crowdfunding

Guía rápida de crowdfunding para emprendedores

El crowdfunding es uno de los fenómenos que mejor representa la importancia transformadora de lo social en la Web 2.0 y el espíritu de la economía colaborativa. Música, cine, tecnología, obra social… es difícil encontrar un ámbito donde no haya iniciativas tratando de abrirse camino mediante este sistema de microfinanciación. Pero, ¿qué es exactamente el crowdfunding? ¿De verdad funciona? ¿Cuáles son las principales plataformas a las que podemos acudir? Para resolver todas estas dudas, hemos decidido hacer esta breve guía para no perderse en el este sector.

Qué es el crowdfunding

El crowdfunding o micromecenazgo es una forma de conseguir fondos mediante un proceso de financiación colectiva que, generalmente, se realiza a través de plataformas 2.0. Según Javier Martín, creador y editor de Loogic, se basa en “personas con dinero que confían en personas con ideas y juntos trabajan para sacar un proyecto adelante“. El crowdfunding admite distintas variedades, como el crowdlending (un préstamo colectivo) o donaciones sin retorno económico, propias de acciones de micromecenazgo sin ánimo de lucro.

Cómo funciona el crowdfunding

Los proyectos que necesitan financiación se publican en la plataforma de crowdfunding seleccionada por los responsables de aquellos, acompañados de más o menos detalles sobre la iniciativa, cuánto dinero se necesita para activarla y las recompensas para quienes cofinancien. Esta parte es fundamental, ya que una explicación pormenorizada, completa y atractiva será clave para captar fondos.

Después, se establece un período de tiempo para la financiación y difusión de la propuesta, durante el cual el futuro del proyecto pasa a manos de los posibles inversores. Finalmente, si la recaudación llega al 100%, la plataforma transfiere el dinero aportado por los cofinanciadores a los responsables del proyecto para que puedan desarrollar su idea, mientras que la plataforma recibe una comisión. En el caso de no lograr los fondos previstos, pueden darse dos situaciones, según haya decidido el equipo responsable de la iniciativa: recibir lo recaudado, sea lo que sea, o bien no cobrar nada al no haber logrado su objetivo principal y devolver las cantidades.

Si el público no conoce la idea, difícilmente podrá salir adelante. Por eso, además de una landing page o mini web que informe sobre el proyecto, hace falta una estrategia de marketing y viralización de la propuesta. Aquí entran en juego la capacidad de difusión de la plataforma elegida, la viabilidad y atractivo del proyecto y, por supuesto, las redes sociales. Una buena campaña en las redes sociales puede determinar el éxito o el fracaso de la iniciativa. Incluso hay que decidir bien cuándo comienza el periodo de financiación. Buena prueba de ello es la nevera portátil Coolest Cooler: al publicarse el proyecto en invierno, apenas logró apoyos, pero cuando se volvió a promocionar el verano siguiente, logró el récord de la mayor recaudación lograda hasta entonces a través de crowdfunding en la plataforma Kickstarter.

El crowdfunding en tres cifras

El crowdfunding es uno de los fenómenos más pujantes de la Red, y lo que mejor visibiliza el perfil de los doers, los usuarios activos que ponen en marcha proyectos.

Algunos datos confirman la importancia del modelo:

  • Se estima que, en 2014, el crowdfunding generó 270.000 empleos en todo el mundo.
  • El mercado del crowdfunding creció un 167% en todo el mundo en 2014, alcanzando los 16.200 millones de dólares de recaudación.
  • Existen más de 1.250 plataformas de micromecenazgo activas a lo largo de todo el planeta.

