Cómo están usando las marcas las nuevas funciones de las redes sociales

Si te hablo de Stories y contenido fugaz, de streaming, de videollamadas o de chatbots que responden a tus dudas y mensajes, ¿qué red social se viene a tu cabeza? Pienses en la que pienses, seguro que has acertado: todas y ninguna en concreto. Con sus pequeñas (a veces minúsculas) diferencias, han ido incorporando las mismas funciones de las redes sociales, unas veces extraídas de Pinterest, otras de Snapchat y otras de Zuckerberg. Todas se copian entre sí para llegar a ofrecer las mismas funciones. ¿Entonces? ¿Con cuál te quedas? ¿Cuál deberías usar para tu marca, medio o perfil?

Sigue leyendo

Trucos para mejorar el Descubrimiento Semanal de Spotify

Trucos para afinar la playlist Descubrimiento Semanal de Spotify

Spotify es la aplicación de streaming musical por excelencia en todo el mundo. Sus más de 100 millones de usuarios así lo avalan. En un panorama con una competencia muy voraz, la diferenciación es la clave y para ello la compañía apuesta por tres elementos: analítica, algoritmos y personalización.

Detrás de la música y de cada usuario de Spotify hay una gran cantidad de datos susceptibles de analizar para sacarles provecho. El Big Data musical es una fuente muy fiable, capaz de dar información tan dispar como afinidades políticas, aficiones, hobbies e incluso situaciones particulares e individuales. Sigue leyendo

perfil-spotify

Cómo crear un perfil para tu empresa en Spotify [ACTUALIZADO]

Hace tiempo hablamos de la serie de cambios que implantó Spotify, tanto de ordenación de contenidos como de diseño, y que aumentaban el margen de actuación para las empresas. El giro del servicio le aportó una vertiente social y de difusión de contenidos, pero Spotify nunca ha querido ser una red social al uso: es una red social vertical para personas a las que les gusta escuchar música. Sin embargo, la evolución de esta plataforma la ha ido consolidando como una de las mejores opciones para conseguir engagement. Sobre todo, si pensamos en el ámbito de la movilidad. Como de una forma u otra, y dependiendo del momento, a todos nos gusta escuchar música, es una red segmentada pero tremendamente amplia, y ése es su punto fuerte.

Sigue leyendo

Aplicaciones nativas en Spotify

Cómo sacar partido a Spotify a través de sus aplicaciones

Spotify es la plataforma de streaming de música líder en España. Acaba de alcanzar los 60 millones de usuarios activos en todo el mundo (15 millones de pago) y su uso es realmente sencillo. Pero, ¿se puede usar más allá de darle a los botones de play y pause? La respuesta la tienen las aplicaciones nativas.

Si eres nuevo en este servicio y no lo has utilizado o si forma parte de tu día a día pero nunca puedes luchar contra la pereza de descubrir qué monstruos y obstáculos se encuentran entre las tinieblas del “Buscador de aplicaciones”, continúa leyendo. Estas son algunas de las apps más útiles que puedes encontrar en la plataforma para cubrir todas tus necesidades musicales. No muerden:

Sigue leyendo

Criticar en internet

¡Os vais a enterar de quién soy yo!

Ya está bien de que las empresas nos tomen el pelo en las redes sociales, que se hagan pasar por lo que no son, que traten de empatizar con nosotros, que nos pongan por delante jugosos premios en sorteos en Facebook y tengamos que soportar pequeños fallos técnicos o que ni siquiera nos toque el premio. ¡Basta! Ahora me lanzaré a Twitter y os pondré de vuelta y media. ¡Os vais a enterar de quién soy yo!

¿O no?

Cuando te entren ganas de criticar sin piedad, respira hondo, reflexiona unos segundos y piensa si actuarías exactamente igual si el problema se hubiera dado en el mundo offline. No te precipites. Si acudes al supermercado y se han acabado las piezas de pan candeal en la sección correspondiente, ¿asumes con disgusto la situación, pides explicaciones a un reponedor, acudes a dejar una queja en Atención al Cliente o gritas tu desgracia en medio del pasillo y le cuentas a los vecinos de carrito que no piensas volver a comprar allí? Si esta última opción no es ni valorable, ¿por qué se convierte en tu primera alternativa en la Red?

Veamos dos casos recientes. Lunes 17 de junio. Un problema circunstancial a mediodía, hora española, deja a todos los usuarios de Spotify sin capacidad para reproducir contenido. El problema se subsana poco después, pero ya es tarde. Además de los miles de mensajes de sorpresa por lo sucedido, algunos consumidores se agarran a este hecho para cuestionar la viabilidad del modelo de negocio de la multinacional o criticar el pago del servicio:

Critica en Twitter

Si se demora el metro media hora por avería, ¿cuestionarías el volver a pagar un billete por un problema puntual? A partir de ese momento, ¿saltarás los tornos? Valora primero dónde está el límite de lo soportable en un fallo de servicio: ¿en el número de fallos, en el tiempo que se tarda en solucionarlos o en el mero hecho de que se produzcan?

Segundo ejemplo. Martes 18 de junio. ING Direct celebra con clientes y no clientes el 14º aniversario de su presencia en España con una acción interactiva muy original: una “web comestible”. A través de la página habilitada para la ocasión, cualquier persona puede, desde por la mañana, solicitar un trozo de una enorme tarta que imita el aspecto de su web para que se lo envíen personalmente por correo. Junto a las felicitaciones por la originalidad de la acción, llegan las críticas por la dificultad para conseguir enviar una petición de tarta (lógico, entendiendo las más de 135.000 visitas recibidas) o por el hecho de que ING quiera crear una base de datos de “prospects” a partir de esta acción (cada uno es libre de facilitarle sus datos personales o de no hacerlo, por supuesto). Entre las reacciones más airadas, hay quien incluso amenaza con dejar de ser cliente ¡porque tal vez no le llegue su trozo de pastel! Pero, ¿en qué basamos la decisión de depositar nuestro ahorros en una determinada entidad? ¿En su capacidad para cortar y empaquetar tartas?

cri­tica-ING

Durante muchísimos años hemos carecido de la capacidad de comunicar nuestras opiniones de forma abierta, universal y libre. Por suerte, los medios sociales nos han dado la posibilidad de contar con las herramientas adecuadas para hacerlo y compartir lo que nos gusta y lo que no. Usemos esta facultad, pero no la desgastemos con pequeñeces y rabietas. Saquemos el látigo para criticar a las marcas cuando su comportamiento sea censurable, pero evitemos hacerlo por el placer de llamar la atención para buscar el aplauso del público o provocar la reacción obsequiosa de las empresas. Pocas cosas se hacen tan aburridas en la Red como las cadenas de quejas.

Carlos Molina

@molinaguerrero