El experimento de dos compañeras que quieren convertirse en influencers

#InfluencerChallenges: convertimos en influencer a una compañera

¡Hola! Somos Carmen y Blanca, empleadas de Best Relations, y desde hace dos meses nos hemos propuesto el reto de convertir a Blanca en una influencer de Instagram. ¿El objetivo de todo esto? Conocer cómo es un influencer “por dentro”. En Best somos especialistas en las relaciones entre marcas e influencers. Conocemos bien a las marcas y sabemos optimizar las estrategias de marketing y publicidad entre ambas partes, pero aún no nos habíamos metido en la piel del instagramer. Y por qué no, nos va el famoseo, ¿vale? A Blanca no la llamaron de Supervivientes, e ir a First Dates podría provocar malentendidos con su novio, ¡así que hemos apostado por esto!

Los buenos resultados del marketing de influencers están llevando a que estas nuevas figuras se hayan situado en el epicentro de cualquier campaña de marketing. Sin embargo, las exigencias para ser reconocido como potencial prescriptor de una marca son cada vez mayores. Como hemos repetido en numerosas ocasiones, la autenticidad de un influencer no se mide sólo por el número de seguidores que tiene, sino por la capacidad de éste de ser influyente y de generar una comunidad idiosincrática con perfiles e intereses semejantes. ¡Y nosotras queremos ser influencers, pero de verdad! 🙂

No obstante, podemos identificar una serie de comportamientos comunes a todos los instagramers que hemos denominado “influencer behaviours”. Estos comportamientos incluyen: un storytelling, periodicidad de publicación, el uso de hashtags, una fotografía cuidada, trabajo con marcas, interacción con otros usuarios y asistencia a eventos corporativos.

Queríamos descubrir si con estos conocimientos sería posible transformar el perfil de una persona cualquiera con un trabajo de oficina de 09.00h a 18.00h en el de un influencer.

Para convertir a Blanca en instagramer primero necesitábamos un plan

  • Blanca pre-transformación: el primer paso fue analizar el perfil de Blanca. Blanca tenía 130 seguidores y una media de 50 likes por foto. La mayoría de las fotos no tenía comentarios y cuando los tenía, eran de sus amigos. Además, no existía una estrategia estética. Las fotos eran de mala calidad (¡el móvil de Blanca es una patata!) y muchas de ellas se habían editado con filtros predefinidos ya en desuso. (Si alguien que lea el post quiere donar un buen smartphone para una buena causa, que contacte con Blanca :p)

  • Definición del perfil: el próximo paso fue decidir qué tipo de instagramer sería, el estilo fotográfico y la estrategia de difusión. Sin duda, el paso más complicado. A veces creemos saber quiénes somos, pero nos ha resultado realmente complicado plasmar un storytelling a través de fotografías. Finalmente decidimos enfocar el perfil hacia el de “influencer lifestyle”. La palabra lifestyle parece haberse convertido en la categoría para todo, el misceláneo de Instagram, donde los champús, los mojitos y los modelitos de fin de semana tienen cabida. Sabíamos que este tipo de perfiles son más fácil de posicionar, y podría ser un buen punto de partida.

  • I’ll tell you what I want what I really really want”: entre nuestros objetivos estaba crear comunidad (de manera orgánica, sin pagar un duro); generar engagement; lograr alcance; y, por último, mejorar considerablemente la estética del perfil. Además, en la agencia trabajamos a diario con marcas e influencers y sabemos de la importancia del storytelling, que, según Diego Rivera es el hilo argumental que sirve como cimiento para definir el discurso y la gráfica de un proyecto. En este caso, como experta en estrategia digital, Blanca se encargaría de marcar una narrativa y asegurar un buen posicionamiento y Carmen, como diseñadora gráfica, elaboraría la estrategia visual.

¡El plan!

En primer lugar, y como parte de la estrategia de medición, se creó el hashtag #influencerchallenges para ayudarnos a monitorizar la evolución del perfil. Necesitábamos reafirmarnos continuamente de que íbamos en el buen camino, #asísomos.

