social-woman

¿Las redes sociales hablan en femenino?

11 / abr / 2014 | Escribir un comentario

Las plataformas sociales son un medio imprescindible para la comunicación de las personas, para las que se han convertido en una herramienta fundamental para relacionarse e informarse. No sólo lo digo yo: el informe “Jóvenes y Educación” de Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Juventud y la fundación FAD destaca que aquellos jóvenes que no se relacionan con otras personas en redes sociales son percibidos como “raros” o “independientes”. Es decir, que el nivel de participación en estas plataformas es un factor de exclusión o inclusión social. Pero dejando a un lado el aspecto relacional, ¿alguna vez te habías planteado qué sexo tiene más presencia en las redes sociales? ¿Crees que las mujeres son más activas en ellas, que más bien hay preponderancia masculina o contemplas un empate? ¿Te planteas, incluso, que cada plataforma pueda tener un público mayoritario diferente? Sigue leyendo

Cloak: una aplicación que pone lo antisocial de moda

Cloak: una aplicación que pone lo antisocial de moda

21 / mar / 2014 | Escribir un comentario

Si te pido que describas brevemente distintas aplicaciones como WhatsApp, Facebook, Instagram o Foursquare, es muy posible que utilices para ello palabras como redes sociales, conectividad, localización… Todas estas aplicaciones buscan conectar a las personas. No importa que estés en la otra parte del mundo: podrás hablar o comunicarte con quien sea que esté al otro lado del dispositivo instantáneamente.

Cuando estas aplicaciones comenzaron a estar disponibles, nos vimos gratamente sorprendidos por el hecho de poder compartir nuestras fotos, nuestra localización y, sobre todo, poder hablar a través de un chat de forma gratuita con nuestros contactos. Ninguno vimos la parte “negativa” que podrían traer consigo.

Al cabo del tiempo, comenzamos a ser conscientes de esos pequeños inconvenientes del estar siempre conectados o enterarte sin querer de dónde está tu ex pareja, ver sus fotos con su nuevo amante, saber qué hace ese jefe al que no quieres ver después de un duro día de trabajo o, incluso, la actividad de tu peor enemigo. Pues bien, el programador Brian Moore y el ex director creativo de BuzzFeed Chris Baker nos traen la solución: Cloak. Sigue leyendo

¿Merece la pena pagar por la publicidad en redes sociales?

¿Merece la pena pagar por la publicidad en redes sociales?

18 / mar / 2014 | 3 Comentarios

Una de las grandes ventajas de los medios sociales es su facilidad de entrada. No importa si eres un particular desempleado o si eres una gran compañía: ambos podréis abrir perfiles sin mayor coste que el de la conexión a internet o el del equipo desde el que se accede. Lo anterior, sin embargo, no garantiza ni que la visibilidad sea inmediata, ni que el coste de conseguirla para garantizar un mínimo de interacción con los seguidores sea bajo. Más bien, resulta justamente lo opuesto.

Sobre el coste de los medios sociales escriben, entre otras cosas, Lutz Finger y Soumitra Dutta en su último libro, Ask, Measure, Learn. Ambos señalan, en sus primeras páginas, la existencia de varios mitos en torno al social media, y el primero es el referente a lo barato que resulta. Falso. Aunque una campaña en una red social como Facebook sigue siendo mucho más asequible que una en televisión, el coste de la primera ha subido a lo largo de los últimos años, según datos de TBG Digital. Sigue leyendo

Lobos con piel de cordero: la industria farmacéutica en redes sociales

Lobos con piel de cordero: la industria farmacéutica en redes sociales

14 / mar / 2014 | 2 Comentarios

La industria de comida rápida, la armamentística y la industria farmacéutica: también conocidas a veces como ‘El bueno, el feo y el malo’ de las grandes multinacionales. Y es que estos sectores de la economía mundial han copado históricas polémicas. Una de las más recientes fue protagonizada por Marijn Dekkers, consejero delegado de Bayer, al afirmar que la farmacéutica alemana “no fabrica medicamentos para indios, sólo para los que pueden permitírselos”; se refería, a la ley india que presiona a la grandes farmacéuticas a bajar el precio de sus fármacos para facilitar así el acceso a genéricos. La reacción en Twitter no se hizo esperar, capitaneada por la ONG Médicos sin Fronteras.

