Comunicar en tiempos revueltos: el misterioso caso de Samsung

¡Y pum, se convirtió en Chocapic!

Así podría empezar la campaña de Samsung sobre su último intento de buque insignia en telefonía móvil. Pero no, no lo hace. Y esto es así por dos razones, principalmente: la primera es que sí, el móvil explota; pero no, no se convierte en un delicioso cereal recubierto de chocolate. Más bien causa algarabía allá donde tiene el capricho de reventar y un contrapuesto pánico a quien se queda sin móvil y con una pierna pasada por la plancha… O a quien tiene que abortar un vuelo a mitad de camino… O cualquiera de todos los sonados casos de explosiones aleatorias -en lugares aleatorios- que tantos “buenos” ratos nos han dado a los que no tenemos móviles que explotan. Parece que no, pero esto “no es cosa menor; dicho de otra manera: es cosa mayor”.

La segunda es que Samsung sabe que el ruido es el peor enemigo de las crisis, así que ha decidido anticiparse para transmitir mensajes claros, concisos y directos sobre “el estado de la cuestión” en cada momento. Está bien, lo admitiré: yo venía aquí a atizar a Samsung pero, por más que me cueste admitirlo, y por mucho que me guste ser un oportunista para criticar al sector, Samsung está haciendo una buena comunicación de crisis.

Sigue leyendo

La sinestesia digital ya está aquí

La sinestesia es la rara facultad de transponer las sensaciones percibidas por el cerebro. En Psicología, es una condición neurológica que mezcla los sentidos, por lo que un sinestésico puede ver sonidos, saborear palabras u oír olores. Hoy me apropio de este concepto de hibridación y dislocación para plasmar lo que los entornos digitales apuntan a convertirse en menos que canta un gallo.

El desarrollo de la tecnología aplicada a internet nos traído, hasta hoy, un mundo donde los usuarios somos multitarea, multidispositivo, multiconocimiento y casi todo lo multi que se te pueda ocurrir. Hemos pasado de ser agentes pasivos sin papel relevante en la producción y distribución de los productos y contenidos, a ser prosumers, presumers, custowners, citysummers y quién sabe qué más.

Nos hemos convertido en usuarios creadores, distribuidores, modificadores, comunicadores, todo ello a la vez, por partes o eligiendo lo que más te guste ser. Al igual que el sinestésico procesa sus sentidos de manera dislocada oyendo sabores, los usuarios hemos dislocado nuestro papel tradicional convirtiéndonos en medios de comunicación o en fuentes de contenido. Nos hemos transformado en el centro de nuestro propio consumo y entretenimiento, y hemos desarrollado una asombrosa capacidad para buscar, encontrar, producir, modificar, compartir y experimentar en cualquier entorno digital. Nos hemos convertido en sinestésicos digitales.

Este nuevo año que entra promete hacer evolucionar esta dinámica y llevarla aún más lejos. El imparable desarrollo de la tecnología, casi análoga a nuestra capacidad de adaptarnos a ella, nos llevará a encontrar nuevas aplicaciones de sinestesia digital donde daremos con formas, hasta ahora impensables, de participar activamente en la financiación, producción  y distribución de contenidos.

Hemos interiorizado el concepto “Long Tail” y sabemos que nuestro granito de arena, en internet, mueve montañas, y por ello nos organizaremos mejor y nuestras voces serán más escuchadas. Seguiremos dislocando el modelo, haciendo que las marcas corran a marchas forzadas para adaptarse a nuestros patrones de consumo y comportamiento en internet y, así, conseguir una pequeña fracción de nuestro valioso tiempo.

Nos entretendrán con acciones gamificadas, nos harán participar en sus campañas transmedia, nos ofrecerán contenidos de mayor calidad gracias al desarrollo del big data y nos harán partícipes de los procesos de producción de los productos. Los dispositivos móviles se convertirán en nuestros centros de ocio y el control remoto de nuestra actividad en internet, haciendo evolucionar las estructuras de contenidos hasta ahora conocidas. Porque ya hemos empezado a dislocar los flujos de información, haciéndolos girar en otra dirección.

La sinestesia digital, la dislocación, la horizontalidad y la hibridación ya están aquí. Lo mejor está por llegar. ¿Estás preparado?

 

Sara Martín

@_SaraMP_