Sistemas inteligentes y comprension movil

Sí, el móvil me entiende, ¿y qué?

En esta época y sociedad tan maravillosas que tenemos el privilegio de disfrutar, uno no sabe muy bien cómo distinguir los comportamientos más locos de los más cotidianos. Y es que hace un pequeño lustro, cuando ibas en el metro y veías a un tipo hablando solo, tu obligación como ser humano decente era mirarle raro, sin duda. Pues ayer hice lo propio, por pura educación civil, y resulta que el tipo me devolvió la mirada. Resulta que no hablaba solo, sino con su smartphone o iPhone, móvil al fin y al cabo. ¿Debatía temas serios? ¿Le preguntaba por el tiempo? ¿Planeaba sus vacaciones? Quién sabe.

Sigue leyendo

¿Y si resucitamos los códigos QR?

¿Y si resucitamos los códigos QR?

Decir “código QR” en un entorno de expertos en social media es como decir “guay del Paraguay” en la puerta de un bar de Malasaña. Y aun así me atrevo a decir que, quizás, y sólo quizás, entre todos hemos matado al QR y no supimos ver su lado más bello.

Los QR son parte de las tecnologías de proximidad, que permiten al usuario interactuar con un elemento físico recibiendo información extra, participando en alguna acción o incluso generando un registro de datos. Sigue leyendo

¿Hay social TV sin programación televisiva?

¿Hay social TV sin parrilla de televisión?

La dictadura de la televisión sobre el resto de medios de comunicación implica que se acepten medias verdades sobre las llamadas segundas pantallas y los medios sociales. Damos por hecho que la televisión se consume, de forma mayoritaria, con un móvil en la mano, con una tableta conectada a la Red o con un portátil desde el que compartir con terceros la experiencia o desde el que acceder a información adicional. Damos por hecho que así va a ser la forma en que se desarrolle mayoritariamente el consumo audiovisual (la llamada social TV), especialmente en el caso del entretenimiento doméstico. Y damos por hecho, en definitiva, que podemos establecer una relación directa entre las publicaciones en plataformas sociales, sobre todo Twitter, y los porcentajes de audiencias. No será así.

A priori, los datos de que disponemos sobre el consumo de televisión y los medios sociales son suficientemente poderosos como para que no podamos negar la influencia que estos ejercen sobre la primera. Los datos del informe de Tuitele “La televisión social en España” indicaban que, entre mayo de 2012 y enero de 2013, unos 2,2 millones de espectadores habían hecho algún comentario en redes sociales mientras veía la televisión. La cifra fue de 859.000 personas sólo en enero, casi el doble que en mayo del año anterior. El dispositivo más frecuente que se usa de forma simultánea es el smartphone. Los datos del informe eEspaña 2013 indican que el 46% de los que lo emplean en ese contexto lo hace de forma habitual, mientras que los que compaginan televisión y portátil de forma con la misma intensidad alcanzan el 40%.

Todo lo anterior dibuja un escenario en el que la mitad de la población se sienta delante de la televisión armada con un segundo dispositivo, preparada para comentar. Pero no siempre es así. De hecho, este panorama da por hecho que el consumo de los contenidos audiovisuales sigue produciéndose en la televisión, pero el escenario está cambiando. Cada vez es más frecuente que busquemos series y programas en internet, rompiendo el concepto de parrilla televisiva y creando nuestra propia programación. Las grandes cadenas se mueven en este terreno de forma ambigua. Mientras por un lado parecen propiciar esta dislocación del contenido televisivo con ofertas digitales tan potentes como la del archivo de RTVE.es o con experiencias como Canal+ Yomvi, por otro lado ponen coto al acceso libre y sin horario a sus contenidos, como sucede con Antena 3, que sólo permite acceder online a los últimos capítulos emitidos de una serie, pero no al archivo completo. ¿Es eso un castigo al usuario que no puede o no quiere someterse a los horarios fijos de la programación?

Por ahora, seguimos consumiendo televisión sujetos a una parrilla fija y lineal, pero eso está cambiando. Las propias cadenas lo favorecen de forma indirecta al reprogramar y repetir sus contenidos en los canales de TDT. Esto lleva a que cada vez tenga menos sentido compartir comentarios en redes sociales porque, muy probablemente, nuestra experiencia individual de consumo no coincide en tiempo y forma con la de otros miles de espectadores. Si accedo online a RTVE.es para ver “Isabel” a medianoche, ¿tiene sentido que tuitee mis sensaciones con terceros si probablemente nadie de mi timeline está viendo lo mismo que yo?