No podemos olvidar tampoco el famoso programa “Sobremedicados” que le dedicó Jordi Évole al sector farmacéutico en su programa “Salvados” el pasado año 2013 y que incendió las redes sociales.

Pero ¿por qué no se protege la industria farmacéutica en sus perfiles de redes sociales ante las críticas? Desde Best Relations dejamos algunas recomendaciones basadas en una contundente inyección de comunicación digital y en un tratamiento a largo plazo de escucha activa: Sigue leyendo

Cómo monitorizar un tema de interés en redes sociales

Cómo monitorizar un tema de interés en redes sociales

11 / feb / 2014 | Escribir un comentario

En un mundo donde el intercambio de información es tan gigantesco que puede causar justo el efecto contrario de lo que debería ser la facilidad de disponer de multitud de datos; donde las redes sociales juegan un papel relevante, tenemos también a nuestra disposición múltiples herramientas de medición, gratuitas o de pago, que permiten hacer un seguimiento exhaustivo de los temas que nos interesan. Con ellas, por ejemplo, podemos seguir el hilo de determinadas conversaciones y no perder de vista el tema que resulta interesante en cada momento.

Pero no sólo eso. Para los profesionales de la comunicación, esos instrumentos hacen posible, además, monitorizar acciones o campañas. De hecho, son casi tan importantes como la propia campaña, puesto que es fundamental controlar su impacto para saber con seguridad si está funcionado. Serviría de poco planear y ejecutar una estrategia si no sabemos si se están cumpliendo los objetivos con los que se puso en marcha. Sigue leyendo

lo-mejor-en-internet-2013

10 cosas sorprendentes que nos enseñó 2013 en social media

08 / ene / 2014 | 2 Comentarios

No cabe duda de que el recién consumido 2013 nos ha traído mucha actividad, tanto en internet, como en el ámbito de la publicidad, los medios de comunicación y las redes sociales.

Ha sido el año en el que hemos conocido que, en 2014, Google lanzará al mercado global sus ansiadas Google Glass, así como el año en que Yahoo! se fue de compras y se hizo con Summly y Tumblr, entre otras adquisiciones. Fue el año del Harlem Shake, el Gangnam Style, la “Candy-Crashdicción” y el “twerking”.

Pero 2013 también nos enseñó algunos datos sorprendentes junto a otros muy previsibles pero igualmente valiosos para comprender un poco mejor todo esto que ahora llamamos web 2.0:

Sigue leyendo

Cuántos clientes puedo ganar en redes sociales

¿Cuántos clientes puedo ganar a través de las redes sociales?

12 / nov / 2013 | 3 Comentarios

Es normal que, cuando hablas con un directivo de Marketing o Ventas acerca de los beneficios del social business, te lance la misma pregunta: ¿cuántos clientes podía conseguir a través de canales digitales? La cuestión no tiene dobleces y apela a algo que se pregunta el 99% de las empresas en la actualidad: cuál es la rentabilidad directa de invertir en social media. La respuesta depende, claro está, de las circunstancias propias de cada compañía y sector, así como de los recursos que utiliza. Pero no escurramos el bulto. Si tenemos que dar una respuesta categórica, en la mayoría de los casos deberemos seguir diciendo que lograremos menos clientes que a través de otros canales.

El problema, sin embargo, está en ver esta cuestión sólo con el objetivo en mente de incrementar nuestra cuota de mercado. ¿Acaso es ésa la única forma de aumentar volumen de negocio? En absoluto. De hecho, las empresas que sólo piensan en ganar clientes suelen olvidar a los que ya forman parte de su cartera y que son los que, en realidad, sostienen la rentabilidad del negocio. A fin de cuentas, son los que ya están pagando. El cliente futuro no lo hace… todavía.

Así que antes de poner en paralelo el teléfono (como vía de marketing directo), la publicidad convencional o la página web corporativa con los perfiles en redes sociales, piensa a quién estás dirigiendo la comunicación que realizas a través de cada uno de esos canales. Es probable que te sorprendas al ver que desprecias al que ya forma parte de tu base de consumidores por el hecho de serlo mientras estás dispuesto a darlo todo cuando ese mismo cliente, una vez te haya dado la espalda, recale en otra compañía.

