Cómo las búsquedas por voz van a ganar la Champions del SEO

“Érase una vez un lobito bueno al que maltrataban todos los corderos. Y había también un príncipe malo, una bruja hermosa y un pirata honrado. Todas estas cosas había una vez cuando yo soñaba un mundo al revés.” Queridos fans, haters y desconocedores del escritor José Goytisolo (hermano del recientemente fallecido Juan Goytisolo) y su popularizador músico Pablo Ibáñez: érase una vez un sector cambiante que siempre estaba a la última; un sector que siempre buscaba la forma de favorecer al usuario y dar rentabilidad a las marcas.

Sigue leyendo

Knowledge Graph: cuando el SEO puede ser tu peor enemigo

Google lleva años marcando el paso en las búsquedas online. Una de sus obsesiones es evolucionar este terreno hacia las búsquedas semánticas, es decir, ofrecer resultados que se ajusten a lo que necesitamos porque el motor es capaz de entender nuestras expresiones con todos sus matices. En esa tarea, las palabras clave y la autoridad basada en los enlaces que apuntan desde fuera a una página web van perdiendo poco a poco importancia. Vamos del Page Rank al Author Rank, un algoritmo en el que el usuario y sus conexiones sociales filtran la información. Y en esa evolución empieza a jugar un papel importante una herramienta: Knowledge Graph. Sigue leyendo

Google bombing y link baiting: la parte divertida del posicionamiento web

Últimamente estoy tomándome demasiado en serio aquéllos temas relacionados con el marketing en buscadores. He tenido la indecencia de matar al SEO para hablar de Search Engine Friendly en redes sociales, me he atrevido a vaticinar cómo haremos SEM en el Knowledge Graph de Google y hasta he augurado tendencias sobre el futuro de Google. ¡Así que he decidido relajarme y tomármelo con más humor! Hoy hablaré de la parte divertida del posicionamiento SEO: Google bombing 😉

El bombing es una estrategia que permite colocar ciertos sites entre los primeros puestos de las páginas de resultados de los buscadores y que ha dado lugar a situaciones insospechadas. Fue lo que sucedió con la combinación de los términos de búsqueda “mentiroso” y “miserable”, que durante un tiempo devolvieron como primer resultado la página de Ángel Acebes en el Congreso de los Diputados, o casuísticas por las que la búsqueda “ladrones” devolvía como primer resultado la página web de la SGAE.

¿Gamberrada de una pandilla de profesionales del SEO aburridos? ¿Estrategia de la competencia para dañar nuestra reputación? ¿Defensa de una causa más o menos ética? Los motivos pueden ser múltiples, pero la mecánica para el estallido de la “bomba” es la misma: el algoritmo de indexación de Google determina la relevancia y posicionamiento de un site:

1º) identificando las palabras clave que definen cada página

2º) teniendo en cuenta los enlaces que apuntan a ella desde otras páginas web.

Pues bien, esta práctica se aprovecha de este linkbuilding para otorgar relevancia, posicionamiento web y visibilidad a contenidos que no están estrictamente relacionados con la intención de búsqueda del usuario. ¿O sí lo estaban…?

Desde hace años, las arañas de Google penalizan con ahínco este “contenido impertinente” e imponen mano dura en el Page Rank de aquéllos sites que intentan corromper la naturaleza pulcra del buscador preponderante. Si Google dejase que los resultados verdaderamente vinculantes se alejasen de las primeras posiciones de búsqueda para que “otros” cobrasen mayor protagonismo, el sistema se desvirtuaría. Pero… ¿y si al desactivar sus bombas hizo estallar su propia credibilidad?  ¿Y si al usuario le gusta su propia democratización de resultados?  ¿Y si, a los ojos del usuario, los “otros” contenidos son los relevantes?

