La diferencia entre big data y small data según Martin Lindström

Big Data, Right Data, ¿Small Data?

Pocos profesionales del marketing digital evitan incluir en su vocabulario el concepto Big Data. ¿Hace falta que explique qué significa? Vamos a hacerlo una vez más, por si acaso. Se trata de aquellos datos que responden a tres características: volumen (son masivos), velocidad (se generan de manera constante) y variedad (son tanto datos estructurados como desestructurados, como las imágenes). No hay ámbito asociado a la innovación y al desarrollo de proyectos de negocio que no vea claro que su futuro pasa por trabajar con Big Data. En Best Relations nos atrevimos a decir, hace ya tiempo, que la clave no es tener muchos datos, sino los correctos y relevantes. A eso lo llamamos Right Data. Luego llegó Martin Lindström y dijo que no, que tenemos que poner el ojo en el Small Data. Y la lió.

Sigue leyendo

Claves para una buena review de producto

Mi producto tiene una review, luego existe

No vamos a descubrir el mundo a nadie si afirmamos que hace tiempo que el momento de decisión de compra ha cambiado. Desde hace años, los millones de estupendos comerciales de las millones de tiendas que hay a lo largo del mundo han dejado de ser decisivos para ello. Ojo: esto no quita que en algunos (y cada vez menos) casos sigan siendo importantes. Aquellos profesionales eran los que, con su conocimiento, nos recomendaban uno u otro producto, muchas veces envueltos en cierta subjetividad que a los más avispados les hacía sospechar.

Por gracia y virtud de internet, ya no hace falta acudir a estos expertos para preguntarles sobre las cualidades, los pros y los contras de muchos de los dispositivos, gadgets u objetos que queremos adquirir. Primero fueron las revistas especializadas las que, con una información basada en texto y algunas fotografías, nos ayudaban a decidir o elegir un producto sobre otro. Después aparecieron los blogs y ahora es YouTube el que está lleno de vídeos y cuentas dedicadas a hacer análisis de producto o reviews. Sigue leyendo

Growth hacking

Growth hacking: aprende a crecer como una startup

Los que trabajamos en el sector estamos hartos de ver que, tras la crisis económica, los presupuestos que las empresas destinan a su acciones de marketing, comunicación y publicidad decrecen más y más. Si tienes la suerte de trabajar en una gran empresa, tu presupuesto aún será lo suficientemente holgado como para hacer alguna de las (a veces carísimas) acciones tradicionales de promoción que nos han enseñado en las escuelas. Sin embargo, y cada vez más, el mundo empresarial se está llenando de pequeñas compañías con pequeños presupuestos pero con una gran dosis de creatividad, enfocada a optimizar al máximo sus escasos recursos. Muchas de estas organizaciones son las conocidas startups.

Es en estas pequeñas empresas donde surge el perfil del growth hacker, es decir, la persona encargada del crecimiento de la comunidad de usuarios. Pero, ¿cuántos más mejor? No. No vale todo el mundo sino la gente adecuada. Hay que buscar a esos usuarios idóneos que merece la pena encontrar y fidelizar. Sigue leyendo

10 herramientas imprescindibles para community managers

10 herramientas imprescindibles para 10 actividades de community management

Las herramientas online se han convertido en un gran apoyo de trabajo para todas las personas que trabajamos en el entorno de los social media. Cada día aparecen nuevas y mejoradas soluciones que consiguen que optimicemos mucho mejor nuestro tiempo y esfuerzo en el día a día en internet. No obstante, el problema surge a la hora de decidir y elegir cuales son las más alternativas más eficaces y rentables para nuestro proceso de trabajo, ya que existe una gran oferta a nuestra disposición.

Por este motivo, os traemos un mix de 10 herramientas imprescindibles para sendas actividades habituales en el día a día de todo community manager y que quizás aún no conozcas: Sigue leyendo

La métrica inaudita

Zero Dark Thirty, la película que trata de cómo fue localizado y eliminado Osama Bin Laden… ¿te suena? Te preguntarás qué tiene que ver con métricas. Vamos paso a paso.

En un momento del film, cuando el líder de Al-Qaeda ya está a punto de caramelo para ser eliminado, se deja la decisión de un posible ataque en manos de un comité de crisis. Un asesor de seguridad nacional que forma parte de dicho comité pone en entredicho la viabilidad del ataque basándose en la falta de pruebas y de indicadores fiables que demostrasen con absoluta certeza la localización de Bin Laden. La argumentación para no realizar el ataque resulta perfectamente razonable, a la par que exasperante para el espectador y está argumentada de forma excelente.

El director de la división de la CIA que se había encargado de la localización de Bin Laden, también miembro del comité de crisis y que arde en deseos de poner en marcha la operación, desarma al asesor con algo mucho más real que cualquier prueba de certeza absoluta. Su respuesta:

“Eso es verdad y estoy de acuerdo con todo lo que ha dicho. Me refería a que un hombre en su puesto… ¿cómo evalúa el riesgo de no hacer algo? ¿Umm? El riesgo de permitir que Bin Laden se le escape de las manos. Esa es una pregunta fascinante.”

Esa es la métrica inaudita, de la que nada se oye porque nadie habla de ella: ¿cuál es el riesgo de no hacer algo?

La implantación de un programa de social media o de social business requiere una serie de indicadores iniciales que aseguren la viabilidad y rentabilidad del proyecto. Eso es obvio. Pero hay personas que exigen indicadores que demuestren con certeza absoluta el éxito de la iniciativa. Lo quieren con pelos y señales. Y cuando tengan todos esos datos, pedirán más. Y cuando los tengan, pedirán entrar más en detalle en cada una de las áreas. Y cuando se hayan desglosado todos esos detalles, entrarán en juego nuevos directivos con sus opiniones y sus exigencias de información adicional para fundamentar una decisión que posiblemente nunca se producirá.

El resultado, en estos casos, lo constituye la parálisis por análisis. No es ni más ni menos que un presunto perfeccionismo que finalmente resulta absurdo y que no lleva a ninguna parte. Se analizan tanto las cosas que nunca se pone en marcha nada. Ese es el momento de aplicar la métrica inaudita: puede que no pase nada si no pones en marcha un programa de transformación empresarial basado en social media, pero también puede que en 10 años la empresa ya no exista… ¿Qué riesgo es mayor?

Es la lucha de la ejecución frente a la obsesión. Un líder de verdad no cae en la parálisis por análisis.

Y hablando un poco de todo… yo sólo sé una cosa con certeza absoluta. ¿Y tú?

Stephan Fuetterer

@sfuetterer