La utilidad real de la analitica web

La tortuga que cuestionó la utilidad de la analítica web

Días atrás, el diario El País celebró en Madrid el evento sobre transformación digital Retina. Entre las sesiones y mesas redondas celebradas tuvo lugar una bajo el nombre “Comunicación y Contenidos. El medio es el mensaje: contenidos en un mundo conectado” que me interesó de manera especial. Al tratarse el tema de la analítica webla medición de los contenidos digitales, la conversación giró hacia la necesidad de que estuvieran supeditados al estudio de cómo se consumían. Es decir, que para redactar y publicar una noticia en un medio digital, tengamos en cuenta cómo se comportan los lectores con respecto a otras anteriores. Y aunque esto parece bastante obvio y lo hacemos todos, me vino a la cabeza el cuento de Aquiles y la tortuga para cuestionarme si a veces no se hacen las cosas al revés en el mundo del periodismo digital.

Sigue leyendo

Medicion y monitorizacion de la atencion y engagement del publico a tu contenido digital

Cómo saber si tu contenido digital interesa menos que los bordes de las pizzas

Seré directo: voy a hablar de medición y monitorización del contenido.

¿Seguís ahí? Bien. En este blog hemos vivido apasionantes momentos relacionados con estos temas. Así, por ejemplo, podríamos recordar los que nos dejó “La medición del sentiment, Episodio VII: el despertar de la Fuerza”, donde un joven experto (que quede claro: yo soy tipo de incógnito) nos hablaba de la importancia y complicaciones a la hora de medir algo tan retorcidamente subjetivo como el sentiment.  Hoy es otro gran día, vamos a darte otra de las claves de la medición y monitorización de contenidos: ¿cómo cuantificamos la atención de los usuarios hacia nuestro contenido? ¿Que por qué hacemos esto? Porque somos generosos y porque, como dijo el sabio: “Somos sentimientos y tenemos seres humanos”.

Sigue leyendo

estrategia-contenidos

6 pasos para el éxito de tu estrategia de contenidos en redes sociales

A día de hoy, todas las empresas, grandes, medianas y pequeñas, quieren tener presencia digital y, por supuesto, piensan en hacerlo a través de perfiles en redes sociales para generar engagement con su comunidad. La cuestión es que no todas saben cómo lanzarse al mundo del social media y, más aún, no todas saben definir haciendo qué y por qué. Así que nos hemos propuesto definir los que serían los pasos clave para desarrollar una estrategia de contenidos exitosa en medios sociales.

Sigue leyendo

Emojis y sentiment

¿Ayudan los emoji a mejorar la medición de las emociones en social media?

Uno de los retos actuales de la medición en el ámbito del social media es la medición de las emociones. ¿Cómo se pueden cuantificar los sentimientos que provoca una determinada campaña, acción o publicación de nuestra marca en el público?

Eso mismo se preguntaban hace poco desde Puro Marketing, destacando el problema de extrapolar datos de las redes sociales si no se cuenta con una muestra representativa de individuos. El asunto, en cualquier caso, es muy complejo porque, por su naturaleza, los sentimientos no son algo medible, o que se ajusten a una escala estándar y universalmente aceptada por todos.

Ahora bien, ¿podríamos acercarnos a una medición más certera de lo que experimenta cierta persona ante alguna de nuestras acciones?

Sigue leyendo

Lecciones de The Singularity para medir en social media

Cómo medir mal en social media con el ejemplo de Singularity

Medir es un arma de doble filo. Tenemos ahora más instrumentos que nunca para determinar el éxito o el fracaso, lo acertado o lo inadecuado de las estrategias de comunicación que llevamos a cabo en medios sociales, pero cuantos más datos tenemos, más difícil es estar seguro de cuáles son los que necesitamos para que el gráfico resultante sea el que mejor refleje lo que de verdad está sucediendo. Va a ser muy difícil que seamos exactos, pero por lo menos, podemos acercarnos.

Pensaba en esto tras conocer un poco más de cerca de la Ley de Rendimientos Acelerados y la propuesta conceptual de la “singularidad tecnológica” o  “The Singularity”, elaborada por Ray Kurzweil. Dejadme que lo explique brevemente. La Ley de Rendimientos Acelerados viene a decir que cada vez que se alcanza un paso decisivo en la historia del desarrollo humano (mindsteps), se reduce el tiempo para alcanzar el siguiente. De esto ya habló Richard Dawkins en su momento. Kurzweil va más allá y toma como referencia los grandes momentos de la humanidad señalados por diferentes científicos para establecer una relación logarítmica que explicaría cuándo se producen dichos mindsteps (básicamente, se suceden siguiendo un patrón logarítmico), lo que daría lugar a un gráfico como el siguiente:

Gráfico de "the technology singularity" o "The Singularity"

Gráfico de la singularidad tecnológica o “The Singularity” – Fuente: Bi-Tech

Aquí vemos que de la aparición de la vida en la Tierra a la llegada del ordenador se podría trazar una línea diagonal casi perfecta que representa, en realidad, la aceleración brutal del desarrollo, hasta el punto de que estamos cada vez más cerca de que ese cambio sea constante y reduzca las líneas entre los humanos y las máquinas. Sería el momento “Singularity”. El truco, donde yo lo veo, está en tomar los momentos que más nos convienen para que esa línea sea así de bonita. Equiparar la aparición de las células o el surgimiento del homo erectus con la Revolución Industrial y el ordenador personal es ridículo, no sólo porque las fechas no son precisas, ni pueden serlo, sino porque no son magnitudes iguales. Mi teoría es que nos parece que el cambio se acelera porque: 1) si tenemos memoria, lo que sucedió antes siempre acelerará el futuro porque no precisaremos repetir pasos previos, y 2) carecemos de la perspectiva del tiempo; probablemente, lo que hoy nos parecen cambios trascendentales, como las tablets, serán pequeños momentos dentro de un hito mayor (por ejemplo, la informática).

Volviendo al tema del inicio, el ejemplo anterior me lleva a concluir que, si somos “cucos”, con los datos nos pueden quedar teorías, gráficos y conclusiones súper chulas, pero poco reales. Por eso, cuando vayamos a medir en social media, tengamos en cuenta lo siguiente:

1. Mide dimensiones iguales o muy similares: no me vayas a comparar followers en Twitter con followers en Facebook. Que no, que no son lo mismo.

2. Mide periodos de tiempo idénticos y descarta los que afectan a circunstancias diferentes: ese pico en el mes de diciembre no representa un incremento del 1.000% con respecto al mes anterior; es que la Navidad se compara con otra Navidad, y no con noviembre. Y lo sabes.

3. No descartes los datos más singulares: mola jugar a la campana de Gauss y descartar los extremos, pero a veces esos extremos explican comportamientos que te van a dar pistas buenas.

3. No trates de analizar las piezas: completa el puzzle con las diferentes redes sociales y mira a ver quién sale en la foto.

4. Revisa bien lo que haces: de hecho, éste es el punto 5 y el anterior el cuatro, ¿verdad?

Carlos Molina

@molinaguerrero