Con la rentabilidad sí se juega

Hoy celebramos nuestra reunión de empresa. Mientras lees esto, seguramente estaremos repasando el año pasado y visionando el nuevo (sí, todos sabemos que el año comienza en septiembre/octubre, no en enero).

¿Mi objetivo? Que todos interioricemos determinados mensajes clave. ¿Y cuál es la mejor forma de lograrlo? Mediante una atmósfera distendida. Esta atmósfera se puede conseguir de diferentes maneras. Entre ellas figuran los juegos. No hay mejor forma de aprender que jugando, porque los juegos tienen la capacidad de involucrar a las personas. Como dijo Benjamin Franklin: “Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo “.

Cuando existía la EGB yo era un estudiante mediocre. Apareció “Érase una vez el hombre” y la historia empezó a parecerme divertida. Comenzaron a emitir series de dibujos animados como Don Quijote y Ulises 31, que me hicieron contemplar los tostones literarios desde otro punto de vista más lúdico, y programas como 3, 2, 1…¡Contacto!  que me ayudaron a entender los misterios de la ciencia de forma amena. En general, comencé a sacar mejores notas porque mi perspectiva sobre todos estos temas había cambiado. ¡Gracias a la diversión!

Desde entonces, soy un gran partidario no sólo del storytelling lúdico, sino de ir un paso más allá: incorporar juegos a cualquier tipo de proceso (de aprendizaje, promocional, incentivador, etc.), por la capacidad de implicación que generan.

Para implicarme más profundamente, visité el mes pasado el Gamification World Congress, donde se expusieron diferentes casos de aplicación de juegos a distintas áreas corporativas. Entre otros, se presentaron casos de BBVA, Iberia, Ligeresa, Axe, Nomaders, Chicisimo, Intel, etc. En general, casi todos los casos eran promos  asociadas a iniciativas de marketing y clubs de fidelización, salvo excepciones como los interesantes juegos aplicados a resolver y hacer entender mejor los problemas relacionados con la salud.

La presentación que más me gustó, con diferencia fue la de Jaume Juan, director general de la empresa ApeSoft. ¿Por qué? Presentó un tema que nada tenía que ver con promos marketinianas dirigidas al gran consumo, sino que tocaba temas relacionados con profundos procedimientos empresariales (los que me conocéis, ya sabéis mi pasión por el Social Business). Nos habló de un juego para fuerzas comerciales basado en rankings en el que se tienen en cuenta  las cantidades facturadas por cada comercial, la rentabilidad media por venta, los plazos de pago y la reducción de los gastos operativos. Además, la plataforma presentada por ApeSoft permite establecer retos concretos como “más ventas de un producto de lanzamiento reciente”.

Ésta es la clave. ¡Sí señor! Los juegos no son frivolidad gratuita, sino que, bien aplicados, ayudan a mejorar la rentabilidad de las empresas. Espero que todas las organizaciones se den cuenta y se apliquen el cuento, no sólo de cara hacia fuera, sino también internamente, por su propio bien.

Volviendo del congreso me pregunté: “¿realmente es tan nuevo esto de la gamification?”. Y me respondí a mí mismo con 2 datos concretos que, además, me tocaban muy de cerca y que ya había olvidado:

  • En 1999 Best Relations creó el primer juego programado en Adobe Director para una web española. Se trataba de un juego en el que Bitty, la mascota de Supertienda VíaPlus (uno de las primeras -y fallidas- iniciativas de comercio electrónico a pie de calle) recogía en un carro de la compra diferentes regalos que le caían del cielo.
  • En 2002 también creamos una plataforma denominada www.juegaconxbox.com en la que el periodista que resolviese un puzzle en el menor tiempo podía acceder a interesantes premios. La iniciativa tuvo tanto éxito que hubo intentos de acceder a los premios de forma  deshonesta. Finalmente, creo recordar que ganó Óscar Díaz, tras una dura batalla con varios cientos de periodistas.

Puedo aportar más casos, pero me echarían la bronca por alargar mucho los posts. En fin, como conclusión:

1)      Esto de la gamificación no es nada nuevo.

2)      El sector moverá 242 millones de dólares en 2012 (el doble que en 2011) y 2.800 millones de dólares en 2016 (M2 Research).

3)      Siempre debe haber una retribución, ya sea mediante reconocimiento, privilegios, monetaria o de cualquier otro tipo.

4)      Como dijo Álvaro Morón, responsable de BBVA Game: “No sé si gamification es la palabra de moda, pero lo que está claro es que, a día de hoy, funciona”.

5)      No hay nada más serio que el juego en las empresas: ayudan a generar rentabilidad.

¿Echamos una partidita? 😉

* Aquí puedes descargarte las presentaciones de los ponentes del World Gamification Congress (nombre, dicho sea de paso, un pelín ambicioso por la procedencia de la inmensa mayoría de los conferenciantes y asistentes), y desde aquí puedes acceder al grupo de debate en LinkedIn de los participantes en el congreso.

 

The following two tabs change content below.
Stephan Fuetterer

Stephan Fuetterer

Fundador y ex director general at Best Relations
Me dedico a la comunicación online y offline desde 1996. Desde entonces, me ha dado tiempo a aprender y enseñar en varias universidades y escuelas de negocio, escribir un par de libros y formar parte de la Junta Directiva de la Asociación Española de Directivos de Comunicación (Dircom).

8 pensamientos en “Con la rentabilidad sí se juega

  1. Pingback: Medios sociales, el Blog de Best Relations

  2. Pingback: ¿qué es transmedia y storytelling?

  3. Pingback: Una definición de transmedia y storytelling

  4. Pingback: La sinestesia digital ya está aquí

  5. Pingback: transmedia, la mejor vitrina de marca FeelingBrand Co.

  6. Pingback: Social Business: should I stay or should I go!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*