No aprendas publicidad programática (de mierda)

No lo hagas. Aprovecha tu tiempo para otra cosa. ¿No decías que de este año no pasaba y que te apuntarías al gimnasio? ¿Estaba en tu lista de tareas aprender patchwork por fascículos? Adelante. Quiérete. Pero no te esfuerces en descubrir los entresijos de la publicidad programática (de mierda, por supuesto, que para eso estamos en nuestro mes homenaje) ni de los diferentes actores que pueblan la industria de la contratación automatizada de anuncios. Si es por deseo de conocimiento, tú verás. Pero si crees que ahí está tu futuro profesional, habría sido mejor que aprendieras matemáticas.

Sigue leyendo