La social TV clásica se limita, por lo tanto, a dos contextos: las retransmisiones en directo y lo que podríamos llamar primeras experiencias”, es decir, programas que se emiten por primera vez un día y a una hora concretos. Sólo en esas circunstancias es posible comentar y debatir en tiempo real con una masa amplia de espectadores. En el resto de casos, esto se hace imposible o pierde valor. Los datos de Tuitele lo demuestran: entre los 10 programas más comentados del estudio antes citado no figura ni una serie extranjera, porque la mayoría ya se han consumido mayoritariamente en diferido, es decir, mediante plataformas de streaming o descarga online. De igual forma, dos programas fueron emisiones en riguroso directo, como los Premios 40 Principales; otros dos fueron concursos (La Voz y Tu cara me suena); dos más fueron realities (Gandía Shore y ¿Quién quiere casarse con mi hijo?) y otros dos, series de ficción españolas que emitían por primera vez sus capítulos (El Barco y La que se avecina).

El estudio “Tune in with Twitter”, llevado a cabo por la red social en Reino Unido, profundizó más en las situaciones anteriores mostrando al detalle el perfil del espectador según sus interacciones sociales. No resulta extraño que, de nuevo, sean los programas en directo y, preferentemente, sin un hilo argumental (series o películas) los que generen más conversación, a diferencia de contenidos que cada vez se consumen de forma más desagregada a través de otros medios digitales.

Pensar que Twitter nos ayudará a calcular de forma más acertada las audiencias es obviar que antes debemos redefinir el concepto de audiencia. Algunas productoras y grandes cadenas lo están asumiendo con la tendencia de los estrenos globales, como se hizo con el último capítulo de “Perdidos”, como forma de recuperar el control sobre el horario de consumo del contenido.

De cualquier forma, a medida que seamos más conscientes de nuestra capacidad para decidir cuándo y cómo consumir los contenidos televisivos, sólo los eventos en directo y las “primeras experiencias” podrán reunirnos en masa frente a la gran pantalla y dar oportunidades a la televisión social, entendida como aquella que consumimos y disfrutamos en grupo más allá de nuestro entorno familiar. Para el resto de casos, el reto será proporcionar experiencias individuales a través de plataformas sociales para el espectador solitario que rompe con el corsé de la programación. Eso definirá la evolución del medio, y no necesariamente el empleo de segundas ni de terceras pantallas.

Carlos Molina

@molinaguerrero

app-para-empresas

Exceso de equipaje: ¿realmente necesita mi empresa una app?

Era el camino establecido, tenía que llegar y lo hemos visto demasiadas veces. Primero, la marca tenía que estar en todas las redes sociales, se adaptaran a su target o no; más tarde, la página web no era accesible desde smartphone y cundía el pánico en la dirección general; luego los códigos QR ganan visibilidad y hay que meterlos, aunque sea en un poster en la pared del despacho para redirigir a la web corporativa, porque es “moderno”. Bienvenidos al momento en el que en toda reunión de comunicación surge la gran pregunta:

¿¿¿Cómo es que aún no hemos creado una app???

No hay duda de que las aplicaciones móviles han supuesto un gran avance y hay muchas que son verdaderamente útiles… pero es innegable que este desarrollo masivo de apps también ha generado un exceso de equipaje en nuestros smartphones.

Preguntas que toda persona debería hacerse antes de crear una app para su empresa:

  1. El objetivo: ¿qué busco?
  2. Pensemos en el usuario: ¿qué necesidad estoy cubriendo?
  3. El valor: ¿mi app aportará un valor diferencial para los usuarios? Como usuario, ¿la conservaría en mi escritorio pasado un mes?
  4. Cómo es mi target: ¿desde dónde se conectan mis clientes? ¿Tienen una tablet? ¿Son de Android o de iOS?
  5. La inversión: ¿esa necesidad no estará cubierta con, por ejemplo, una web corporativa adaptada a smartphones o los perfiles en redes sociales?

