Marcas y blogosfera maternal: encuentro en Best Relations

Blogosfera maternal: de lo experiencial a la profesionalización de los blogs

El pasado 27 de noviembre, llevamos a cabo en Best Relations nuestro I Encuentro con Doers & Influencers para reunir a profesionales y expertos en torno a un tema específico para el debate. En este caso, aprovechamos el lanzamiento de nuestro más reciente white paper, “Marcas y blogosfera maternal: ¿amor de madre?”, para reunir en nuestras oficinas a más de 40 invitados con los que hablar de la evolución de este sector y de la forma en que las empresas están intentando involucrar a las autoras de blogs de maternidad en sus estrategias de comunicación.

Marcas y blogosfera maternal: ¿amor de madre?

Sigue leyendo

White paper: análisis de la blogosfera maternal en español

Nuevo white paper de Best Relations: análisis de la blogosfera maternal en español

Marcas y blogosfera maternal: ¿amor de madre? Así se titula el nuevo white paper de Best Relations que presentamos hoy.

El fenómeno de la blogosfera maternal se está construyendo sobre la marcha. Tanto blogueras como empresas están estableciendo sus códigos y normas en tiempo real, lo que puede ser caldo de cultivo de malentendidos y desajustes.

La comprensión de la blogosfera maternal, de su idiosincrasia, sus intereses, sus pasiones y sus deseos es la mejor forma de conciliarnos con esta comunidad que cada día se hace más fuerte. Para ello, Best Relations y Madresfera, la comunidad de blogs de padres y madres en castellano, hemos trabajado en un amplio white paper que incluye un estudio propio entre más de 300 madres blogueras en el que éstas opinan sobre su relación con las marcas, así como las claves para reforzar los lazos con la blogosfera maternal y las líneas maestras de su evolución.

El valor de este documento reside en su propia naturaleza, ya que ha sido creado a partir de un análisis desde dentro, fruto de las opiniones de las propias blogueras a través de la encuesta realizada y las opiniones de blogueras destacadas. Todo ello se ha compilado a través del catalizador de mi propia visión como “bloguera dinosauria”, es decir, nacida en los orígenes de este movimiento maternal, que he visto surgir y desarrollarse a pasos agigantados en tan sólo 5 años.

La evolución de la comunicación hacia entornos 2.0, la crisis de  los medios de comunicación y el cambio de hábitos de los públicos a los que las empresas desean impactar hacen imprescindible introducir en la estrategia de comunicación de las marcas la relación con blogueros. Aquí, la comunidad maternal es, sin duda, uno de los segmentos más deseados. Estamos convencidos de que la lectura de este white paper ayudará a maximizar esta estrategia y a forjar mejores vínculos con las influencers de este sector.

Begoña González

@BEGOGLEZ

La blogosfera maternal: de lo online al mundo offline

Como parte de las estrategias de comunicación en medios sociales, las empresas y las agencias de comunicación se imponen un must, un imprescindible: la relación con bloggers. Esta práctica, cada día más extendida, no siempre se desarrolla desde el conocimiento profundo del blogger de manera individual y de su entorno, la propia blogosfera, algo imprescindible para conseguir el deseado engagement de los nuevos líderes de opinión del siglo XXI.

La blogosfera maternal puede ser un excelente ejemplo de cómo ha evolucionado el mundo de los bloggers en general, en un relativo corto periodo de tiempo: apenas 3 años. De su análisis y evolución quizás podamos desprender las mejores prácticas y las vías para abordar la relación con la comunidad, tan importante para el éxito de las estrategias 2.0.

A continuación analizaremos estas etapas y cómo afectan a la relación con las marcas.

1. Elementos aislados–  Aunque el movimiento blogger comenzó hace unos 7 u 8 años, sobre todo a nivel profesional, podemos afirmar que la explosión mainstream arrancó hace unos 3 años, cuando personas con intereses concretos decidían abrir espacios en la red para contar sus inquietudes. En el caso de la blogosfera maternal, madres, normalmente primerizas, escribían sobre sus experiencias, pero sobre todo expresaban sus dudas e inseguridades.

Estas iniciativas comenzaban de manera aislada, sin vínculos en la Red, y poco a poco, a través del intercambio de ideas, pensamientos y consejos, en definitiva a través del más puro espíritu 2.0, (compartir y dialogar), empezaban a forjarse tímidas alianzas y amistades.

Ejemplos de estos primeros blogs, no profesionales, son los siguientes: Ahora la madre soy yo (enero 2009), Diario de una mama pediatra (enero 2009), Tenemos tetas (abril 2009), Mama (contra) corriente (diciembre 2009), Mamá sin complejos (febrero 2010)….

Otros blogs, con un carácter más profesional, que iniciaron su trayectoria en ese momento y que sirvieron como espejo para el resto de la comunidad podrían ser: Bebés y más (2005), Me crecen los enanos (noviembre 2007),  Mi vida con hijos (septiembre 2008).

2.    Los inicios de la tribu 2.0 –  Pronto esas madres, muy celosas de su intimidad y de la de sus hijos, que se adscribían fuertemente a una de las dos corrientes imperantes sobre crianza (las pro Estivill o las pro González) empezaban a relacionarse entre sí, siempre en la Red, y en la mayoría de las ocasiones para debatir sobre sus filias y fobias.