Hoy en día, Google lo pone más difícil para llevar a cabo prácticas de “bombing”, pero aflora con fuerza otro concepto: el link baiting, que consiste en crear contenido especialmente atractivo con el objetivo de mejorar el SEO, obteniendo gran número de enlaces entrantes a la página web. Y este tipo de SEO enfocado a la viralidad es el google bombing de hace unos años, que devuelve el protagonismo y la decisión del criterio relevante al usuario. ¿Por qué, si no, se premia con más esmero que nunca la frescura del contenido, la originalidad y el factor social del compartir en redes sociales? De algún modo, el usuario, especializado por temáticas y sectores, sigue siendo el decisor que determina qué tipo de contenidos deben copar las primeras páginas de los resultados de búsqueda.

Y ahora sí: ¿queréis saber cuál era mi “bomba” favorita? El “agujero del culo” de Sarkozy.

Laura María Vázquez
@lauramaria_vaz

5 diferencias entre marcas Premium y marcas de lujo: No es cuestión de precio

En tiempos de crisis, la búsqueda de nuevos posicionamientos en la mente de los consumidores trae de cabeza a casi todas las empresas. Esto, y la reducción de costes fijos y variables, claro está. Se dice que las únicas marcas que aún son capaces de presentar datos en positivo son las marcas de lujo, y se afirma categóricamente que la crisis sólo les está rozando. Dinero llama a dinero, pero ¿por qué ocurre así en este sector? ¿Qué diferencia a una marca de lujo?

5 diferencias sutiles entre una marca Premium y una marca de lujo

  1. Una marca Premium se posiciona dentro de un sector, mirando a la competencia. La marca de lujo crea su propio universo, a su medida y a su gusto, y es capaz de inspirar a las personas que les siguen.
  2. El público: una marca Premium tiene clientes; podríamos ser cualquiera de nosotros en un momento dado. La marca de lujo tiene consumidores fieles; más que una cuestión de precio es una cuestión de estatus, que va más allá del producto en sí.
  3. El objetivo de una marca Premium es vender, y cuanto más, mejor. La marca de lujo busca ventas selectas; crecer en número de ventas supondría sacrificar el deseo de los consumidores por poseer los productos. En este caso, sin exclusividad, el elevado precio de los productos hace que entre en el juego el coste de oportunidad: las variables económicas acaban con el sueño.
  4. El lujo significa excelencia en el acabado, utilización de las mejores materias primas y atemporalidad: son todos los ingredientes de algo icónico. Son marcas que no tienen que escuchar al consumidor si no quieren, porque su público las escucha de todas maneras. Las marcas Premium tienen que escuchar y dialogar con sus clientes, son flexibles y evolucionan con su tiempo: tienen que crear productos de alta calidad, pero funcionales y contemporáneos.
  5. Las marcas de lujo hacen soñar con otros mundos; las marcas Premium tienen los productos necesarios para crear un futuro mejor.

Ana López
@anafwwm

Ortografía: esa técnica SEO de la que no queremos acordarnos

A los que trabajamos en el mundo de los medios sociales se nos llena la boca con el SEO y el posicionamiento en buscadores. Es lógico. Nuestro trabajo tiene, entre otros objetivos, mejorar la visibilidad de nuestros clientes en la Red. En este terreno, ya sabemos que son los motores de búsqueda, con Google a la cabeza, los que se encargan de dirigir la mayor parte del tráfico calculando la idoneidad de unas páginas sobre otras como respuesta a las palabras clave sobre las que preguntan los usuarios. Así que, si somos capaces de conocer los recovecos de los algoritmos que mueven a los buscadores, también seremos capaces de optimizar los sitios web para hacerlos más visibles a los internautas. ¿Cómo? Se pueden hacer milagros con un poco de programación HTML por aquí, unas negritas y unos titulares vistosos por allá, y unos cuantos “trackbacks” como remate. Pero, ¿qué pasa con el contenido?

Hasta hace poco tiempo, el contenido era una cuestión de segundo orden en el mundo del SEO. Aunque siempre se ha recomendado publicar contenidos originales, siempre ha habido trucos a los que recurrir para disfrazar de pertinente una entrada de blog y ayudarla a subir en los rankings. Con la llegada de Google Panda, sin embargo, entra en juego un nuevo factor: la ortografía.