Cuántas veces habremos visto aplicaciones con un diseño espectacular (o no) que no sirven absolutamente para nada. Las empresas, a día de hoy, están vigilando al máximo sus presupuestos y sorprende ver apps muy costosas que no cubren ninguna necesidad de los usuarios y, en consecuencia, no se traducen en ningún ROI para la empresa que la produce. Sin una estrategia definida y calendarizada, el desarrollo de una aplicación móvil corporativa se convierte en un gasto, no una inversión.

Si después de haber reflexionado sobre estas cuestiones, decidís que una app es una apuesta estratégica, os dejo algunas opciones gratuitas y básicas, para que el presupuesto no sea un obstáculo J

Ana López

@anafwwm

solomo

SoLoMo: 10 razones para una estrategia de marketing móvil

SOLOMO. “¿Cómo?” Sí, reconozco que la primera vez que escuché este término también fruncí el ceño como tú lo estás haciendo ahora ;). Se trata del apócope de los términos “Social”, “Local” y “Mobile”, bastante más conocidos por la mayoría de nosotros, ¿verdad?

SoLoMo se convierte una de las estrategias de marketing y comunicación digital más extendidas entre las grandes (y no tan grandes) marcas a la hora de acercarse a un consumidor hiperconectado que construye su propio ecosistema en redes sociales, smartphone en mano. En el blog de Best hemos hablado bastante de lo local y lo social, y hoy me gustaría acercarme a la tercera “pata” del SoLoMo, una de las palabras más de moda en la jerga del marketing 2.0.

¿Por qué puede ser interesante para ti implementar una estrategia de marketing móvil?

  1. Potencial de audiencia que podemos alcanzar: el consumo de telefonía móvil sigue creciendo a un ritmo desorbitado en todo el planeta. Además, España ocupa la primera posición europea en penetración de smartphones, con el 55,2% del parque móvil, por encima de la media europea que se sitúa en el 47,6%.
  2. Posibilidad de hablar “el mismo idioma” (o lenguaje) que los nuevos consumidores: las  tecnologías móviles  pueden ayudarnos a entender mejor a los consumidores que utilizan dispositivos móviles y, sobre todo, a ofrecer mensajes más relevantes para ellos.
  3. Posibilidad de “encontrar” al usuario allí donde está: el futuro es (aún más) móvil.  Se prevé que en los próximos tres años, los usuarios se conectarán a Internet más a través de sus teléfonos móviles que a través de los ordenadores.
  4. Alto grado de segmentación del usuario, de acuerdo con sus preferencias, gustos, intereses…
  5. Personalización del mensaje: de acuerdo con lo expuesto en el punto anterior, es posible ofrecer al usuario aquella información más acorde a sus necesidades y expectativas de búsqueda, de manera que aquella relativa a la marca se percibe como menos intrusiva. De hecho, según Google, el 61% de las búsquedas locales en un teléfono móvil y el 52% de los anuncios móviles conducen a una llamada telefónica.
  6. Posibilidad de evaluar el retorno de la inversión al detalle.  Además, una estrategia móvil puede favorecer, en determinadas situaciones, un proceso impulsivo orientado a la compra o al objetivo que nos hayamos marcado.
  7. Incremento de la notoriedad y afinidad de marca: los usuarios tienen un altísimo engagement con sus dispositivos móviles, afinidad que puede trasladarse a la “marca” si los mensajes son los adecuados y aportan valor añadido real al usuario (igual que en el resto de canales).
  8. Alto tráfico de referencia: de acuerdo con varios informes, el porcentaje de búsqueda de información, referencias o productos desde un dispositivo móvil es de más del 55%.
  9. Escasa saturación publicitaria: el mundo móvil está todavía por desarrollar desde el punto de vista de la publicidad. Tan sólo el 15% de las  marcas de nuestro país realiza algún tipo de acción de marketing o publicidad online, por lo que el usuario no se encuentra “cansado” de recibir mensajes a través de este canal.
  10. Reputación e imagen  de marca para la empresa. La movilidad va muy ligada al concepto de modernidad, innovación, etc.… Por este motivo, reforzar una imagen de marca a través de dispositivos móviles puede suponer la transmisión de unos valores que difícilmente se podrían dar en otros escenarios.

¿Qué te parece el decálogo de razones que propongo? ¿Añadirías alguna más? ¿Está tu marca preparada para acercarse a la estrategia móvil?

Laura María Vázquez
@lauramaria_vaz