Las marcas prefieren la realidad aumentada a la realidad virtual en sus campañas de publicidad

Realidad aumentada y publicidad: ¿relación estable o desliz ocasional?

El mundo de la realidad aumentada y la realidad virtual (VR) es el gran desconocido por el que las marcas se la están jugando, y mucho. Algunas de ellas apostaron en su momento por la incorporación de la realidad aumentada en nuestras vidas, sin saber si iba a salir bien o estrepitosamente mal.

Vamos por partes (por si acaso). Asumimos que realidad aumentada y realidad virtual son dos conceptos totalmente distintos. Esta aclaración se debe a que en muchas ocasiones se confunden, pero ¿realmente hay tanta diferencia? Pues “en realidad” sí, básicamente porque la realidad virtual tiene como base una realidad inexistente, mientras que la realidad aumentada combina elementos ficticios con reales. El mejor ejemplo de esta última y el que más ha triunfado hasta hoy es el archiconocido videojuego Pokémon Go donde los pokémones aparecían en tu propia calle a través de la pantalla.

Sigue leyendo

Está muerta la realidad virtual

La realidad virtual (de mierda) está muerta. ¿O no?

Como estreno triunfal, y para inmiscuirme dentro del #MesMierder, te voy a contar un secreto: no todo lo que es realidad virtual es una mierda, aunque a veces cueste verlo. He empezado fuerte con el titular, pero creo en las posibilidades que esta tecnología puede ofrecer. Hay experiencias creadas en VR que merecen la pena y nos abren la mente a nuevos mundos y nuevas vías de hacer storytelling.

Sigue leyendo

Que estan haciendo las marcas en realidad virtual

Cómo construir tu storytelling con realidad virtual

Los consumidores cada día estamos expuestos a más impactos. Los momentos de saturación a veces son muchos y no hay manera de conseguir aumentar el engagement emocional con tu target. ¿Entonces, qué podemos hacer? Innovar y sorprender para reconquistarles, cómo no, a través del storytelling de tu marca. Y una de las formas más novedosas de construir una buena historia es a través de la realidad virtual (VR o virtual reality), con la que ya muchos se están atreviendo. 

Las experiencias personalizadas que permite crear la VR hacen que los discursos sean contados de una manera especial y novedosa. ¡Vía libre para la creatividad!

Sigue leyendo