Google Panda es la última gran actualización del algoritmo de búsqueda de Google. Su entrada en funcionamiento ha supuesto una pequeña revolución SEO entre cuyas consecuencias se encuentra la mejor posición en los resultados de búsqueda de webs con contenido original y la penalización de aquellas páginas que aprovechan el contenido de terceros para atraer tráfico, como es el caso de las llamadas “granjas de enlaces”.

Panda castiga la copia de textos y las páginas que sólo acumulan enlaces para impulsar la posición en que determinadas webs aparecen en los buscadores. También potencia el contenido social, dando un plus de importancia a aquellos sitios recomendados por los usuarios (lo que no deja de ser una forma de fomentar el uso de su botón +1). Pero ahí no acaba la cosa. Los más despistados deben saber que la corrección ortográfica también cuenta. Si escribes mal por sistema, tu web no será tan relevante como otras similares en contenido.

Así que, ¿por qué no practicar un poco de SEO mediante el respeto por el lenguaje? Aquí no hay programación que valga, ni hojas de estilo en cascada que nos hagan parecer académicos. Lo que vale es el dominio que tengamos del idioma y el acierto con el que lo utilicemos. Para no meter la pata, sin embargo, podemos recurrir a algunas herramientas y webs útiles que nos harán la vida más fácil en este apartado:

  • Fundeu – La Fundación del Español Urgente es el resultado de una trayectoria larga que comenzó tras la publicación del primer manual de estilo de la Agencia EFE. En 1980 se creó el Departamento de Español Urgente, en colaboración  con el Instituto de Cooperación Iberoamérica (ICI). Su objetivo era resolver las dudas de los redactores y evitar errores en los teletipos de la agencia. El manual de estilo (Manual de Español Urgente), que se revisaba periódicamente, se convirtió en un instrumento de referencia para periodistas. En 2005 se constituyó la actual Fundación con el apoyo de BBVA, abriendo a todos un espacio en internet desde el que se responden dudas y se ofrecen recomendaciones de estilo a cargo de un equipo de filólogos expertos, competentes y tremendamente ágiles. La principal herramienta de comunicación de Fundeu en las redes sociales es su perfil en Twitter, @fundeu, desde el que todos los días se responde a consultas realizadas por hispanohablantes de todo el mundo.
  • RAE – La página web de la Real Academia Española de la lengua puede que no sea un prodigio de estética, pero sí lo es de simplicidad práctica. Cualquier usuario puede consultar gratuitamente el significado y uso de cualquier palabra, pero también puede bucear en el Diccionario Panhispánico de Dudas.
  • Wikilengua – Como todo wiki, se trata de un espacio abierto y colaborativo donde los usuarios ponen en común sus dudas sobre la lengua castellana y las resuelven de la misma manera. Ortografía, léxico, nombres propios… todo tiene su lugar aquí.
  • Reglas de Ortografía – Gestionada por Juan Antonio Marín Candón, un profesor de Primaria, es el vivo ejemplo de que la voluntad de una sola persona puede poner en marcha grandes proyectos. En esta web se reúnen útiles píldoras de información, noticias sobre la lengua y la ortografía, y se ordenan por categorías prácticas (gentilicios, abreviaturas, extranjerismos…) las diferentes entradas publicadas.

Si después de los anteriores recursos se te siguen deslizando errores, ten cuidado, porque sitios como Paper Papers o Malaprensa vigilan constantemente los medios en busca de buenas y malas prácticas. Sin embargo, y a juzgar por los posts que algunos bloggers conocidos siguen publicando en la actualidad, o bien el algoritmo de Google aún tiene mucho que mejorar para penalizar los contenidos mal escritos, o bien el estado del idioma en la Red atraviesa tan mal momento que la buena redacción se ha convertido en algo excepcional.

Carlos Molina

 

@molinaguerrero