En este periodo, algo extremo, donde imperaban los debates encarnizados sobre la lactancia materna y las distintas corrientes de crianza, se atisbaron las primeras iniciativas 2.0 de algunas marcas, que tímidamente iban creando los primeros espacios colaborativos, bien en Facebook, a través de portales informativos con espacios para el debate, o con honrosas excepciones de estrategias globales como el caso de El Club de las Madres Felices de Suavinex.

3.    Sentido de pertenencia – Esa fase sirvió para comprender que el debate era positivo, pero que no podía durar ad infinitum, y que era mejor respetarse y tolerarse para dar un paso hacia delante. Fue entonces cuando nacieron blogs con fuerte sentido irónico, con mucho humor que lideraron una corriente ácida sobre la maternidad. Buenos ejemplos son Un mamá española en Alemania (marzo 2010) o El blog de la Dra. Jomeini (septiembre 2008)

Comenzaron además los primeros eventos de desvirtualización, bien organizados por marcas, o bien por las propias blogueras a título personal, que a través de un fuerte sentido de pertenencia a la tribu 2.0, comenzaba a unirse y a formar clanes, con fuertes lazos personales. Vínculos que siguen aumentando conforme aumentan el número de blogs de temática maternal. El ejemplo más actual es lo que ellas han bautizado como “Desvirtualización real ya” #15J. Un encuentro de madres blogueras, un encuentro de amigas en la Red que quieren ponerse rostro y compartir cara a cara su tiempo, sus experiencias, sus vivencias, para después volver a la red a vivir su ya amistad de un modo más personal, si cabe.

Se gestaron, incluso, las primeras iniciativas colaborativas que trascendían del mundo on line para materializarse en la vida off line, como el libro Una Nueva Maternidad escrito por 15 blogueras, donde cada una de ellas daba su particular visión sobre su experiencia maternal.

También se habían generado las primeras polémicas, como el tan comentado anuncio de Flex , o el artículo de El Mundo sobre la lactancia materna, que convulsionaron la Red y acentuaron más aún el sentido de pertenencia y la alianzas. Esas polémicas alzaron a muchos blogs a la fama través de importantísimas cifras de visitas que llevaron a sus autoras del parcial anonimato a una gran visibilidad dentro de la blogosfera maternal –e, incluso, fuera de ella–, a través de reportajes en importantes medios de comunicación de tirada nacional.

Fue también entonces cuando se gestaron los primeros boicots organizados frente a grandes marcas como Dodot o Nestlé, que mostraron la fuerza del colectivo que ya tenía una entidad por sí mismo y que, de alguna manera, se sentía con poder frente a la tradicional fuerza de las grandes empresas.

4.    Madurez –  En la actualidad, las madres blogueras que iniciaron este movimiento y que, podemos decir, forman el núcleo duro de la blogosfera, ya no son primerizas; ya no tienen tantas dudas; ya no necesitan justificar sus modelos de maternidad y crianza y han empezado a tratar temas que trascienden a la maternidad y que cabalgan hacia el retrato personal de sus mundos como mujeres y profesionales, en el sentido amplio de la palabra.

Grandes medios de comunicación como The Times, dedican sus portadas a tratar movimientos que, en gran medida, se dieron a conocer en la Red, como es el caso de la crianza con apego. Y el debate continúa, ahora de manera más madura, en una de las blogosferas más consolidadas de la Red, casi equiparable hoy a la blogosfera tecnológica, del motor o emprendedora, quizás las más fuertes en España a nivel global.

Y de esta forma, en la actualidad, otras blogueras inician su andadura en internet inspirándose en blogs que ya son clásicos, siguiendo muchas de ellas modelos de blogs ya instaurados: experienciales, analíticos, formativos, ácidos…

Además, las propias blogueras, de manera individual o, incluso, aliándose entre ellas, profesionalizan lo que comenzó como una afición, e inician sus proyectos comerciales con significativos ejemplos como Madresfera u Oh! La luna.

En paralelo, las iniciativas editoriales de los grandes grupos de comunicación tradicionales como Prisa o 20minutos, o los grupos especializados en Internet como Weblogs, siguen liderando en cuanto a volumen de tráfico los resultados en buscadores relacionados con la maternidad, pero no siempre en lo que se refiere a influencia y engagement, donde son las blogueras con nombres y apellidos las que mandan en la actualidad.

Y, como complemento a la blogosfera, se impone una red social con fuerza: Twitter, donde las madres dialogan y conversan a tiempo real y se gestan muchos de los movimientos e iniciativas que hemos comentado. Hashtags como #madresblogueras o #madrestuiteras dan buena cuenta de ello.

Tras este análisis, podemos afirmar que las madres blogueras se han consolidado como verdaderas lideresas de opinión, a las que muchas marcas asedian, en  ocasiones con iniciativas poco interesantes para ellas, como intercambio de enlaces, propuestas de publicación de información no relevante para ellas o sin mensajes de interés para sus lectores–.

Por ello, recomendamos especial atención en la relación con la blogosfera, respetando siempre las prácticas recomendadas e invirtiendo una dosis especial de cariño en ellas, ya que pueden alzarnos a la fama pero también pueden destrozar nuestra reputación en segundos.

Begoña González

@begoglez

Laura Vázquez

@lauramaria_Vaz