Envío creativo como parte de tu acción WOW

El efecto WOW o cómo sorprender a un influencer con un envío creativo

Que nos encantan los influencers lo sabe todo el mundo. Y que adoramos Instagram, aún más. La red social más visual es campo abonado para fans entregados que pueden interactuar con sus celebrities favoritas con la mayor normalidad. Bueno, puede que no tanto.

Las marcas se dieron cuenta del provecho que podían sacar de esta circunstancia y las agencias de comunicación nos pusimos a echarles una mano con ello. Entre todos los tipos de colaboración que pueden darse, mi favorita es el envío creativo. ¿Quieres causar un efecto WOW con tu envío? Vamos, te pregunto si quieres dejar al influencer con la boca abierta. Si la respuesta es sí, te va a tocar mover la neurona y tener en cuenta algunas cosillas. Sigue leyendo

En el sector del periodismo existen muchas diferencias entre los hombres y las mujeres

¿Cuál es el papel de las mujeres en comunicación?

Cuando llegué a la Facultad de Periodismo, allá por el año 1996, lo hice llena de sueños y ganas. Quería cambiar el mundo. Descubrir un nuevo Watergate. Hacer algo importante. Supongo que es lo mismo que lleva al 60% de mujeres a las aulas para realizar estudios de comunicación. Pero ¿qué ocurre después? ¿Cuándo, tras terminar la carrera, sales a los medios o agencias? ¿Cómo es la posición de las mujeres en comunicación?

Sigue leyendo

La diferencia entre publicidad y contenidos: agencias BAB vs agencias AAB

La diferencia entre publicidad y contenidos: agencias AAB vs agencias BAB

“¿Cómo se llama la frontera que separa los contenidos de la publicidad?”, pregunté a mi amigo Paco Asensi. Respondió con criterio: “Falta de conocimiento de las reglas del entretenimiento”. La respuesta fue brillante, pero yo no iba por ahí, así que le facilité la respuesta: “Ad blockers”, y eso me llevó a pensar en una nueva posibilidad de catalogación de agencias. Veamos los antecedentes. Sigue leyendo

La relación con blogueros: asignatura pendiente de la comunicación

Mucho se ha escrito ya sobre la relación de las marcas con los y las blogueros/as. Incluso en este  mismo blog ya hemos reflexionado en alguna ocasión sobre el tema pero, sinceramente, parece que no aprendemos, a tenor de los muchos posts que he leído estos días sobre lo mal que lo seguimos haciendo. Como apunte, que conste que el uso del plural mayestático en este primer párrafo es simple cortesía.

Creo que nunca hemos pecado de errores tan garrafales como los descritos en estas publicaciones a las que me refiero, y por muchos motivos. El primero de ellos es que casi todos los que trabajamos en Best Relations somos blogueros y también hemos “sufrido” lo nuestro con algunas propuestas de agencias de comunicación y marcas no muy bien orientadas.

Los propios blogueros se han animado a hacer listados de consejos para que estas relaciones sean fructíferas y, en su mayoría, se basan en 3 puntos:

¡Conóceme! y, por favor, no empieces con frases como “Nos gusta mucho tu blog y hemos pensado que pruebes una taladradora eléctrica… “.

Hola, ¿hay alguien ahí? Soy una persona que habla con personas, tengo nombre, apellidos, no me llamo “webmaster” ni “querido/a amigo/a”. En mi caso, escribo sobre maternidad y no hago bricolaje.

Un periodista, ¿dónde? Por favor, no me mandes notas de prensa. ¿Me ves cara de periodista? Sin ánimo de faltar a los periodistas, ojo J. No, no me interesa tu nuevo modelo de taladradora.

No dispongas de mi blog, ¡éste es mi reino! Y ¡NO ME GUSTÁN LAS TALADRADORAS!

Como bloguera, me atrevo añadir alguna cosa más que, a mí personalmente, me pone los pelos de punta:

– Por añadir “je, je, je… “ al final de cada párrafo no me vas a convencer. No voy  a publicar lo que me pides, ni aunque me lo pidas como favor “personal”.

– Si me has mandado cinco emails y no te contesto, no es un problema del servidor.  ¿Será que no me van las taladradoras?

Cuando leo algunos emails que recibo de agencias de comunicación reputadas o incluso de grandes marcas, me cuesta creer que se tenga tan poco sentido común. Da la sensación de que la relación con blogueros es el último eslabón en la estrategia de comunicación y que se hace a la ligera, sin valorar el daño que puede hacerse a una marca si un día alguien más enfadado de la cuenta hace público los mensajes que se llegan a recibir.

Leyendo entradas como ésta de Enrique Dans, siento que flaco favor se nos hace a las agencias de comunicación con este tipo de prácticas. No quiero ponerme tremendista, pero a veces me da vergüenza que se haga tan mal el trabajo.

Y desde luego, no será porque no hay información en la Red sobre el tema, porque se han escrito ya ríos de tinta sobre la cuestión desde tiempos inmemoriales, allá por 2007, cuando Eva Sanagustín escribió Blogmarketing: Manual de buenas prácticas. ¿Va a ser desidia? ¿Falta de profesionalidad? En los tiempos que corren, no creo que nos lo podamos permitir.

Begoña González

@Begoglez

Nuevos puestos de trabajo en medios sociales

istock-career-for-job-section-talentdriven¡No perdáis el tren de los medios sociales! Si las agencias de relaciones públicas adaptan la estructura y puestos de trabajo… triunfarán en la consultoría de Medios Sociales 2.0. Ese es un buen reto. Pero para ello hay que ir incorporando gradualmente los nuevos puestos de trabajo de una consultora de Medios Sociales y transformar/adaptar su organigrama y estructura cuanto antes.

Las agencias tendrán que contar con personal que interpreten tendencias, gestionen valores y métricas, se involucren de forma comprometida con la comunidad 2.0, e inspiren el cambio de forma gradual mediante la obtención de resultados prácticos y medibles. La gestión de las comunidades online de sus clientes va a crecer cada vez más y más rápido, y a esas organizaciones que han intentado gestionar sus comunidades de forma interna (in house) no les va a quedar más remedio que ceder la gestión a agencias de relaciones públicas o comunicación especializadas.

Asistimos, por lo tanto, a la creación de nuevos perfiles y puestos de trabajo como:

Sigue leyendo