Claves para un contenido de calidad en internet

La fórmula secreta del contenido de calidad en internet

Hace unas cuantas semanas, tuve la suerte de participar en una reunión de blogueros convocada por Ditrendia y PR Noticias. El objetivo era aportar sugerencias de mejora al sistema de cálculo de Top Blogs Marketing, un ranking que destaca las mejores bitácoras de este sector en español de acuerdo a una serie de criterios. El esfuerzo de los que desarrollan este listado es significativo: analizan, todos los meses, las publicaciones de más de 300 blogs especializados, lo que supone repasar unos 5.000 posts nuevos. Incluidos los nuestros, los de este blog. Sólo eso se merece un premio. A nosotros ya nos lo dieron en febrero pasado, cuando el ranking nos situó ese mes como el mejor blog de marketing. Eso nos debería de legitimar para contarte qué es lo que hacemos para generar contenido de calidad, porque parece que lo hacemos con cierta regularidad. Sigue leyendo

Facebook y sus medidas contra el click-baiting

Facebook, el click-baiting y el (falso) instinto de protección

En los últimos meses, Facebook se ha puesto el traje de protector de la comunidad digital. Si a finales del año pasado modificaba el algoritmo de la plataforma para potenciar un tipo de contenidos frente a otros, provocando el fantasma del alcance tendente a cero para las páginas de empresa, hace apenas unos días anunció el próximo fin del “me gusta” obligatorio para las acciones realizadas a través de aplicaciones de terceros en la plataforma. No ha acabado ahí la cosa: lo último llegó esta semana, cuando la compañía anunció medidas para acabar con el click-baiting en beneficio, se supone, del usuario. ¿Protección al consumidor o una forma sutil de atacar a quien le discute las vías de ingresos? Sigue leyendo

¿Qué es un post shoppable?

¿Qué es un post shoppable?

Los planteamientos de las estrategias de comunicación de marcas en Facebook nacen con diferentes finalidades pero, tras ellas, suelen encontrarse como telón de fondo las ventas online y la imagen de marca. Partiendo de esta premisa, se entiende que el procedimiento básico para desarrollar una estrategia –independientemente del objetivo principal que se apunte en cada caso- es el que respete o potencie estos dos aspectos.

Ahora bien, en ocasiones resulta necesario superponer uno de ellos sobre el otro. En caso de que el objetivo de mayor peso sea la venta online, contamos con un término para denominar a las publicaciones de Facebook: si redirigen al usuario a una shop online, se traducen como shoppable posts. Y creo firmemente en la combinación de los posts que sean shoppable y, al mismo tiempo, potencien la imagen de marca, ya que optimizan el resultado de la estrategia. Sigue leyendo

Tumblr: algo más que gatos con bigotes y gafas de pasta

Seguramente para muchos de vosotros Tumblr será como para mí los billetes de 500 euros: oigo mucho hablar de ellos, pero nunca he tocado uno. Siguiendo con el símil, diré que, al igual que aquellos, Tumblr es mi rincón favorito de internet (obviando Forocoches, claro está).

Tumblr es una plataforma de microblogging que permite a sus usuarios publicar textos, imágenes, vídeos, enlaces, citas y audio de manera sencilla y rápida. Como en el resto de este tipo de plataformas, los usuarios pueden seguirse entre ellos fomentando la creación de comunidades alrededor de temáticas y afinidades. David Karp la fundó en el año 2007, y si alguna vez tenéis 10 minutos, os recomiendo que leáis sobre su vida, porque es bastante atípica.

En nuestro país, Tumblr sigue siendo una red minoritaria, pero en EE.UU ocupa el puesto 18 del ranking de  webs con más tráfico, según Quantcast. Actualmente, tiene más de 70 millones de blogs registrados, más de 30.000 millones de publicaciones realizadas por sus usuarios y una media de 67 millones de publicaciones diarias. Como podéis observar, estas cifras producen vértigo y la convierten en una plataforma que hay que tener muy en cuenta a la hora de realizar acciones 2.0 para nuestros clientes. De hecho, un dato que sorprende al investigar un poco sobre ella es que, a mediados de 2011, superó a WordPress en número de blogs registrados.

Otra de las cosas que hacen a esta red poderosa es la posibilidad de integrar Google Analytics en nuestro blog y así tener control y monitorización real sobre los datos. Esto convierte a Tumblr en algo realmente práctico si tienes que presentar resultados a un cliente. Puedes personalizar cada detalle, los colores, el código HTML, integrar widgets y un sinfín de cosas más. Las marcas están empezando a introducirse poco a poco en Tumblr y siempre se suele poner como ejemplo de ello a Coca-Cola Internacional, pero personalmente prefiero nombrar a Heineken España, que fue una de las marcas pioneras a nivel nacional en abrir su Tumblr corporativo.

Hace unos días, Twitter anunciaba su desvinculación de Tumblr; ahora, los usuarios de esta plataforma de blogs no pueden encontrar contactos a través de sus followers o de la gente a la que siguen en Twitter. Esto nos demuestra que el gran crecimiento que está teniendo en los últimos meses hace temblar hasta al gigante del microblogging.

