Cómo vigilar tu privacidad en internet

Cómo proteger tu privacidad en internet y ser consciente de ello

Los expertos en privacidad en redes sociales han repetido hasta la saciedad lo importante que es vigilar la información que compartimos en internet y saber qué tipo de datos contiene nuestra huella digital. En Best Relations solemos recomendar en las formaciones en social media algo muy sencillo: si tienes una foto que no te gustaría que viera todo el mundo, no la subas a las redes sociales. En este caso es fácil cortar con el problema de raíz, pero ¿qué ocurre con la información que compartimos de forma inconsciente o que no sabemos que estamos enseñando?

Navega como un ninja

Sigilosos y sin dejar huellas, vamos a ponérselo difícil a los analistas web J:

- La nueva ley sobre las cookies: aquí podéis consultar toda la información, pero en síntesis, si la página web a la que accedemos almacena cookies, tiene el deber de informarnos de ello y nosotros debemos dar nuestro consentimiento expreso para que las utilicen con nosotros.

- Podemos navegar por Internet utilizando los navegadores como Mozilla Firefox o Google Chrome en modo privado. En el menú de opciones, buscad “Navegación privada”; no tiene pérdida.

- Existen buscadores que, a diferencia de Google o Bing, no almacenan información sobre nosotros, como DuckDuckGo

- ¿Quién no tiene una cuenta de correo de Gmail? Si has subido un vídeo a YouTube, tienes una cuenta de Gmail. Si has descargado apps en tu móvil Android, tienes una cuenta de Gmail y, lo que es aún mejor, se ha generado automáticamente un perfil personal de Google+, la red social de Google. Podrías pensar que, como no has publicado contenido activamente, tu perfil estará vacío, pero… ¿estás totalmente seguro? Estos perfiles se posicionarán entre los primeros resultados en Google cuando te busquen por tu nombre. Por eso no está de más asegurarse y compartir sólo lo que quieras compartir.

- Muchos usuarios activan la opción “Compartir ubicación” en sus smartphones casi sin darse cuenta o porque creen que está relacionada con poder utilizar el GPS en el coche. De esta forma, todo lo que compartamos desde el móvil se hace público, incluyendo nuestra localización en ese momento. La vida es mucho más sencilla si lo desactivamos, tanto en el smartphone como en la configuración en redes sociales.

Protégete de miradas indiscretas

Lo dicho: no compartas información en las redes sociales que no te gustaría que viera el gran público. ¿Por qué? Porque eliminar la huella digital no es sencillo: si el día de mañana quieres borrar tu cuenta y todo su contenido, puede que no todo desaparezca (por ejemplo, porque hay otros usuarios etiquetados) o que quizá el contenido ya no te pertenezca por la política de la red social. Si quieres un motivo mucho más mundano, Facebook, por ejemplo, cambia sus políticas de privacidad de forma frecuente; lo que hoy está protegido, igual mañana es público, porque hace mucho que no entras y no marcaste la opción nueva para protegerlo. Si hablamos de las plataformas sociales más masivas, ten en cuenta lo siguiente:

  • Facebook

- La forma más fácil de controlar quién puede ver lo que publicas es crear listas de amigos en función del grado de cercanía, por ejemplo. Así será más rápido y sencillo controlar la privacidad de tu perfil en general y también la de fotos y publicaciones de estado.

- ¿Quieres que tu perfil aparezca en las búsquedas en Google? Si va a aparecer, ¿qué es lo que verá cualquier usuario anónimo? Para esto resulta muy útil la opción “Ver cómo” que encontrarás en la parte derecha de tu perfil, haciendo clic en la rueda, junto al botón de “Registro de actividad”.

- Bloqueos: bloquea sin miedo a todo usuario molesto que encuentres en tu camino. Muchas veces no basta con no añadir a alguien como amigo; si nuestra configuración pública no está limitada de forma adecuada o si no hemos restringido los mensajes a “Sólo amigos”, la mejor solución es el bloqueo, porque además el usuario en cuestión no recibe ninguna notificación de que lo hemos hecho. Muerto el perro, se acabó la rabia. J

¿Te llega un mensaje de cambio de contraseña que no has solicitado? En el email de aviso, que lógicamente llega a la cuenta de correo desde la que accedes, se incluye un enlace para que Facebook tome nota; haz clic para notificarlo.

- Dedica unos minutos a revisar las opciones de seguridad de Facebook: la organización de los contenidos es muy intuitiva y no te llevará demasiado tiempo, sólo tienes que hacer clic en el candado de la parte superior derecha.

  • Twitter

- El caso de Twitter es mucho más sencillo: es un escaparate con una conversación abierta entre usuarios. Éste no es el sitio para compartir datos privados o informaciones sensibles, sino para crear tu identidad digital en abierto y hablar con otros usuarios.

- En Twitter la privacidad se construye desde el punto básico de escoger bien el contenido que compartes. Si aún así prefieres que tus tuits sean privados y aprobar quién puede verlos, puedes cambiarlo en todo momento en la sección de configuración (opción “Protect my tweets”) Aún así, tu foto de perfil, el fondo escogido y la bio serán visibles mediante una simple búsqueda en Twitter o en Google.

Luego no dirás que no te avisamos :-)

Ana López

@anafwwm