y su medición.

  • Fase 0: Compromiso Inexistente. No existe ningún tipo de compromiso cuando los visitantes de webs o blogs, lectores de tweets o los que visionan vídeos no ejercen ningún tipo de reacción ante ellos. Por lo tanto, el nivel de compromiso es cero. Aunque esas personas son consideradas en relaciones públicas como un no público (o público no existente), en verdad están ahí y en cualquier momento son susceptibles de  pasar de latentes a conscientes.
  • Fase 1: Compromiso Ligero. Cuando una persona visualiza un mensaje o recibe un impacto y a continuación decide pulsar “me gusta” o marcar un “favorito” entonces es cuando empieza a configurarse una relación y consecuentemente entramos en un primer nivel de compromiso. Como referencia tenemos, a  Jim Grunig, el cual define que esa relación es ya una “relación de intercambio”, en la que una parte ofrece beneficios a la otra parte solamente como consecuencia de que la primera ha ofrecido ventajas en el pasado o por qué lo hará en el futuro. En este tipo de relación todavía no existe una “lealtad”, pero sí se deja constancia de que se inicia una relación.
  • Fase 2: Compromiso Informal. Un compromiso verdadero aunque incipiente aparece en la segunda fase cuando el usuario pasa a la acción, como por ejemplo,  a través de una suscripción a un blog, siguiendo a alguien en Twitter, descargando un video o sugiriendo una página en Facebook. A lo largo del tiempo, un alto porcentaje de estos usuarios, denominados “informales”, se convierten en observadores pasivos (usuarios aburridos) y consecuentemente la relación queda estancada. Por lo tanto la medición del compromiso debe basarse en una relación que vaya creciendo, por lo que se deberá examinar el ratio entre los  visitantes nuevos y los repetidores  (los que regresan entre 3-5 veces al mes). En esta fase, muchas de las relaciones desaparecen y no van a un nivel superior. Pero no importa, ya que lo esencial es que cada vez se comprometan más y más. Los datos y métricas que ofrecen las analíticas de las plataformas de Twitter, Youtube y Facebook son perfectamente válidos para esta fase.
  • Fase 3: Compromiso Activo. Cuando el usuario retwittea, hace comentarios en los blogs, reenvía links de Youtube, o usa los hashtags (#) quiere decir que se halla en el tercer nivel de compromiso (activo). En esta fase la relación es más comunal, lo que quiere decir que ambas partes ofrecen beneficios a la otra incluso, no existiendo ninguna contraprestación dado que comparten opiniones y preocupaciones por los temas comunes. En este tipo de relación los usuarios son capaces de hacer recomendaciones a sus amigos, “perdonar los errores” de la otra parte o hasta incluso podrían llegar a pagar un suplemento adicional en la adquisición de un producto o donar a una causa no lucrativa. Los criterios a medir serían el número de comentarios, número de retwitts, mensajes en Twitter o hasta el número de visitantes que repiten.  Una minuciosa medición de la relación permitirá que sea verdaderamente comunal.
  • Fase 4: Compromiso Responsable. El nivel de compromiso 4 se alcanza cuando se confía suficientemente en esa relación  y además una de las partes le facilita a la otra sus datos idenficativos de forma online para rellenar un formulario de registro de una web o una plataforma de pago.  Eso significa que la satisfacción y confianza se han añadido a la relación. Según Grunig, se consigue llegar a la satisfacción cuando cada parte se siente favorable hacia la otra dado que ambas tienen expectativas positivas en esa relación.  Una relación satisfecha es aquella en la que las ventajas superan con creces los esfuerzos/costes.  La métrica utilizada es la medición de nuevos usuarios registrados y su crecimiento a lo largo del tiempo.
  • Fase 5: Compromiso Leal. El punto más álgido de un compromiso es aquel en el que se pasa a la acción de comprar o donar (tiempo o dinero). Para ello debemos analizar el concepto de lealtad para conocer con qué frecuencia lo hace, o si lo comunica/ incita a otras personas amigas a que sigan sus pasos. Obviamente se puede medir a través de plataformas online de monitorización tipo Social Mention o Google News, pero los datos recogidos de la analítica web no llegan a proporcionar todas las respuestas. En esta fase, lo que realmente importa es el motivo por el que se incrementa su compromiso, y qué probabilidad tiene de actuar/interceder favorablemente en nuestra causa.

¡Apartir de ahora ya estamos totalmente comprometidos (engaged)!

