Todo lo que tienes que saber del mobile marketing

Lo que ya deberías estar haciendo en mobile marketing

¿Sabías que el 94% de los internautas españoles ya tiene móvil? ¿Y que la mayoría de ellos es usuario de smartphone? Es más, desde 2014 ya hay en el mundo más usuarios de móvil que de PC. De hecho, según el informe ditrendia, desde ese mismo año ya había más dispositivos móviles que personas en el mundo. Y dicho esto, es el momento de replantearse el papel del mobile marketing en la estrategia digital de tu marca, y sobre todo si con estos datos te has sentido más perdido que el GIF de John Travolta de Pulp Fiction.

Sigue leyendo

Mi declaración de rechazo a las Google Glass

Mi declaración de rechazo a las Google Glass

Para los patrones de barco, navegar sin timón es tan impensable como ponerle puertas al viento para evitar que arrecie una tormenta. De la misma forma, hasta hace unos años era inimaginable que la navegación tuviese otra acepción diferente a la referente al trabajoso mundo de la faena en alta o baja mar. Y ahora que las redes físicas ya no son imprescindibles para poder surcar los océanos de la información, todos somos, en mayor o menor medida, marineros en nuestro propio charco.

La irrupción de los smartphones en nuestro día a día ha trastocado los procesos de comunicación como los conocíamos hasta la fecha. Y aunque es sólo el principio, el advenimiento de una nueva era de accesorios móviles conectados es tan cercano como la compleja sencillez del método binario. Así, ¿qué nos deparará la irrupción de las archiconocidas Google Glass? Yo, que me ahogo en un vaso de agua, no veo cuán indispensable puede ser su aparición para el usuario en el presente. Y sí, serán muchas las voces que me contradigan y vaticinen: “Tendrás que tragarte tus palabras”. De acuerdo, posiblemente también tenga que tragarme las Google Glass, pero con razones de peso que me argumenten qué las diferencia de un dispositivo móvil o de una Game Boy. Sigue leyendo

geolocalizacion

La geolocalización como modelo de negocio en España: un futuro prometedor

Varios informes presentados recientemente ponen de relieve cómo el avance hacia la sociedad de la información en España es lento si lo comparamos con la media Europea. El Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información revela en la edición 2012 del informe “La Sociedad en Red” que el 29% de españoles no ha utilizado nunca Internet. Por su parte, el informe “eEspaña” de la Fundación Orange destaca cómo el índice tecnológico español se sitúa dos puntos por debajo de la media europea.

Hace no mucho mi compañero Daniel reflexionaba sobre la generalización de los smartphones, a los que calificaba de armas de distracción masiva. ¿Pero no era que estamos a la cola en consumo de tecnologías de la información y comunicación? Los que me conocéis sabéis que soy muy de citas y datos y, en el caso que nos ocupa, hay uno que habla por sí mismo: España ocupa la primera posición europea en penetración de smartphones, con el 55,2% del parque móvil, por encima de la media europea que se sitúa en el 47,6%. Así que, no nos desanimemos: la sociedad de la información española también abandera nuevos comportamientos de consumo tecnológico.

Ante un escenario tan prometedor, las aplicaciones móviles para smartphones amplían cada día la oferta de servicios para adaptarse a los hábitos, rutinas y necesidades de los usuarios, que ahora también son móviles. Muchas webs se adaptan a la movilidad para hacer mejorar la experiencia de consumo de los usuarios en sus sitios web. Pero, además, son muchas las empresas que nacen pensando en aprovechar ventajas como la geolocalización y el alto poder de penetración de los teléfonos inteligentes.

Ilustro el caso con una aplicación gratuita, disponible para iOS, Blackberry, Android, iPhone y Windows Phone 7, que he tenido el gusto de probar hace pocos días. Se trata de Gootaxi, diseñada para permitir al usuario solicitar un taxi de forma directa. Funciona mediante geolocalización, aunque también es posible elegir sobre el mapa el punto exacto en el que estamos si el GPS no nos ha ubicado bien. Una vez geolocalizado o encontrado el punto en el que nos encontramos, pedimos el taxi a través de dos sencillas pantallas y un mensaje nos informa de la compañía de taxis que enviará el coche y cuánto tardará aproximadamente en llegar. Además, cuando llega nuestro vehículo, la aplicación nos envía un SMS para informarnos de ello.