Existen sectores en los que la competencia es feroz entre organizaciones. Los precios y las ofertas son cada vez más agresivos y consiguen que no vacilemos en dar el salto, año tras año, de una compañía a otra. Sólo los compromisos de permanencia nos impiden hacerlo cada vez más a menudo. Sucede en el mundo de la telefonía: los últimos datos de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, correspondientes al mes de julio, indican que las dos grandes operadoras de telefonía móvil, Telefónica y Vodafone, obtuvieron un saldo conjunto negativo de más de 170.000 líneas perdidas, la mayoría de las cuales aterrizaron en manos de los OMV (operadores móviles virtuales), que incrementaron en más de 152.000 su saldo. ¿No parece tan rentable ganar 100.000 nuevos clientes en un mes como evitar que la misma cantidad se marche a la competencia? Posiblemente, sí. Y sin duda debería de ser más barato hacerlo.

Regresemos al caso de la comunicación y el marketing digitales. Si sólo enfocamos las redes sociales como un instrumento para captar clientes, tenemos motivos más que de sobra para sentirnos frustrados. Si pensamos en ellas como una manera de retener y fidelizar a aquellos consumidores que hemos ganado y de los que, hasta ahora, nos olvidábamos hasta que amenazaban con largarse a otro proveedor, puede que estemos trabajando con perspectiva de futuro, evitando pérdidas y consolidando el terreno para estrategias de cross selling y upselling.

Las olimpiadas no son los juegos olímpicos, sino el periodo de cuatro años que transcurre entre cada uno de estos eventos deportivos. Si necesitas motivos para apostar por una estrategia de contenidos en social media (llámala marketing de contenidos si quieres), piensa que será lo que te ayude a atravesar el páramo olímpico entre la firma y la renovación de un contrato. Crea comunidad, crea expectativas y satisfácelas, para que cuando llegue el momento en que tu cliente tenga que decidir si sigue a tu lado, no piense de ti que sólo te acuerdas de santa Bárbara cuando truena. Y a veces, ni eso.

Carlos Molina

@molinaguerrero

La publicidad en redes sociales quiere ser tu amiga

La publicidad quiere ser nuestra amiga

30 / oct / 2013 | 1 Comentario

Un día escuché a alguien decir que las redes sociales son las nuevas plazas de los pueblos, los nuevos bares. Espacios en los que cada cual, simplemente, se limita a hablar con otros semejantes. Y probablemente sea la verdad y es el secreto de su éxito. Otra cuestión es por qué entonces, cuando ahora nos reunimos en estos espacios, insistimos en relacionarnos con los que no están, precisamente a través de esas redes sociales; pero esto es otro tema. Mejor no desviarnos del que nos ocupa.

Volvamos a los bares, que diría una famosa marca de refrescos, y reflexionemos por un momento en cómo nos comportamos en ellos. Hablamos, debatimos, reflexionamos sobre nuestros intereses comunes. E intentamos convencer al resto de que nuestra postura es la adecuada, que el árbitro debería haber señalado ese penalti, que el gobierno de turno está equivocado, o que la morena de la izquierda es claramente más interesante que su amiga rubia.

A veces, oh, sorpresa, se incorpora alguien que no conocemos, y después de las presentaciones y de invitarle a que se siente a la mesa, le hacemos partícipe de nuestra conversación. Al principio no hablará demasiado y, poco a poco, si continúa viniendo porque nos caemos todos bien, le iremos conociendo, irá hablando y participando cada vez más hasta que, finalmente, le acabemos considerando uno más. Y ahí, llegado a ese punto, le escucharemos con atención, valoraremos sus opiniones. Es el proceso normal. Casi lo natural, podríamos decir.

Así que, si las redes sociales son los nuevos bares, los nuevos puntos de encuentro, lo lógico parece ser que nos comportemos igual. Pero entonces, en su lógica y legítima búsqueda de rentabilidad, nos damos de bruces con la publicidad. Y aunque en Los Simpsons Homer, Lenny y Carl siempre acojan con agrado a Duffman, la realidad es bastante diferente. A nadie le gusta que se entrometan de golpe en sus conversaciones, y menos aún para venderle algo, sea lo que sea.

