Pon a dieta tu página web y optimízala

5 consejos para adelgazar tu página web

Ha llegado el verano y ya es tarde para que te pongas a rebajar esos kilos de más. Los deberes había que haberlos hecho antes. Pero aún tienes una oportunidad para redimirte: puedes adelgazar tu página web. ¿No se te ha ocurrido que le sobran unos contenidos de más? ¿Que ese exceso hace que cargue demasiado lenta? ¿Que Google se ha fijado y que te está haciendo pagar en visibilidad y posicionamiento la dejadez del sitio? Pues no te preocupes, que te vamos a dar algunos consejos de optimización. Porque el volumen sí importa en tu estrategia de marketing de contenidos.

Sigue leyendo

Qué hacer ante el referral spam

La plaga del referral spam en las páginas webs

El mantenimiento de una página web exige algo más que actualizarlo con regularidad y cuidar que el contenido y la forma de presentarlo lo hagan más visible para los motores de búsqueda. A menudo, las visitas que nos llegan no son de carne y hueso, es decir, no hay un ser humano detrás que accede de forma voluntaria. En muchos casos, el tráfico que recibimos es producto de un bot y de lo que se conoce como referral spam, algo de lo que debemos protegernos si no queremos que nuestras analíticas nos hagan tomar decisiones equivocadas. Lo siento, pero Semalt.com no es una web muy maja que está contribuyendo a que las cifras de tu blog crezcan como la espuma.

Sigue leyendo

¿Y si desmitificamos la tasa de rebote?

¿Y si desmitificamos la tasa de rebote?

La tasa de rebote es uno de los conceptos que más interés suscita en analítica web. No en vano, se le atribuye el reflejo de si tu página funciona o no en términos cuantitativos. Dicho de otra manera: te dice si tu site huele a flores o, por el contrario, apesta. Si alguien piensa que la expresión es exagerada, que piense en cómo lo verbalizó en su momento Avinash Kaushik, el gran experto mundial en este campo: “Llegué, vi, vomité, salí”.

De forma muy resumida, podemos decir que la tasa de rebote expresa el porcentaje de visitas que llega a una página y no interactúa con ella. Esa interacción se expresa de dos maneras: visitas que se marchan por donde han venido al no saltar a otra página y visitas que permanecen muy poco tiempo en página. Como vemos, la forma de medir esta cifra depende de dos aspectos muy relacionados, pero bien distintos: acceso a contenido y tiempo de consumo del mismo. Cabe pensar que, si no me atrae lo que veo, mi sesión sea muy corta. Pero también puede suceder que me atraiga mucho lo que veo, pero llegue al contenido de forma directa y no necesite “saltar” a otra página. Sigue leyendo

Posicionamiento en buscadores para novatos

Que el análisis web y las diferentes formas de atraer tráfico a nuestro site es algo que nos encanta está claro – innegable -.

Mamá ¿qué me está pasando?  Estoy de vacaciones y siento la energía  de tu  Netbook que me llama, ¡es la energía del 2.0 que me reclama!

Y sí queridos amigos, esto es puro vicio.

Te colocas delante del mini ordenador de la “mamma” con la esperanza de ver grandes “picos” y bajos “porcentajes de rebote” en las estadísticas del blog. Una vez consigues arrancar esa máquina infame del pleistoceno que tiene tu madre por ordenador, algo minúsculo, diminuto e incómodo (algo que escapa a las leyes de lo establecido por “pc o personal computer”), te toca lidiar con Internet Explorer.

No olvidemos, que para ser un buen analista web tienes que dominar lenguajes de programación como HTML y CSS las cuales gracias a Chrome , con su API “Code” o Firefox y su APIWeb Developer” es como untar mantequilla en la tostada dominguera, algo sencillo y rápido. Pero NO amigo mío, ¡a leer códigos con el Explorer! (pero si yo estaba de vacaciones…).

Ante situaciones como esta existen varias opciones:

– Cerrar el ordenador como si nada, con la mirada fijada en un punto indeterminado de la pared y con cara como de recordar la lista de la compra.

– O aceptarlo y pelearte con Internet Explorer hasta lograr tu objetivo.

El código fuente es a las webs lo que el ADN a un mamífero. Echar un vistazo en el código fuente de otros blogs o webs de referencia nunca está demás si lo que buscamos es aparecer en las primeras posiciones en Google. En él encontramos cosas tan curiosas como las meta tags o los keywords que utilizan otros sitios en la lucha por el posicionamiento en Google – qué alegría, que alboroto, para mi el perrito piloto–.

Hay muchas herramientas de medición online como Omniture o Crazzy Egg, la gran mayoría de pago aunque la más extendida y fácil de manejar es Google Analytics, una herramienta muy práctica e intuitiva. Con esta herramienta accedemos a información detallada sobre nuestro site, como por ejemplo: cuántas personas acceden a nuestra página, su procedencia (de qué páginas vienen), cuánto tiempo permanecen en nuestra web y hacia dónde salen (página a la que acceden cuando abandonan la nuestra). Seremos capaces de analizar el comportamiento del usuario dentro de nuestra página, conoceremos cuáles de nuestras secciones interesan más y cuáles menos. Con una buena segmentación del tráfico y un objetivo claro obtendremos resultados muy satisfactorios.

Analytics te necesita como una planta a la cual hay que regar, abonar y prestar cierta atención – si lo que ansías es posicionarte como un campeón en los primeros resultados de Google- extrapolemos por un instante los términos “regar, abonar y prestar atención”:

– Regarlo: tenemos que ser capaces de entender las estadíticas que nos ofrece y traducirlas en resultados, el ensayo-error es de lo más normal.

– Abonarlo: proveerlo de herramientas satélites como Crazzy Egg (mapas de calor), Google Insights (permite comparar patrones de volumen de búsqueda en determinadas regiones) o Feedburner (ideal para conocer en tiempo real los visitantes de tu site)

– Prestar atención: Analytics es una herramienta extraordinaria, pero tiene un problema, si no le ordenas, él no hace nada (qué le vamos ha hacer no se puede tener todo en esta vida).

Es curioso que una de las acepciones más usadas para referirnos a este noble arte – el de hacerte visible en Google – sea “posicionamiento orgánico” (SEO), lo cierto es que le va como anillo al dedo. Yo añadiría otra: “trabajo de campo”, y como dije antes, hace falta tiempo y dedicación para posicionarnos bien.

Hay otros caminos para aparecer en el Top Ten de Gogole, por ejemplo, hacer una campaña de enlaces patrocinados en Google Adwords (SEM) que funciona de un modo muy fácil: si pagas te posicionas. Pero yo soy más de “trabajo de campo” con lo cual, me gusta elegir con suma delicadeza cada una de mis semillas  (seleccionar mis objetivos ) , plantarlas  (realizar una buena campaña de Analytics)  y recoger el fruto (posicionarse de forma orgánica).

Cuando empieces a ver como florece tu planta, será el momento en el que como yo estarás pegado a un Netbook en casa de tu madre mientras tus amigos beben mojitos en la playa. Sí, da mal rollo pero mejor es tener la cabeza liada con gráficas y estadísticas que estar por ahí delinquiendo.

Esto es sólo un esbozo de las posibilidades que ofrece esta herramienta, mi pretensión no es otra que plantear a grandes rasgos sus virtudes y defectos.

Saludos congéneres.

Pablo González.