Las marcas low-cost no pueden empeorar su reputación con crisis de comunicación

Ryanair y la prescindible reputación de marcas low-cost

Michael O’Leary cogió aire, levantó la mirada y pronunció las palabras que cambiarían el curso de la historia: “se quieren demasiado a sí mismos”. El CEO de Ryanair, escándalo archiconocido mediante, hablaba así de sus pilotos en un giro de guión difícilmente imaginable en cuanto a lo que a una gestión de crisis de reputación de marcas se le presupone.

Lo mejor del microcuento es que el bueno de Michael se aventuraba a caminar por este sinuoso sendero justo después de recordar a sus empleados que “si se portan mal, no habrá regalos”, en referencia a las compensaciones prometidas para abordar sus demandas.

Sigue leyendo