Afortunadamente, las empresas comienzan a darse cuenta de que Twitter o Facebook, por citar a las dos redes sociales más relevantes, no son un telediario ni un programa de entretenimiento. Por eso, empezamos a ver un cambio en la estrategia publicitaria de las marcas en redes sociales. Ya no se trata de vendernos algo, sino de decirnos, “hola, estoy aquí, tengo que contarte esto, que igual te resulta interesante”. Y si resulta que sí, que es un tipo interesante, poco a poco nos iremos conociendo mejor, nos iremos preocupando cada vez más por lo que le ocurre, escucharemos sus opiniones y le haremos partícipe de nuestras conversaciones. Y si resulta que no, pues oye, a otra cosa, que no se trata de incomodar a nadie.

Por eso, aunque cada vez encontramos más publicaciones y tuits patrocinados, también cada vez nos pasan más desapercibidos. Están ahí, queriendo ser uno más, contándonos cosas como lo podría hacer un amigo (mientras escribo esto, Airbus me cuenta cuáles son las medidas ideales de un asiento y Durex me comenta que comer dos hamburguesas es igual de placentero que un orgasmo. Y sí, tengo amigos que podrían contarme cualquiera de estas dos cosas).

Todo esto, cuando no se limitan a proponernos un tema de conversación. Ahí tenemos el reciente caso de Binaca, con su “porque lo dice tu madre”. Un perfil de Twitter. También un hashtag. Y un montón de gente utilizándolo, la mayoría probablemente sin tener ni idea de que ha sido la amiga Binaca la que ha sacado el tema de conversación. Y los que lo sepan, pensando que mira qué maja esta Binaca. Y es sólo un ejemplo, porque cualquiera de los relacionados con social TV de los que hablábamos en este mismo blog hace apenas un mes son también ejemplos válidos. ¿O ahora nos tenemos que poner a discutir si Gran Hermano es o no es una marca?

La siguiente frontera la marcarán las redes sociales basadas en las fotografías. Porque es muy fácil caer en la tentación de limitarse a instagramear la última pieza de publicidad gráfica de que hemos lanzado, y con la que hemos inundado las carreteras, las paradas de autobús y el metro. Es lo más cómodo, y habrá quien piense que nada mejor que poder difundir a miles de personas por poco dinero lo mismo que nos cuesta millones mostrar en cualquier otra ubicación. Pero se equivocará. Estamos en un bar, en una plaza, en un parque, hablando con amigos.

Álvaro Salas

@Gurb_

Social TV, segundo asalto

Social TV, segundo asalto

23 / sep / 2013 | Escribir un comentario

La televisión social o social TV ha pasado de ser un pronóstico de futuro a convertirse en un hecho. Sólo el pasado mes de mayo, la cifra de españoles que generaron conversaciones relacionadas con contenidos televisivos a través de redes sociales, sobre todo Twitter y Facebook, se situó en más de 1,4 millones según el último informe de Tuitele. Las ventajas de apoyar dichos contenidos desde plataformas de social media son claras: se despierta la atención de los espectadores y se mantiene su interés, se llega a un público masivo de forma directa y se posibilita el feedback del público y la interacción con parte de los usuarios, lo que da lugar a la aparición de nuevas narrativas.

Todos estos estímulos se convierten en beneficios para las cadenas de televisión, que encuentran aquí el canal perfecto no sólo para la promoción de sus programas, sino también para dinamizarlos y fidelizar a las audiencias. Pero la cosa no termina ahí, porque se está abriendo un nuevo campo de batalla en el que las plataformas sociales se baten en duelo por atraer a  los anunciantes.

Facebook y Twiter, las dos principales redes sociales, están empezando a realizar movimientos en este campo, preparando el terreno tanto para alojar contenidos específicos de televisión social como para analizar sus audiencias.

Hace escasos días, nos llegaba la noticia del lanzamiento por parte de Facebook de nuevas herramientas para poder medir conversaciones relacionadas con contenidos televisivos. Se trata de dos APIs que permiten seguir tanto el hilo de una conversación pública a través de hashtags o palabras claves, como los datos demográficos y cuantitativos que acompañan a dicha conversación. La plataforma ya había empezado a introducir cambios en este sentido; los hashtags aparecieron hace tan sólo algunos meses y se acaba de ampliar el tamaño de las imágenes a la hora de compartir enlaces.

