Las nuevas tendencias en comunicación y marketing ponen en el centro a las personas y la tecnología

Tendencias en comunicación y marketing 2018: el instinto frente al algoritmo

Cuenta el profesor Juan Pedro Molina en el prólogo de nuestro nuevo ebook Tendencias en comunicación y marketing 2018: el instinto frente al algoritmo que los profesionales del futuro de la comunicación han de ser como los hombres del Renacimiento. Deben aunar ciencia y humanismo. Necesitan aplicar a partes iguales método e intuición. Siguiendo sus palabras, en este nuevo informe de tendencias hemos puesto la mirada tanto en la tecnología como en las personas. Porque la suma de ambos factores nos permitirá seguir siendo estratégicos, analíticos, creativos y, por supuesto, buenos ejecutores de nuestro trabajo.

Diez profesionales del mundo de la comunicación y las redes sociales –Ignasi Vendrell, Carlos Molina, Begoña González, Álvaro Salas, Pablo González, Berto Barros, Alicia Cuadrado, Blanca Morales, Carmen Sáenz de Tejada y Diego Rivera– nos hemos aventurado a repensar el futuro después de preguntarnos qué va a pasar con las marcas, la influencia, el social media, el SEO, el Big Data, el diseño, los públicos o el contenido. Hoy, desde Best Relations, te invitamos a descubrir este ebook –que puedes descargar gratuitamente aquí sobre cuáles serán las tendencias en 2018 y cuyas doce claves te resumimos aquí:

  • Metatipos sociales: los públicos objetivos no son tan predecibles como imaginábamos. Las respuestas de los individuos son inestables. A lo largo del día adoptamos diferentes patrones de consumo y personalidades online. Esta forma de actuar, contraria a los estereotipos, da lugar a los metatipos sociales complejos y cambiantes.

  • Del contenido con engagement a los vínculos con el contenido: estamos pasando de la era del engagement a otra en la que lo importante son los vínculos que establece el contenido con los públicos. Para ello hay que medir aspectos como la pertinencia, la capacidad para entretener o las emociones. En esta quinta edición de nuestras tendencias hablamos de cómo los vínculos son el resultado de la suma del engagement (interacción), y de las emociones (empatía).

  • Algo-influencia, algoritmos convertidos en verdaderos influencers: los algoritmos, basados en el análisis de datos de la masa, dominan el consumo de contenido, homogeneizando la fuentes. Pero la clave está en la perversión de asumir como elecciones propias la toma de decisiones automatizadas que hace por nosotros el Big Data. La creatividad se sustituye por datos, que reducen significativamente el margen de error de cada acción.

  • La digitalización de las calles: las tendencias dicen que la calle se está convirtiendo en un espacio digital más, haciendo de la navegación una experiencia multidimensional y multisensorial. Nuestra manera de interactuar con el contenido en las redes sociales va a materializarse en espacios físicos. Las marcas tendrán que pensar en un desdoblamiento sensorial de sus productos y servicios para evitar obstaculizar la experiencia de navegación de los usuarios.

  • De la monitorización por keywords escritas a la monitorización de la voz: los formatos audiovisuales y la interacción oral de las personas con los dispositivos móviles están obligando a las marcas a cambiar la forma de comunicarse y de escuchar en medios sociales, pasando de monitorizar por keywords escritas a la búsqueda de la voz.

  • La interacción multimodal: la interacción con los dispositivos digitales ha ido evolucionando desde los primeros sistemas analógicos, pasando por las interfaces táctiles resistivas, capacitivas y multitáctiles hasta las tendencias actuales: la interacción multimodal, un nuevo escenario en el que son las personas las que determinan cómo quieren relacionarse con los contenidos.

“En este informe de tendencias hemos puesto la mirada tanto en la tecnología como en las personas”

  • El valor de lo instantáneo: si en 2016 hablábamos de la Generación Hit en busca del consumo instantáneo del contenido, 2017 ha evolucionado hacia lo efímero más material. Esta cultura por lo perecedero, ha terminado influyendo en la propia conceptualización de lo digital, donde este comportamiento del usuario se extiende a tres pilares: el SEO instantáneo, el consumo de contenido instantáneo y la compra instantánea.

  • Internet de las cosas, corazón y cerebro: con una red segura de transferencia de datos, el internet de las cosas nos hará la vida más fácil. Si la inteligencia artificial es el corazón del Internet of Things; el blockchain será el cerebro, donde se hace imprescindible un protocolo seguro y eficaz que gestione todo el Big Data.

  • La belleza del fallo: dejamos de lado el Design Thinking y entramos en la era del Design Feeling, donde el fallo es bienvenido y las marcas se hacen más humanas y más imperfectas para conectar con las personas. El Design Feeling incorpora tendencias como la pasión, la emoción, la impulsividad y el fallo en los procesos de diseño. Bienvenidos al desembarco del glitch art, la práctica de aprovechar fallos digitales o analógicos para propósitos estéticos.

  • Influencers y valores reales: en los últimos años, los públicos han exigido a las empresas que comuniquen valores reales. Esa coherencia empezará a exigirse a los influencers, a los que se pedirá mostrar su lado más real y relaciones a largo plazo con las marcas. No en vano, éstas buscarán establecer relaciones duraderas con quienes mejor respondan a sus valores.

  • El futuro de la tecnología, en manos de los humanistas: en una sociedad ultracompetitiva y dominada por los datos, una revolución silenciosa asoma el hocico. Son los humanistas y pensarán nuestro destino. Serán cada vez más necesarias personas capaces de hacer las preguntas pertinentes. La diversidad cultural será una de las tendencias para desarrollar productos universales y fácilmente reconocibles por todo el mundo.

  • Abrazar la diversidad suma al negocio: que las empresas sean percibidas como un “Todo” implica que verdaderamente y a nivel de identidad lo sean y ejerzan. Para ello deben aceptar la diversidad de las personas permitiendo que contribuyan a la unidad del negocio. La cultura empresarial debería incluir mayor flexibilidad a través de cesiones, reconocimientos y alternancias. Así mismo, la diversidad implica la belleza de lo variado, la desemejanza y lo distinto.

¿Te has quedado con ganas de saber más? Descárgate de forma gratuita nuestro nuevo ebook Tendencias en comunicación y marketing 2018: el instinto frente al algoritmo.

The following two tabs change content below.
Diego Rivera

Diego Rivera

Head of Strategy & Creativity at Best Relations
Desde hace más de 10 años, buscando ideas y estrategias que ayuden a cumplir objetivos de negocio.

Un pensamiento en “Tendencias en comunicación y marketing 2018: el instinto frente al algoritmo

  1. Pingback: Cuatro consejos para que los algoritmos estén de tu parte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*