Hashtagización

Definiendo un nuevo concepto: la hashtagización

Cuando hablamos de hashtag, normalmente lo hacemos en relación a redes sociales como Twitter o Instagram o, si tenemos un día osado, a Facebook o Google+ (sí amigos, aún existe). Todos tenemos en la mente cientos de guías sobre cómo utilizar los hashtags, qué tipo de hashtag son más apropiados para una determinada acción, o incluso cuáles deben ser sus características. Algunas son un absurdo y otras, en cambio, se hacen imprescindibles. Sin embargo, nada de eso nos preocupa ahora mismo. No dejan de ser cuestiones menores o puramente técnicas que quedan situadas a un nivel inferior al que queremos referirnos: la hashtagización de la comunicación.

Ahora mismo os estaréis preguntando qué es la hashtagización. Bien, aunque lo busquéis en Google no lo vais a encontrar. Sin embargo, en los últimos meses, quizá más de un año, venimos observando cómo los hashtag están trascendiendo su propia naturaleza para inmiscuirse en procesos de comunicación que, en principio, deberían serles ajenos. Así, su utilización ya no se circunscribe a las redes sociales antes mencionadas. Por el contrario, nos los encontramos en los lugares más insospechados. A ese fenómeno es a lo que llamamos hashtagización.

En algunos casos ya es norma, y no hay prácticamente ninguna campaña u acción de comunicación de una marca que no tenga por nombre un hashtag. Y es lógico porque, considerando al final que la campaña se va a desdoblar en el perfil de Twitter, directamente la nombramos por el hashtag y así no hay que discutirlo después. Sin embargo, en otros ámbitos ya resulta más sorprendente.

Hace unos meses, yo, que no soy ni mucho menos un heavy user de Twitter, me sorprendía a mí mismo contestando un mensaje de WhatsApp con una sucesión de palabras precedidas de una almohadilla. “#sueñosrotos”, le escribí a un amigo contestándole a un tema que no viene al caso. Preocupante, lo admito. Y hace sólo unos días capté una conversación entre desconocidos en la que uno le decía a otro: “¿pero quién se va a comprar esa mierda? Vamos, yo hashtag ni con tu dinero” Así, tal cual está escrito.

Pensamientos en forma de hashtag

Más allá de estas situaciones relativamente cómicas o absurdas, lo relevante de la hashtagización es la reducción a una simple etiqueta de conceptos amplios. Y sobre este punto sí deberíamos realizar una reflexión más pausada. No debemos olvidar que tenemos la suerte o la desgracia de que cuando pensamos y conceptualizamos aquello que nos rodea, lo hacemos mediante el lenguaje. Por lo tanto, la reducción de nuestros conceptos verbales conduce irremediablemente a la reducción de los conceptos mentales. O dicho de otra forma, ¿acabaremos pensando con hashtags?

Habrá quien apunte que los estereotipos siempre han existido para facilitar lugares comunes de entendimiento basándose precisamente en la simplificación de los conceptos. Sin embargo, y aunque no falta razón en esta observación, los estereotipos están ampliamente aceptados y son compartidos por todos (o casi todos), mientras que los hashtags son “comunicación basura”, creados, utilizados y desechados de forma constante, hasta el punto de que no es extraño enfrentarte a la lista de trending topics del momento en tu país y ser incapaz de identificar a qué hacen referencia un 50% de ellos.

No quiero ser yo el que aquí se alinee con los apocalípticos. Ni es mi intención ni es el lugar de hacerlo. Pero sí es cierto que quizá, al menos los que somos o nos consideramos profesionales de la comunicación, deberíamos hacer un esfuerzo por huir de la cómoda moda de la hashtagización y volver al desarrollo amplio de los conceptos. Para luego reducirlo todo a un hashtag siempre habrá tiempo.

The following two tabs change content below.
Álvaro Salas

Álvaro Salas

Director of Clients at Best Relations
Publicista de ciencias, analizo todo lo que ocurre a mi alrededor convencido de que es el mejor camino para tomar decisiones acertadas. Cuando me dejan, me escapo para dar clase en alguna universidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*