Twitter, por su parte, no se queda atrás. Tras la adquisición  en febrero de Bluefin Labs, empresa dedicada al análisis de contenidos televisivos en plataformas sociales, hace tan sólo un mes anunciaba la compra de Trendrr, start-up de similares características.  Si a ello le sumamos su unión con Kantar Media para desarrollar nuevas herramientas de análisis en la televisión de Reino Unido, queda claro que la plataforma de microblogging avanza a pasos agigantados hacia el terreno de la televisión social.

En este  igualado combate, ambas redes cuentan con características propias que les dan puntos para albergar contenidos televisivos: Facebook permite la creación de  fan pages y comunidades en las que las cadenas pueden compartir contenidos adicionales con los usuarios; por su parte, la mecánica de mensajes cortos en tiempo real de Twitter la convierten en una plataforma que encaja a la perfección con la emisión televisiva, que busca impactar a un mayor número de personas en un momento determinado.

El duelo ha comenzado y ambas redes se disputan la elección de los telespectadores. Por lo pronto, en España parece que Twitter lleva ventaja: la mayoría de programas añaden hashtags en sus retransmisiones en directo, por no hablar del fenómeno de los reality shows y la facilidad con la que ciertos programas se introducen entre los trending topics, como ha sucedido, por ejemplo, con  Un príncipe para Corina o Salvados.

Si analizamos la parrilla de las últimas semanas, vemos iniciativas tan interesantes como la de El Hormiguero, en Antena 3, para crear una nueva boyband española a través de un sistema de votación que abandona el viejo sistema de llamadas o SMS para computar… el mayor número de hashtags publicados. Aprovechamos para recomendar votar por #Jorge_BB, que para eso fue hasta hace poco compañero nuestro en Best Relations ;-)

Y vosotros, ¿qué opináis? ¿Es Twitter la red social que se llevará el cinturón de oro en el combate por la televisión social en España?

Mercedes García

@mercegarten

¿envidia en las redes sociales?

¿Gestionas la envidia en medios sociales?

19 / sep / 2013 | Escribir un comentario

En el ADN de los medios sociales se encuentra la exposición pública de nuestro contexto personal. Si no estuviéramos dispuestos a compartir con otras personas parte de lo que hacemos o pensamos, ya sea en abierto o con un círculo cerrado, no existirían las redes sociales. Pero ese exhibicionismo del que hacemos gala los que participamos de las bondades del social media nos obliga a saber gestionarlo y entender sus consecuencias. De hecho, ¿cuántos de vosotros gestionáis la envidia en una estrategia de comunicación digital?

Al compartir en redes sociales, hacemos algo más que propiciar un diálogo multidireccional. En buena medida, presumimos. Presumimos de nuestra ropa; presumimos de los regalos que nos hacen; presumimos de los viajes que realizamos; presumimos incluso de las compañías que tenemos. A veces es un ejercicio inconsciente, nada calculado, que se desarrolla de manera natural pero que forma parte de cierta necesidad de aceptación que el ser humano tiene cuando convive en sociedad.

Según la situación y dependiendo del nivel de influencia del emisor, esos actos de pavoneo público generan cierto nivel de envidia en los públicos a los que impactan sus publicaciones que no se puede medir en resultados positivos.

¿Qué porcentaje de las personas que sigue a un bloguero de tecnología envidia su situación de privilegio al leer en Twitter que está probando tal o cual teléfono móvil? ¿Cuántos no desearían ser ellos los invitados a ese blogtrip que fotografían sin descanso en Instagram los expertos que lo protagonizan? ¿Cuántas bitácoras se habrán creado en el mundo de la moda o la belleza con el deseo de recibir esos productos de muestra o esas invitaciones a backstages que durante tanto tiempo sus autores vieron que disfrutaban otros?

Si el objetivo de las tácticas experienciales en los planes de comunicación es dar visibilidad a productos o servicios a través de las publicaciones en redes sociales de perfiles influyentes para alimentar el deseo de compra, ¿no deberíamos estar midiendo el nivel de conversión que estas actividades de prescripción supuestamente generan en vez de sumar impactos y publicaciones? Si el efecto conseguido es el incremento del nivel de envidia, tal vez algo esté fallando.

Si mientras leías lo anterior has balanceado arriba y abajo tu cabeza en un gesto de afirmación y sentimiento de complicidad, llega el momento de que te hagas una nueva pregunta: ¿no será este post un maldito producto de envidia cochina con denominación de origen? Va a ser verdad que las redes sociales no nos hacen mejores personas.

Carlos Molina

@molinaguerrero