El valor que aporta al usuario este servicio es la posibilidad de pedir un taxi de forma rápida y cómoda, sin necesidad de gastar dinero en una llamada telefónica ni de conocer o recordar el teléfono de la emisora de taxis de la ciudad en la que se encuentra. Además, aparte de pedir el taxi, podemos avisar desde la misma aplicación si vamos a pagar con tarjeta o si necesitamos un taxi para personas con discapacidad. Si pedimos taxis desde los mismos sitios habitualmente también podemos añadirlos a favoritos para no perder tiempo en geolocalizarnos.

Aunque la utilización de la aplicación es gratuita para el usuario, los taxistas que quieran asociarse al servicio tienen que abonar una pequeña cuota por cada carrera conseguida, circunstancia que para algunos taxistas es un freno a la hora de adoptar el servicio. Pero, a cambio, se les ofrece un nuevo canal para conseguir mayor número de clientes, permitiéndoles visualizar el punto de recogida en un mapa con total precisión, con información del usuario y la posibilidad de comunicarse con él.

Existen otras aplicaciones, como myTAxi, wannataxi o TaxiCalle, que presentan, esencialmente, la misma ventaja competitiva y valor para el usuario que Gootaxi, aunque ésta es quizás la aplicación con mayor implantación en nuestro país y la que congrega a un mayor número de taxistas asociados al servicio. Porque, una cosa está clara: la utilidad real de una aplicación de este tipo para el usuario depende, en gran medida, de la implantación que tengan en cada ciudad y del número de taxistas asociados al servicio. Mientras que en grandes ciudades como Madrid o Barcelona no habrá problema para encontrar taxistas que utilicen el servicio, en ciudades más pequeñas su impacto será menor.

¿Os ha gustado la aplicación? ¿Qué opináis de la geolocalización como modelo de negocio? Ya sé que lo de hacer predicciones es muy de final de año pero –como los que trabajamos en agencia sabemos– el año comienza en septiembre ;). Así que, me atrevo a decir ahora, en pleno mes de agosto, que la geolocalización abre un amplísimo y prometedor abanico de posibilidades en cuanto a la creación de servicios que mejoren nuestra experiencia en multitud de campos y que por aquí cabalgará el modelo de negocio de muchas compañías a medio plazo. Y a todas ellas les regalo un consejo inspirado en una frase del sabio Henry Jenkins: la clave es producir algo que una a la gente y les ofrezca algo que hacer juntos”. Es decir, no os quedéis sólo en crear un producto tecnológicamente perfecto y explotad el factor comunidad y los elementos sociales para llegar verdaderamente al público y crear vínculos con él.

 

Laura María Vázquez
@lauramaria_vaz

La Semana Santa también es 2.0

Para todos los que piensen que por llegar la Semana Santa y las vacaciones se acabó aquello del 2.0, los medios sociales y el compartir online, hay que decirles que están muy equivocados. Que el mundo dospuntocerista nos envuelve cada vez más, es un hecho, tan real que ni los propios santos  ni las cofradías pueden escaparse. Sólo tenemos que echar un vistazo a Facebook para descubrir que, si buscamos el sentimiento religioso online, lo podemos encontrar fácilmente.

Además de los consabidos grupos y páginas sobre vacaciones, turismo y descanso, abundan los escenarios que nos recuerdan que también es tiempo de procesiones. De este modo, páginas como la Semana Santa Zamorana acumulan más de 2.000 fans que dialogan, comparten experiencias en la procesión y suben fotos de momentos especiales. Vamos, lo típico para cualquier perfil en Facebook.

Al igual que en el caso zamorano, podemos encontrar perfiles de la Semana Santa Murciana con 1.203 fans, la de Córdoba con 707 o la de León con casi 500 fans. Llama la atención que la Semana Santa de Sevilla, una de las más reconocidas y con mayor presencia internacional, sólo cuente con una página personal (no un perfil público) y no lleguen a los 1000 amigos. En este sentido, la Semana Santa de Castilla y León toma la delantera a la andaluza en esta red social.

