Curva de aprendizaje en redes sociales internas

Las redes sociales internas y la curva de aprendizaje

La comunicación empresarial mira ahora con tanto interés hacia el exterior como hacia el interior. El papel de los empleados, no sólo como pieza que define la cultura corporativa, sino como transmisores de dicha cultura hacia el resto de la sociedad mediante las plataformas sociales, ha hecho que las organizaciones consideren en positivo su rol en la construcción de marca. Y con motivo. Si bien en un principio se planteaban controlar la actividad de los profesionales y limitar su uso de las redes sociales, ahora lo fomentan a través de la formación y de la puesta a su disposición de herramientas específicas de comunicación y colaboración.

La participación de los empleados en la construcción del discurso de la empresa es una de las tendencias en comunicación y marketing que anticipábamos meses atrás para este año. Para habilitar dicha participación, muchas organizaciones están poniendo en marcha no intranets, sino redes sociales internas que reproduzcan, en un entorno seguro, las funcionalidades de las redes abiertas. Su principal objetivo es mejorar los procesos de trabajo mediante la comunicación. De los requisitos necesarios para tener una buena experiencia escribió de forma muy clara mi compañera Begoña González esta misma semana en este blog.

Begoña citaba una serie de plataformas creadas específicamente para entornos corporativos, que garantizan, además, un control total sobre los datos de la empresa. Sin embargo, también mencionaba nuevas iniciativas, como Facebook at Work, que plantean una ruta diferente. ¿Y si las redes sociales abiertas pudieran ser tan funcionales para los empleados de una empresa como las diseñadas específicamente para entornos privados?

Alternativas abiertas para entornos privados

Facebook at Work promete las mismas características de Facebook, pero limitando la visibilidad de las publicaciones a los trabajadores de una empresa: actualizaciones de estado, diferentes formatos de contenidos, interacción entre miembros… No es la única: LinkedIn va a incorporar nuevas funciones en la misma dirección, como la posibilidad de interconectar por defecto a todos los usuarios registrados con un dominio compartido. Si pertenecen a la misma empresa, ¿no tiene sentido que puedan comunicarse directamente entre ellos? Por último, Twitter ha habilitado los mensajes directos a grupos, lo que abre la posibilidad de que equipos de trabajo se comuniquen a través de un canal que les permita (ahora sí) dialogar con profesionales fuera y dentro de la organización, sin salir de la plataforma.

La clave está en la curva de aprendizaje, es decir, el tiempo que un usuario tarda en asimilar unos conocimientos. Cuanto más nuevo sea el conocimiento, más le llevará, pero si ya tenía nociones previas, le costará menos. Es lo que sucede con este tipo de propuestas frente a alternativas como Yammer o Zyncro: no hay curva de aprendizaje porque, quien más y quien menos, sabe cómo funcionan Facebook, LinkedIn o Twitter.

Una de las barreras de entrada de las redes sociales internas es la capacidad para utilizarlas. La mayoría requiere de formación específica para adquirir habilidades, y eso retrae a muchas personas cuando se ven incapaces de adquirir un conocimiento nuevo para ellas. Pero si desaparece la necesidad de aprendizaje, el reto pasa a ser la participación. Y eso ya es otra cosa.

Suena a amenaza para la industria de las plataformas sociales corporativas. Sin embargo, no es tan simple: mientras Facebook o Twitter no dejen a las empresas gestionar al 100% la información y los datos que corren por ellas para cumplir con la LOPD, parece difícil atreverse a dar el salto. Aunque todo llegará…

The following two tabs change content below.
Carlos Molina

Carlos Molina

Director general at Best Relations
Periodista de formación y espíritu entregado a las estrategias de comunicación desde hace años. Para no aburrirme, doy clases en universidades y escuelas de negocio. He co-organizado los eventos RRPP & Tweets y #CarnavalRRPP. Colecciono figuras de Saint Seiya.

Un pensamiento en “Las redes sociales internas y la curva de aprendizaje

  1. Pingback: Por qué debes contar con Facebook Workplace en tu comunicación interna

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*