Ignasi Vendrell

@ignasivendrellv

el-ego

Cómo comparar egos: 7 herramientas para medir nuestra influencia online

23 / dic / 2011 | 2 Comentarios

Influencia, notoriedad, visibilidad, reputación, “engagement”… Todas estas palabras parecen hermanas de la misma familia, y en cierto modo, algo tienen en común. Las usamos con frecuencia cuando queremos analizar el peso que cada uno de nosotros tiene en las redes sociales y la forma en que nuestra actividad causa efectos en la de los demás. Tenemos todos los datos del mundo para sacar nuestras propias conclusiones, pero evaluarlos y reducirlos a una conclusión definitiva, clara y aceptable para todo el mundo no es tan fácil. ¿Cómo demonios podemos medir la influencia? ¿Existe alguna herramienta que nos ayude a visualizar, en una cifra o en un gráfico, nuestro nivel de reputación digital?

Herramientas, haberlas las hay. Otra cosa es que sean las mejores o las más acertadas. A cada día que pasa, alguien desarrolla una nueva aplicación o servicio que evalúa nuestra actividad en internet para determinar, sobre una escala, en qué posición nos situamos y qué puesto ocupan los demás. Es la medición del ego, la vanidad frente al resto de miembros de la comunidad, pero también algo más. Cuando desarrollamos estrategias de comunicación en medios sociales, necesitamos conocer el valor de la comunidad con la que nos relacionamos, así como el alcance potencial que tienen nuestros mensajes y la capacidad de redifusión que nuestros contactos les pueden dar.

Nadie ha dado con la herramienta definitiva. Cada una utiliza sus propios criterios yalgoritmos basados en los parámetros que considera más importantes. Como estos cambian de forma permanente, sobre todo por la constante aparición de nuevos entornos en los que participamos e influimos (consciente o inconscientemente), su vigencia suele tener fecha de caducidad si no se actualizan.

Si queréis medir egos, estas son algunos mecanismos para hacerlo:

1. Klout.- Es el indicador más popular, pero también el más criticado. En Estados Unidos, hay quien ha organizado fiestas y encuentros limitados a personas con un nivel de Klout no inferior a una cifra determinada. Afirma medir la influencia de un usuario en redes sociales analizando, sobre una escala de 0 a 100, su actividad en Twitter (menciones y retweets), Gráfica del índice KloutFacebook (comentarios, publicaciones y número de “me gusta”), LinkedIn (comentarios y “likes”), Foursquare (pistas, acciones y logros alcanzados) y Google+ (comentarios, contenidos compartidos y veces que se obtiene un +1). Los responsables de Klout aseguran que su intención es incorporar nuevas plataformas, como Flickr, WordPress o Blogger, para afinar con el cálculo, y niegan que seguir a personas con un “klout” bajo afecte negativamente. Eso sí: prueba a no tuitear un fin de semana y comprobarás cómo baja tu número. Para incentivar su uso, la firma ofrece ciertas ventajas y premios (“perks”) a los usuarios más activos. ¿Será que la influencia es sólo cuestión de actividad? Por cierto: Hootsuite incorpora el índice Klout a los datos de los perfiles personales.

2. PeerIndex.- Si quieres comparar Klout con algo muy similar, ésta es tu alternativa. De hecho, su planteamiento es prácticamente el mismo, con la salvedad de que sólo mide lo que sucede en Twitter. Por un lado, puntúa a los internautas de 0 a 100 basándose en las relaciones que mantienen con su comunidad y en cómo reacciona ésta a su actividad. Gráfico de temas de interés en PeerIndexLas puntuaciones suelen ser más bajas que las que se obtienen con Klout. Los datos los desdoblan, a su vez, en otras tres valoraciones: autoridad (confianza de los demás en ti), audiencia (el tamaño de tu comunidad y a cuánta gente llegas) y actividad (lo mucho o poco que aportas dentro de los temas a los que se refieren tus publicaciones). Los temas son otro punto interesante de PeerIndex; sus creadores han indexado más de 8.000 y, tras analizar lo que publica el usuario, destacan sobre un gráfico de puntas los 8 en los que aquel parece más interesado y lo comparan, tema a tema, con el resto de perfiles destacados en dicho asunto. SocialBro ha incorporado el sistema a sus estadísticas.

