redessocialesvacaciones

¿Están las redes sociales de vacaciones?

School’s out for summer. Tradicionalmente, en comunicación en Social Media esto ha significado que el tráfico online desciende vertiginosamente y las empresas poco pueden hacer: no hay estrategia de comunicación que haga crecer tu comunidad del 15 de julio al 25 de agosto en España. Verdad incuestionable. Sin embargo,  se detectan nuevas variables que han venido a alterar los hábitos estivales de los usuarios de redes sociales.

Qué ocurre cuando se mezclan smartphones, verano y crisis económica

Casi la mitad de los españoles (44% en febrero de este año) tienen en su poder un smartphone. Con un mercado de este tamaño, las aplicaciones iOS y Android comienzan a ser rentables y eso también las hace mejores y más usables. Conectarse a Facebook o Twitter con el móvil ya no es lo que era hace dos años. En este momento es uno de los pasatiempos favoritos de los miembros de la sociedad interconectada y la experiencia es, en la mayoría de las ocasiones, muy positiva en términos de usabilidad.

Si sumamos vacaciones escolares, laborales y tasa de desempleo al hecho de que las aplicaciones de redes sociales son mejores, esto resulta en una masa crítica de heavy users de redes sociales con mucho tiempo libre, que sufren falta de contenidos.

Siempre hay un camino: el giro veraniego

El problema llega cuando una empresa con presencia en redes sociales quiere mantener el mismo nivel de dinamización en verano, sin alterar lo más mínimo la estrategia habitual. Ya no hablamos sólo de aprovechar el momentum informativo, sino de conocer los hábitos de los usuarios. Puede que en verano sigan conectados mediante su smartphone en lugar del PC, pero no demandan el mismo tipo de contenidos. Ahí está la clave y no tiene mayor secreto que conocer bien a tu target de usuarios en redes sociales y tener presentes los objetivos que tenemos con ellos, además de una pequeña dosis de empatía.

Hagamos las preguntas correctas: ¿si fuera miembro de este target, esto me interesaría? ¿Dedicaría el tiempo necesario a leerlo? ¿Estando en la playa o en el chiringuito, me apetecería leer un artículo de gran calado científico? En el fondo, todos conocemos las repuestas antes de plantear la pregunta, pero el reto en el caso de las empresas es que este proceso de adaptación suele ser mucho más complejo. Los directivos tienen miedo a los contenidos más ligeros, que son catalogados como “banales”, y se pierde de vista que la adaptación al medio significa supervivencia.

El ejercicio de introspección requerido no es tan complejo como pudiera parecer y la forma más fiable es, como siempre, el método de ensayo-error: compartamos contenidos de distintos tipos dentro de una misma planificación; si al cabo de una semana todos los “me gusta” se concentran en fotos de inspiración playera, canciones del verano y paellas, ya tenemos la línea a seguir. Demos al público lo que el público quiere ver; al fin y al cabo, somos parte de él.

Ana López

@anafwwm

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*