Hamburguesa de la paz de Burger King

La hamburguesa de la paz, o cómo Burger King ganó la guerra de la visibilidad

El 26 de agosto, Burger King lanzaba una propuesta a McDonald’s: crear la hamburguesa de la paz. Una McWhopper, la fusión de los dos gigantes de comida rápida del mundo. Cada uno pondría seis ingredientes, cocineros de ambos restaurantes trabajarían conjuntamente, un diseño aunaría los dos logos e incluso los uniformes de los camareros se combinarían para dar continuidad a esta fusión de las marcas. Una fusión que sólo duraría un día, el 21 de septiembre, que la organización Peace One Day quiere convertir en el Día Internacional de la Paz. La acción sólo tendría lugar en un restaurante, un espacio pop-up que se construiría en Atlanta, a medio camino entre la sede central del Rey de Burger King y de Ronald McDonald’s. Pero McDonald’s no se mojó, y rechazó la idea.

¿Sabemos qué pretendía Burger King? El rey de las hamburguesas organizó todo un despliegue de una efectiva campaña de marketing: el día 26 de agosto dos de los periódicos de mayor tirada de Estados Unidos, The New York Times y Chicago Tribune, amanecían con anuncios a página entera con la propuesta de alto el fuego. La hamburguesa de la paz ya estaba ideada, diseñada y casi cocinada. El vídeo con la oferta tardó poco en convertirse en viral, e incluso había una web con todos los detalles de la esperada McWhopper de la paz. Así es como McDonald’s, la otra cara de la hamburguesa, se enteraría de la propuesta. Y su respuesta no se hizo esperar: el mismo día, Steve Easterbrook, el CEO de McDonald’s, publicaría en la fanpage de Facebook el NO. Contundente y escueto, no cabía lugar a dudas. A pesar de eso, dejaba la puerta abierta a otras futuras (y más grandes) colaboraciones entre ambas empresas, ya que tan sólo tenían “una relación de competencia amistosa, nada comparable con el sufrimiento de la guerra en el mundo”.

McDonald’s está girando hacia una imagen más saludable y ecológica; Burger King es la cara atrevida de las hamburguesas

Considerando la forma en que Burger King tendió la mano a su mayor competidor, ¿esperaba un sí por respuesta? El Rey, el único y exclusivo, la cara traviesa, atrevida, valiente y algo pícara de la restauración a nivel mundial, ¿quería la paz? El autor de anuncios como el “King ahorro 3 con 30” o de “El tamaño sí que importa” había propuesto una tregua a su mayor adversario empresarial. McDonald’s, el lado algo más serio de las hamburguesas, hace ya más de cinco años que incorporó el verde a su imagen de marca, a su logo y al interior de sus restaurantes. El restaurante de los arcos dorados está girando hacia una percepción más saludable, ecológica y familiar. Quien lucha por hacer las hamburguesas cada vez más grandes y llamativas le tendía la mano al restaurante que está introduciendo hamburguesas orgánicas y que ofrece manzanas en el menú infantil. 

Burger King vs McDonald'sLos propósitos de Burger King

El rey de las hamburguesas siempre ha querido marcar la diferencia siendo el lado más rebelde y gamberro de la restauración. Y no sólo eso: también por el tamaño. Burger King pone el acento continuamente en el tamaño de sus productos. La publicidad comparativa es un recurso muy presente en sus anuncios.

Publicidad Burger King Anuncios Burger KingDe hecho, en su hamburguesa de la paz no dejaba de evidenciarse la diferencia de dimensiones. El pan de una Big Mac no es comparable (en tamaño) con el de un Whopper.

Hamburguesa de la pazEn sus campañas ya ha hecho referencia alguna vez a su competidor. Tan sólo hace un par de años, Burger King en Noruega ofreció Big Mac gratis a los fans de Facebook que dejaran de seguirle. Perdió 30.000 seguidores, aunque no le salió tan mal, a fin de cuentas, y se garantizó que los que permanecieron eran auténticos fanáticos de la marca.

Tampoco le salió tan mal la propuesta rechazada de McDonald’s. Después de lanzarse, las acciones de Restaurants Brand International (grupo al que pertenece el rey de las hamburguesas) crecía un 0,54%. McDonald’s no se quedaba atrás y lo hacía en un 0,57%. La viralidad de la acción, propiciada por las magníficas creatividades desarrolladas para darla a conocer, alcanzó cotas muy elevadas; en el mundo del marketing, pocos fueron los que no se hicieron eco de la iniciativa, que fue comentada, retuiteada y compartida en todo tipo de plataformas sociales. La visibilidad y el share of voice fueron para Burger King.

Steve Easterbrook cerraba la carta de rechazo advirtiendo de que la siguiente vez bastaba con una llamada. Sin embargo, si la propuesta se hubiera realizado así, ¿habría tenido tanta repercusión? ¿Burger King buscaba una colaboración de paz o marcar la diferencia? Más bien lo segundo: punto para Burger King.

Finalmente, y aunque McDonald’s no participara, el 21 de septiembre nació la hamburguesa de la paz. Giraffas, Denny’s, WayBack Burgers y Krystal fueron los pequeños restaurantes que aprovecharon la oportunidad de subirse al carro de una campaña con repercusión mundial. Y la diferencia seguía siendo evidente.

The following two tabs change content below.
Alicia Cordero

Alicia Cordero

Marketing & Influence Manager at Best Relations
Periodista y comunicadora, así, en general. Inquieta, curiosa, observadora y con mil manías. Ahora me ha dado por el marketing, por el mundo digital y por aprender a cocinar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*