Si quieres conocer las webs dedicadas a la financiación alternativa más importantes, existe un completo directorio en el que aparecen ordenadas por sectores. En cuanto a las plataformas líderes a nivel mundial, el top 3 lo encabezan sendos gigantes estadounidenses. Estos son sus números, según un estudio de Alexa & Complete:

– GoFundMe: la plataforma que más recaudación obtuvo en 2014 no se centra en propuestas tecnológicas, artísticas o musicales. La mayoría de sus campañas están destinadas a fines sociales, como el pago de facturas médicas. A diferencia del resto, se presentan solicitudes personales en lugar de proyectos, no tiene períodos de financiación limitados en el tiempo ni ofrece recompensas a los cofinanciadores. Se lleva un 5% de cada donación, que destina a su mantenimiento.

– Kickstarter: es la más popular de todas y la segunda en recaudación, con 444 millones de dólares conseguidos. Además, a partir del 2 de junio estará disponible su versión española. Avalada por sus exitosos casos de financiación masiva, de esta plataforma han surgido iniciativas musicales, videojuegos, películas y multitud de dispositivos tecnológicos, entre ellos las gafas de realidad virtual Oculus Rift, compradas por Facebook por 1.450 millones de euros. El año pasado creció un 10% y consiguió recaudar 850 dólares por minuto para las 22.215 propuestas que impulsó. Basada en recompensas, si la financiación tiene éxito, Kickstarter recibe un 5% del total obtenido.

– Indiegogo:  la tercera en discordia reúne algunas de las principales características de sus rivales. Está centrada en la financiación colectiva de proyectos artísticos en su mayoría, aunque también encontramos iniciativas tecnológicas o relacionadas con el deporte. Indiegogo Life es su vertiente más social, donde podemos donar dinero para financiar historias personales o enviar ayuda para las víctimas de catástrofes naturales. Recibe un 9% de inicio, aunque devuelve un 5% si el proyecto tiene éxito. Además, plantea incorporar un seguro para inversores.

Crowdfunding en España

¿Y en España? Los datos en nuestro país también son positivos. El año pasado, el micromecenazgo duplicó la recaudación obtenida en 2013 hasta llegar a los 62 millones de euros, un 114% más que en 2013. A nivel legal y tras un peliagudo proceso de regulación y negociación, el Gobierno ha recogido en la ley gran parte de lo que pedían las plataformas, representadas por la Asociación Española de Crowdfunding. Por otra parte, la modalidad más exitosa en España es el crowdfunding con recompensas, que acaparó más de la mitad de la recaudación total. Los principales sites de crowdfunding españoles son:

– Lánzanos: es el pionero en nuestro país. Basado en el sistema de recompensas, alcanzó su mayor éxito y notoriedad con la película El cosmonauta, estrenada en 2013, que obtuvo 130.000 euros necesarios para su financiación a través de esta plataforma. El pasado 4 de mayo se fusionó con Loogic, una empresa 2.0 centrada en nuevos modelos de negocio en internet.

– Goteo: está gestionado por la Fundación Goteo, una entidad sin ánimo de lucro. Se define como una red social de financiación colectiva y colaboración distribuida y está centrada en proyectos de carácter social mayoritariamente.

– Verkami: su nombre procede del esperanto y significa “amante de la creación”. Con sede en Mataró, es la principal plataforma de micromecenazgo por recompensas en el ámbito cultural y artístico.

Ya sabes lo básico sobre el crowdfunding, así que es momento de mirar al futuro. Todo parece indicar que va a seguir creciendo y moviendo grandes masas de dinero y proyectos, así como el asentamiento del crowdfunding as a service como modelo de negocio. Pero no todas las previsiones son tan optimistas y alertan del riesgo de una burbuja. Optimistas o no, lo que está claro es que el crowdfunding es, a día de hoy, una opción más que recomendable para encontrar financiación. Yo me declaro optimista moderado. ¿Y tú?

 Pablo Renovell

@PabloRenovell

The following two tabs change content below.
El Blog de Best Relations

El Blog de Best Relations

Somos una consultora de comunicación enfocada a objetivos de negocio y transformación digital: #SocialBusiness. En este blog compartimos nuestra experiencia y visión sobre el mundo de la comunicación, los medios, los negocios online y la cultura social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*