Pero hasta aquí los datos. Ahora hablaré de Tumblr como usuario: sin duda lo que más me encanta es la facilidad a la hora de compartir contenido. Navegar por su “dashboard” se puede hacer con una sola mano usando la tecla J para subir de publicación, K para bajar y L para pinchar “me gusta”. Además, Tumblr es la fuente original de la mayoría de imágenes que se comparten en la Red. Basta sólo con fijarse en la URL de la foto y veréis como casi todas están alojadas en tumblr.com.

Es cierto que mucha gente ve esta red de blogging como un refugio para hipsters y modernos, donde se comparten fotos de Nutella, bigotes, gafas de sol, gatos… e incluso gatos con bigote. Pero Tumblr es mucho más: es humor, es creatividad, es el lugar perfecto para el encuentro de fanboys de cualquier temática y, por ahora, aún puede respirar tranquilo a salvo de trolls y spammers ya que, al no ser un producto de masas, aún mantiene ese halo de alternatividad y misterio que han perdido otras redes como Twitter. En mi opinión, ésta se encuentra en decadencia, pero es sólo mi opinión…

En Best Relations tenemos también nuestro propio Tumblr: La moleskine de Best Relations. Os animamos a conocerla y disfrutarla. Me despido con algo que siempre me viene a la cabeza cuando veo a la Sirenita Hipster: ¡FOREVER REBLOG!

 Daniel Fernández
@boillos

Leer antes de compartir

“En internet, nadie sabe que eres un perro”, dice una famosa cita de la Red que procede de una viñeta de la revista The New Yorker. Hace seis años, cuando se publicó la ilustración, el tema de moda era la identidad de aquellas personas con las que establecías contacto en chats y redes sociales. En la actualidad, hemos evolucionado y madurado en nuestro uso de las plataformas online, y la cuestión es bien distinta. Podríamos resumirla con otra frase: “en internet, nadie sabe si sabes o si parece que sabes“.

A lo largo de los últimos meses, han sido varios los experimentos que se han hecho para demostrar que, en general, no leemos lo que compartimos en el entorno online. Los resultados obtenidos hacen pensar que un elevado porcentaje de usuarios se limita a republicar aquello que podría parecer interesante a terceros. Eduardo Prádanos lo comprobó en marzo pasado con un tweet a un artículo suyo en la desaparecida Genbeta Social Media: el hipervínculo estaba roto, pero aún así, recibió más de 30 retweets, algunos de ellos valorados y matizados.

Txema Valenzuela, director de Comunicación en Redes Sociales de BBVA, quiso probar lo que la situación descubierta por Prádanos parecía indicar, es decir, que nos guiamos por los titulares, pero que no vamos más allá de los mismos. Así que publicó un tweet con el siguiente texto: “El 60% de las empresas no ve un retorno directo a su inversión en social media” con enlace a su blog “Afinar es de Cobardes”. Allí, el lector que se atreviera a clicar se tropezaría con el estribillo de “La Zarzamora”, que poco tenía que ver con lo que prometía el mensaje anterior. El tweet, a través de otros retweets, tuvo un alcance de 23.000 potenciales impactos a través de 71 personas que difundieron el titular, pero de ellas sólo 11 llegaron a leer el post.

Parte de la explicación la dio hace poco David Martínez Pradales, experto en comunicación corporativa y gerente de Comunicación Externa de Orange. En su artículo “Gurús de la nada”, hablaba de un perfil cada vez más frecuente en las redes: el de aquellos que gustan del conocimiento compartido para, “entre tuit y retuit, consolidar la marca personal aséptica”. Podríamos añadir que la presión por actualizar perfiles y la necesidad que muchos sienten de hacerlo de forma coherente a la imagen profesional que quieren dar lleva a que, a veces, caigamos en la tentación de compartir lo que no lleva a ningún lado, o aún más grave, lo que ni siquiera coincide con nuestro punto de vista.

Los usuarios de las redes sociales hemos madurado, pero necesitamos seguir cubriendo etapas. No éramos iguales hace tres o cuatro años a como somos ahora, y en cada ocasión mostramos necesidades diferentes. Ahora hemos superado la fase de compartir conocimiento para llegar a la de demandar criterio. ¿Cómo podríamos conseguirlo? Vamos a imaginar el futuro cercano con una propuesta que a buen seguro nadie implementará, pero que ayudaría a acabar con los problemas anteriores. Yo lo llamo “sharetcha”.

Imagina que lees en Facebook, en LinkedIn, en Google+ o en Twitter un enlace que llama tu atención y lo quieres compartir. Pulsas el botón correspondiente para esa acción, pero en vez de saltar la tradicional ventana de edición, aparece una especie de “captcha” que, en lugar de pedirte que escribas un texto para filtrar bots de humanos, te plantea una pregunta tipo test sobre el texto que deberías haber leído antes de compartirlo. Sólo si eliges la opción acertada, podrás seguir adelante con tu objetivo. Al autor lo obligaría a escribir la pregunta cada vez que publique un texto y active el plugin, y al lector lo motivaría a serlo, es decir, a leer.

Sea como sea, nos hace falta más sentido común y menos obsesión por conservar un supuesto estatus o imagen pública. Vamos a olvidarnos un poco de mantener el Klout alto publicando y compartiendo sin descanso, y tengamos presente lo que verdaderamente significa el conocimiento: “entendimiento, inteligencia, razón natural”.

Carlos Molina

@molinaguerrero