3. TweetLevel / BlogLevel.- Ambas herramientas, desarrolladas por Edelman, afirman medir diversos aspectos del usuario de Twitter y del bloguero, respectivamente. Sobre una escala de 0 a 100 (y ya van tres) evalúan la influencia, la popularidad y el famoso “engagement”,Principales influyentes en TweetLevel que suele traducirse por el nivel de compromiso de tu comunidad hacia ti. A su favor está que comparten públicamente el algoritmo de cálculo. ¿Qué suman, multiplican y dividen? De todo, desde el número de followers hasta la cantidad de actualizaciones en un periodo determinado o el número de nombres a los que se apunta. Ahora bien, no todo es tan simple, porque se apoya en otras herramientas y motores de búsqueda, como Topsy, y la forma en que matemáticamente se relacionan unos y otros indicadores no deja de ser subjetiva.

4. PROSkore.- Como en el caso de Klout, PROSkore suma información de diferentes perfiles sociales del usuario para ofrecer su propio indicador, reflejado en una cifra de 0 a 100, Datos del índice PROSkoreque mostraría la calidad de las conexiones profesionales del usuario. Para conocer la puntuación en el índice, debes crear una cuenta propia y configurarla, añadiendo diferentes redes sociales, como LinkedIn, Twitter, Google+ e incluso Klout. También tienes que especificar los asuntos que crees que identifican tu competencia profesional, así como aquellos que te interesan de tus contactos. Se recomienda que añadas una foto de perfil y una descripción. El objetivo, según la compañía, es que el índice actúe como un elemento  de recomendación en sí mismo que garantice, de alguna forma, tu competencia ante personas que pudieran estar interesadas en tu valía profesional.

5. Traackr.- Esta herramienta difiere de las anteriores en varios aspectos. El primero es que es de pago, y su coste arranca en los 499 $ mensuales si sólo tienes una campaña activa con el servicio. Ficha en TraackrEl segundo es que su intención no es tanto puntuar al usuario, sino detectar a personas influyentes por asuntos de interés. Para ello, genera las llamadas A-Lists, que muestran a las personas más relevantes en un determinado campo de seguimiento. La valoración de una persona se hace tomando como base su actividad en diferentes redes sociales, sin importar cuántos perfiles tenga en cada una (incluyendo la cada vez menos relevante Quora), así como en blogs o herramientas sociales, distinguiendo sus fuentes de información. La evaluación se divide en tres campos: alcance, resonancia y relevancia, que también se puntuan sobre una escala de 0 a 100. Por último, incluye los Influencer Monitors, para hacer un seguimiento de la actividad de la propia marca en internet y su nivel de empatía con la comunidad. Si no fuera así, sería difícil justificar su precio, ¿verdad?

6. Kred.- “Influencia medible” es la frase con la que sus creadores, PeopleBrowsr, promocionan esta utilidad. Índice KredSólo es necesario registrarse con Twitter y dar al servicio permiso de acceso a nuestra cuenta para conocer nuestro nivel de influencia, que esta vez se mueve entre el 0 y el 1.000. En este caso, el sistema es sencillo y transparente: un retweet de alguien con menos de 10.000 followers nos proporciona 10 puntos; si procede de alguien con entre 10.000 y 100.000, se consiguen 25; si supera los 100.000 seguidores, ganamos 50. Y si te empieza a seguir alguien, se logra un punto adicional. Simple, pero también demasiado básico, sobre todo porque está muy enfocado al mercado estadounidense, donde semejantes cifras de seguidos y seguidores son más frecuentes que en España.

7. TweetGrader.- Como parte de las herramientas sociales de Grader, ésta nos permite conocer la posición que ocupamos en su particular ranking de tuiteros. Resultados de TweetGraderBasta introducir nuestro nombre de usuario de la red del pajarito para obtener algunos datos que nos deberían orientar sobre el peso que tenemos en esta comunidad. El primero es nuestra posición en el ranking global, lo que seguramente nos decepcionará (muchos son los llamados, pero pocos los elegidos). El segundo es el número Grade, que también se calcula sobre una escala de 0 a 100, pero que es bastante más generoso que los predecesores que hemos visto porque toma en consideración los tuits que publicamos y el volumen de nuestra red de contactos. A ello añade una nube de etiquetas y algunos sencillos consejos para mejorar nuestra posición, algo que también encontramos en TweetLevel y BlogLevel.

Como vemos, hay para todos los gustos. Unas aplicaciones nos satisfarán más que otras en función o bien de lo afinado y pertinente de sus criterios de medición o bien de los resultados que ofrezcan. Lo recomendable no es guiarse por aquellas que nos digan lo guapos que somos, como en el cuento de Blancanieves, pero ¿a quién no le gusta que le doren un poco la píldora?

