El nuevo must de las empresas: la transparencia

La transparencia: un “must” para las compañías

El mundo ha cambiado delante de nuestros ojos. Tras la bonanza económica, donde la burbuja inmobiliaria y empresarial crecía sin control, no nos preocupaba el planeta y vivíamos una crisis de valores, llegó la crisis económica a colocarnos en nuestro sitio, racionalizando de alguna forma nuestra manera de vivir.

Así que, tras la debacle económica que ha costado grandes sacrificios a empresas e individuos, parece que somos más conscientes de nuestro entorno, de la necesidad de cuidarlo e incluso de cuidarnos entre nosotros. Es grato leer estudios como el de la agencia Deep Focus sobre transparencia, que apuntan a que empezamos a consumir con más conciencia y que el 64% de los millennials prefiere comprar productos de compañías con conciencia social frente a productos de lujo. Un respiro que nos permite mantener la esperanza en la humanidad.

Sigue leyendo

Por un uso más responsable de los social media

Hoy en día, ¿quién no tiene un perfil en Facebook, cuenta su día a día en Twitter, busca trabajo a través de LinkedIn o comparte sus mejores momentos con el mundo gracias a Instagram? Según la última oleada del EGM, sólo un 40% de los internautas no dedicó tiempo a este tipo de actividad en el último mes, así que la mayoría estamos en el porcentaje opuesto. Los social media, en definitiva, se han convertido en una forma de expresión y un medio de comunicación en dos direcciones, pero ¿sabemos usarlas correctamente?

Algunos hechos, como por ejemplo el atentado de Boston del pasado 15 de abril, nos muestran que el uso de las redes sociales como espacios de información y colaboración, cuando se hace sin ningún control, coherencia o criterio, puede crear el efecto contrario y transformarse en lugares de desinformación. Sucedió con Reddit, 4chan (muy denostada previamente) y Twitter, que pasaron de ser redes de ciudadanos al servicio de la investigación policial a promotores de la caza indiscriminada de presuntos culpables, afectando a la reputación de personas que nada tenían que ver con los crímenes.

El exceso de información que se produce en la Red puede ser un arma de doble filo si no sabemos cómo utilizarla y compartirla para poder aprovecharla al máximo. Conviene por eso tener en cuenta algunas pautas para que administremos nuestras redes con sentido:

Actúa con conciencia. A la hora de emitir una información, debes tener en cuenta qué es lo que estas comunicando y cuál es tu intención. El mal uso de las redes sociales puede provocar serios problemas, tanto para ti como para terceros. No puedes controlar la dispersión del mensaje, pero sí ser consecuente con lo que publicas y responsabilizarte de ello.

Contrasta la información. Un mismo hecho se ve de de manera diferente según los ojos que lo miren y los caracteres que lo cuenten. No des por válido todo lo que te llegue antes de publicarlo y compartirlo; duda y no tengas prisa por difundir lo que puede no ser más que un rumor. No hagamos entre todos una montaña de un grano de arena.

Atento con la privacidad. Cada vez es más común encontrar vídeos en la Red de imágenes de la vida privada de otras personas, incluso menores, que pueden no haber sido conscientes de que se las estaba grabando. Intenta no caer en este tipo de acciones que no sólo exponen y pueden ridiculizar públicamente a una persona anónima, sino que también va en contra de la Ley.

Sigamos disfrutando de la Red, de las ventajas que nos ofrece y del servicio que nos brinda evitando confundir libertad con irresponsabilidad. Nos lo pasaremos mejor y lograremos que, entre todos, sea un entorno más útil y productivo.

Beatriz Valdespina

@bvaldespina