¿Quién se ha llevado mi storytelling?

Hace ya algunos años escuché decir a un gurú de los de verdad* que lo primero que pierde la gente durante las crisis económicas es la capacidad de soñar. Tiempo después empiezo a creerme, muy a mi pesar, que el gurú pudiera estar en lo cierto: sirvan como ejemplo los medios de comunicación.

El reto y también la mayor satisfacción de nuestro trabajo como relaciones públicas es el proceso de crear historias para enfocar una noticia corporativa, más conocido como storytelling. No se trata simplemente de escribir una nota más o menos buena u organizar una rueda de prensa, sino de dar forma a una historia noticiable en base lo que tu cliente tiene que contar. Hay muchos periodistas que lo ven como una forma de publicidad encubierta, pero no lo es… o al menos no lo era.

Resulta que, al final, la crisis se va a llevar la capacidad de soñar tanto de los clientes como de los periodistas. Y no es culpa suya, es la lógica de los mercados. Los medios en papel agonizan, los online no encuentran un modelo de rentabilidad, en las redacciones cada vez hay menos periodistas y los clientes no quieren gastar dinero en intangibles, léase conceptos, grandes ideas… o storytelling.

En este paisaje apocalíptico, soñar cuesta dinero, los anunciantes mandan y el ROI rige nuestro destino. Cuando el mundo era un lugar bello y salía el sol todos los días, hasta los clientes más modestos tenía oportunidad de salir en los medios si la historia era buena y estaba bien contada. Cercanía con la audiencia, momentum en la agenda de los medios y carga social, las claves que nos daban en la facultad y que ya no son de mucha ayuda si tu cliente no es poderoso e invierte millones en publicidad.

En su lugar tenemos revistas que se convierten en catálogos y periodistas que reclaman porque no han recibido obsequio alguno por cubrir un evento noticiable. Todos sabemos de sobra que ellos tampoco lo tienen nada fácil y a veces nos olvidamos de que estamos en el mismo barco.

Eran buenos tiempos, pero tenemos que dejarlos ir porque el mundo de la comunicación ha cambiado. Aún así, que levante la mano el no haya pensado con nostalgia mientras ajustaba un presupuesto y eliminaba todo atisbo de creatividad: pero, ¿quién se ha llevado mi storytelling?

 

Ana López

@anafwwm

*Cómo lamento no recordar el nombre. ¿Alguien con mejor memoria, por favor? 😉

4 pensamientos en “¿Quién se ha llevado mi storytelling?

  1. Pingback: No basta con una nota de prensa « Mr Pessimist. El lado positivo de la comunicación

  2. Pingback: Una ocasión para dialogar sobre transmedia y storytelling en la Universidad Carlos III

  3. Pingback: 5 tendencias en comunicación para 2017 muy cuestionables

  4. Pingback: 5 tendencias de comunicación para 2017 muy cuestionables

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*