En el caso de Twitter, el hashtag #semanasanta ha servido para unir tanto a los interesados en la fe y el fervor religioso, como a los que buscan un plan de turismo para las vacaciones. Además, la instantaneidad de Twitter permite a los amantes de las procesiones estar al tanto del minuto a minuto de su desarrollo:

twitter semana santa

Si en el caso de Facebook, Castilla y León tenía la voz cantante, en Twitter, es la Semana Santa andaluza la que acapara perfiles en este campo, con usuarios, hermandades y cofradías que hacen un seguimiento a tiempo real de lo que sucede. Aquí os dejamos algunos ejemplos de los perfiles que acaparan más followers: @cofradesmalaga, @semanasantasev, @SemanaSantaMLG, @SemanaSantaCord o @SemanaSantaGranada.

Las cornetas y tambores se convierten en reclamo musical

Pero no sólo de perfiles de Facebook y Twitter vive el hombre. Si nuestra idea es vivir aún más la Semana Santa, podemos meternos de lleno en sus sonidos gracias a las playlist que abundan sobre el tema, como estas que encontramos en Goear, Yes.FM o RockolaFM. Aunque si lo que queremos es directamente empaparnos de toda la discografía y marchas que haya sobre Semana Santa, una búsqueda rápida en Spotify nos muestra toda una variedad de discos editados con esta banda sonora.

La Semana Santa del futuro

Siguiendo esta tónica… sería interesante adivinar qué nos quedará por ver en los próximos años. Sin intención de ofender a la tradición ni a nadie, nuestra imaginación puede  incluso pensar en una red social especializada de “capillitas” y cofrades (“los cofrawers”), con auténticos community managers que sepan de lo que hablan, una Semana Santa donde los santos e imágenes estén representados por hologramas que no teman la lluvia (igual que existe la primera estrella de pop en Japón, podría existir la primera  virgen virtual) o aplicaciones de realidad aumentada (RA) donde una webcam se incorpore en el paso y permita al penitente acercarse e interacturar con su virgen.

Esto nos parece más bien ciencia ficción y resulta algo macabro al más puro estilo de la polémica pelicula “Nadie conoce a nadie”; así que mientras tanto, nos hemos preocupado por encontrar algunos ejemplos actuales de adaptación de la tradición, la religión y los eventos a las nuevas tecnologías. Como botón de muestra, en Sevilla se ha creado una aplicación para los usuarios de iPhone que permite a los interesados saber los itinerarios de las hermandades por la ciudad y por días. Poco a poco los smartphones irán comiendo terreno a los periódicos y las guías de promoción.

También, hay cabida para la geolocalización y las cámaras web en las Semana Santa Sevillana: “el Ayuntamiento de Sevilla informa este año en tiempo real de la situación de las respectivas cofradías de la Semana Santa sevillana en http://www.gpscofradias.com, una dirección que también puede seguirse a través de Facebook y que tuitea periodicamente la situación de los pasos de las distintas hermandades”.

Como nada se salva de la viralidad, el buzz y bizarrismo 2.0, también hemos encontrado incluso videos en YouTube donde se hace una especie mashup visual entre las Semana Santa y Star Wars: Imperial March Cornetas y Tambores.

Muchos de los fieles de la tecnología y las redes sociales también lo son de la Semana Santa, por ello de forma natural la cultura digital se va colando en la tradición. Sería interesante conocer el número de fotos, videos, facetimes, actualizaciones en muros de facebook o hashtags en twitter que se han subido o compatido entre amigos y conocidos durante estas fiestas.

En definitiva, el que se lamente por no estar en Sevilla o Valladolid sintiendo los tambores y olor a incienso, ya sabe que cuenta con varias opciones para estar al tanto de todo lo que pasa en las procesiones y, además, ponerse en ambiente. Y es que vivir la Semana Santa no implica dejar al margen las nuevas tecnologías.

Maribel Fernández y Luz Núñez

@Mariphel | @LuzNunez