En segundo lugar, se plantearon una serie de challenges, o retos para Blanca. Entre ellos incluimos: fotos outfit, fotos de comida, fotos de paisajes, fotos de producto, y fotos de viajes. Además, Blanca tendría que comportarse como una influencer, tratando de interactuar diariamente con la comunidad, haciendo menciones a marcas y asistiendo a eventos corporativos. Para ello elaboramos un cronograma completo de publicaciones en el que planificaríamos las temáticas, los copys, los hashtags y las fotos de cada mes.

Los resultados hasta ahora

A día de hoy hemos conseguido duplicar el número de likes en todas las publicaciones, partiendo de una media de unos 50/60 hasta alcanzar en las últimas semanas una media de unos 120 likes por fotografía. También teníamos el objetivo de duplicar la comunidad inicial y superar los 260 followers. Hemos logrado superar nuestros objetivos, alcanzando los 480 seguidores con un crecimiento 100% orgánico (lo prometemos).

En este tiempo Blanca ha sido “regrameada” en un perfil por un canal temático, y marcas como Coca Cola y Kinder han interaccionado con sus publicaciones. Además, de la nueva comunidad que ha generado el 80% pertenece a un público con sus mismos intereses y con gran actividad en Instragram. Por último, influencers del sector como TuttiMarquez o AtrendyLife han interactuado con su perfil.

A nivel estético, para entender los resultados ¡es mejor verlos! La calidad fotográfica del perfil ha mejorado sustancialmente, y hemos incorporado a nuestro equipo una estupenda cámara réflex. Sin embargo, hemos intentado no abusar de la perfección, para no alejarnos de la realidad de un influencer, combinando lo más posible fotos de alta calidad con fotografías espontáneas realizadas con el móvil.

Era importante que reflejáramos visualmente la personalidad de Blanca, con el uso de colores alegres, imágenes vibrantes y contenido dinámico que rompiera la continuidad del feed. Como herramienta de edición, hemos hecho uso de la aplicación VSCO, tratando siempre de aferrarnos a un mismo filtro y a un mismo formato.

“Estos han sido los dos meses más agobiantes y más frenéticos que hemos tenido en mucho tiempo. Ser influencer es un trabajo.”

Conclusiones: Ser influencer no es todo de color rosa

Nos acercamos al final del post, así que es momento de sincerarse y poner todas las cartas sobre la mesa. #Nofilter #LetsBeReal.

Estos han sido los dos meses más agobiantes y más frenéticos que hemos tenido en mucho tiempo. Ser influencer es un trabajo. Hemos sudado, echado horas extras, nos hemos estresado, hecho el ridículo, discutido y enfrentado a una King Cobra (poca broma, Tailandia). Además, hemos invertido dinero en comprar ropa y atrezzo para los shoots, incluyendo a Bowi, un unicornio hinchable que ya ha viajado por todo el mundo.

Para llegar a donde estamos ahora hemos tenido que formar un equipo. Ha sido necesaria la coordinación entre una experta en estrategia digital y una diseñadora gráfica, además de eternas sesiones de brainstorming-terapia con otros compañeros de trabajo. Lo repetimos. Ser influencer no es cosa de aficionados.

Y sabemos lo que estás pensando. Técnicamente, Blanca aún no es una influencer. Todavía no se le puede considerar como una figura influyente y no posee una comunidad muy numerosa (aunque sí un engagement brutal, modestia aparte). Pero esto no es más que el principio, el arranque de nuestro experimento. Síguele la pista a @blanca___morales y descubre los próximos pasos que tomaremos para elevar su cuenta y convertirla en una auténtica influencer.

Y si eres influencer y no conoces Influencer Hub, inscríbete aquí. En Best Relations unimos a marcas e influencers gracias a la ayuda de este espacio digital.

The following two tabs change content below.
Blanca Morales y Carmen Saenz de Tejada

Blanca Morales y Carmen Saenz de Tejada

Senior Analysis & Content Manager y Design Manager
¿Qué tienen en común una rubia macarra y una diseñadora trastornada? Nadie lo tiene claro, pero si funciona, ¿por qué cambiarlo?
Blanca Morales y Carmen Saenz de Tejada

Latest posts by Blanca Morales y Carmen Saenz de Tejada (see all)

2 pensamientos en “#InfluencerChallenges: convertimos en influencer a una compañera

  1. Pingback: Encuentra los influencers perfectos para tu marca con estos 5 trucos

  2. Pingback: ¿Qué es un influencer? Claves de este sector aún desconocido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*