Carlos Molina

@molinaguerrero

medicion-de-medios-sociales

Cómo medir las relaciones en medios sociales: 100 criterios fundamentales

29 / nov / 2011 | Escribir un comentario

La amplia disponibilidad de datos es una de las ventajas de los medios sociales frente a los entornos offline. Sin embargo, el problema surge a la hora de establecer los KPIs adecuados para evaluar la estrategia de comunicación y las relaciones en el mundo digital. ¿Qué aspectos debemos tener en cuenta? ¿Tenemos que centrarnos en parámetros cuantitativos o debemos incluir otros de aspecto cualitativo?

Para ayudar a centrar el objetivo, os traemos un documento práctico con una lista de los 100 criterios fundamentales para medir las relaciones en medios sociales. La fuente original es David Berkowitz, Senior Director de Emerging Media & Innovation de la agencia 360i y autor del blog Marketers Studio, una fantástica referencia en el campo del marketing online. La traducción y adaptación corre a cargo del presidente de Best Relations, Ignasi Vendrell.

Cómo medir las relaciones convergiendo outputs, outtakes y outcomes

07 / sep / 2011 | 1 Comentario

Construir, gestionar y medir las relaciones es fundamental para el éxito de las organizaciones. Para ello hay que pasar por una combinación multidisciplinar en la que se entremezclan comunicación, métodos de investigación, estadística, analítica web, psicología social y management. Cuanto más se midan las relaciones mejor se gestionará el desarrollo del negocio. Ahí, los departamentos de comunicación y relaciones públicas son los que vehiculan el proceso para establecer y estrechar las relaciones con los públicos.

Mantener unas malas relaciones sale extremadamente caro. No obstante, contar con unas relaciones saludables vale la pena ya que reduce procesos legales, incrementa los ingresos, y aumenta la confianza de clientes. Teniendo en cuenta que la reputación de una compañía es la suma de todas sus relaciones con la comunidad, la gestión de esas relaciones de forma eficaz es la clave del éxito y para ello tienen que ser medidas.

Por otro lado, medir la reputación puede convertirse en una pérdida de tiempo y de presupuesto si nos quedamos en una visión simplista de la misma. Evidentemente, es bastante fácil contar cuantas veces una organización ha sido mencionada como socialmente responsable o como el mejor lugar para trabajar, pero esos mensajes no penetran en los públicos/personas y consecuentemente los problemas de reputación continuarán.Esta forma de medición de la reputación es una forma simplista de tratar las relaciones corporativas, según la 2010 AMEC Barcelona Declaration.

Con la llegada de los medios sociales, la comunicación y relaciones públicas han desarrollado todavía más la medición de las tipologías de resultados, quedando clasificadas en outputs, outtakes y outcomes.

  • Outputs son los resultados físicos o soportes donde los públicos pueden ver los mensajes que emite una organización (como por ejemplo una web, un folleto o las apariciones en medios, fan page). Por ese motivo debemos asegurarnos que el medio elegido realmente alcanza al público/personas deseadas.
  • Outtakes son las percepciones/opiniones que las personas obtienen como resultado de haber sido impactadas por los outputs y que habitualmente se miden a través de cuestionarios. La prioridad es verificar si el público/persona ha recibido ese mensaje emitido sobre un output.
  • Outcomes son la cuantificación de las conductas que las personas adoptan tras quedar impactadas por outputs (como por ejemplo recomendar un producto o realizar una compra). Verificar si los públicos/personas han pasado a la acción como resultado de los mensajes emitidos es la función principal. Para ello habrá que integrar datos/resultados de diferentes departamentos como ventas, recursos humanos, atención a cliente, o financiero convergerlos de tal manera que ofrezcan conclusiones, según datos de la Public Relations Society of America-PRSA.

Por poner un par de ejemplos: 1) en una situación de crisis, los outputs serían la información negativa o positiva aparecida/publicada, los outtakes el porcentaje de la comunidad que cree la versión de los hechos emitida por la empresa, y los outcomes el impacto posterior sobre las ventas; 2) en la realización de un evento, los outputs serían el número de veces que la marca ha sido mencionada, los outtakes el porcentaje de participantes que recuerdan los mensajes emitidos, y los outcomes el porcentaje de público/personas que han visitado el showroom o comprado en una tienda/web un producto de la compañía.

Parafraseando el tweet de @AMECLeggetter: Yo veo el futuro de la medición cualificada de hoy.

redes sociales

*Infografía de @e-interactive sobre Social Media Analytics.

Ignasi Vendrell

@IgnasiVendrellv